null: nullpx
España

Mexicano residente en EEUU es sospechoso de un violento asalto a la embajada de Corea del Norte en Madrid

Un juez español pide a las autoridades de Estados Unidos buscar y detener a Adrián Hong Chang, el presunto líder de un grupo que el 22 de febrero protagonizó un violento asalto a la misión diplomática norcoreana en la capital española, donde amenazaron al personal y robaron equipos, teléfonos, documentos y vehículos.
27 Mar 2019 – 6:20 AM EDT

Días antes de que el presidente Donald Trump se reuniera en Vietnam con el gobernante norcoreano Kim Jong Un, un misterioso incidente sucedió en la embajada del país asiático en España. A plena luz del día, asaltantes enmascarados irrumpieron en la sede diplomática, ataron al personal, robaron computadores y celulares, y huyeron en dos vehículos de lujo.

Tras adelantar investigaciones la Audiencia Nacional de España dictó este martes orden de busca y detención internacional contra dos de diez hombres que supuestamente participaron en esa acción el pasado 22 de febrero, informaron fuentes policiales y judiciales a medios españoles.

Uno de los solicitados, a quien señalan en el escrito judicial como supuesto cabecilla del grupo, es un ciudadano mexicano residente en stados Unidos, identificado como Adrián Hong Chang. También han sido identificados como sospechosos el estadounidense Sam Ryu y el surcoreano Woo Ran Lee.

El magistrado que conduce el caso, José de la Mata, los acusa de seis delitos, entre ellos detención ilegal, robo con violencia e intimidación, amenazas y organización criminal. De ser extraditados y juzgados en España podrían enfrentarse a penas de hasta 28 años de cárcel.

Así fue el asalto

El juez acordó también levantar el secreto de esta investigación de 14 páginas, donde se narra con detalles cómo fue el asalto a la sede diplomática norcoreana.

A media tarde del 22 de febrero, Hong Chang se presentó en la embajada y pidió ver al encargado de negocios, Yun Sok So, a quien ya conocía de una visita previa en la que se hizo pasar por empresario.

Aprovechando un descuido de seguridad, Hong hizo pasar al resto del grupo que se encontraba en el exterior y, portando machetes, cuchillos, barras de hierro y armas cortas simuladas, "comenzaron a golpear violentamente a sus ocupantes, hasta que consiguieron reducirlos y colocarles grilletes y cuerdas para inmovilizarlos".

Según la investigación judicial, citada en el diario El País, seis horas antes del asalto a la embajada Hong y sus colaboradores adquirieron “material táctico y de combate”: fundas de pistola de extracción rápida, cuatro cuchillos de combate, seis pistolas simuladas HK, una sobaquera, cuatro lentes de tiro, cinco linternas tácticas, cinco pasamontañas y cinco grilletes de diferentes tipos.

En medio del asalto, la esposa de uno de los empleados logró refugiarse en una habitación con llave y escapar por una ventana para dar aviso a los servicios sanitarios y a la policía.

60 minutos dentro de la embajada

Al poco tiempo la embajada fue rodeada por la policía y un funcionario tocó a la puerta de la legación. Les abrió el propio Hong Chang, quien vestía una chaqueta con un pin de Kim Jong Un, y se presentó como alto representante de la misión diplomática.

Les indicó que no había ningún problema y que, si había alguien herido fuera, debían comunicarlo oficialmente al consulado.

Adentro pasaba otra situación. Tras 60 minutos en la sala de reuniones, tres de los asaltantes se llevaron al encargado de Negocios al sótano y lo conminaron a desertar del régimen comunista norcoreano, "identificándose como miembros de una asociación o movimiento de derechos humanos para la liberación de Corea del Norte". Yun se negó y sus captores volvieron a maniatarlo.

Los asaltantes se apoderaron de un par de "pendrives", dos computadores, dos discos duros (uno de ellos de almacenamiento de imágenes de seguridad) y un teléfono celular.

También tomaron dos vehículos propiedad de la Embajada y huyeron a última hora de la tarde, tras dejar a "las personas que habían detenido inmovilizadas con cuerdas y esposas".

Huyen y se dividen en cuatro grupos

En el documento de la investigación se detalla que que el grupo huyó inmediatamente de España tras cometer la acción. Inclusive los investigadores comprobaron que poco después de asalto, el cabecilla del grupo contactó con el hotel madrileño en el que se alojaba para pedirles que enviaran su equipaje a Estados Unidos porque tuvieron que salir de urgencia.

El grupo se dividió en cuatro grupos y se desplazó a Lisboa. Desde allí, al menos Hong Chang tomó un avión con destino al aeropuerto de Newark, en New Jersey, donde llegó a las 14.03 hora local del día siguiente del asalto y cuatro días después se trasladó a Nueva York y contactó con el FBI, según explica el juez español.

Para esa operación, el líder del grupo usó documentación con su foto asociada a dos identidades falsas a nombre de Oswaldo Trump y Matthew Chao, según el auto judicial de este martes.

España dio aviso de su acción al FBI en Nueva York, con el objetivo de pedirles el material audiovisual que supuestamente había obtenido de manos de Hong.

El FBI declaró en un comunicado que su práctica habitual es "ni confirmar ni negar la existencia de una investigación" y que sus relaciones de trabajo con las fuerzas de orden público españolas son fuertes, según Reuters.

Cheollima y la CIA

El asalto ha sido reivindicado este mismo miércoles por un grupo denominado grupo Cheollima Civil Defense (CCD), organización disidente secreta comprometida con el derrocamiento de la dinastía Kim.

Contra toda la evidencia registrada por las autoridades españolas, en una declaración en su sitio de internet CCD niega haber actuado violentamente. "Nos invitaron a la embajada y, contrariamente a lo que se dice, nadie fue amordazado o golpeado", afirma.

"Por respeto a la nación anfitriona de España, no se usaron armas. Todos los ocupantes de la embajada fueron tratados con dignidad", agregó.

Los gobiernos de Corea del Norte, Estados Unidos y España se han negado a comentar el papel de la organización.

"Este grupo es el primer movimiento de resistencia conocido contra Corea del Norte, lo que hace que sus actividades tengan un gran interés periodístico", explicó Sung-Yoon Lee, experto en Corea del Norte de la Universidad de Tufts, al diario The Washington Post.

En su declaración, la organización afirma que compartió "cierta información de enorme valor potencial con el FBI en Estados Unidos, bajo términos mutuamente acordados de confidencialidad".

Los responsables policiales y del Centro Nacional de Inteligencia de España implican a la Agencia Central de Inteligencia en ese oscuro episodio. La agencia estadounidense ha negado su participación, pero su respuesta ha sido “poco convincente” para las autoridades españolas, dice el diario El País.

Mira también:

Las 8 curiosidades más extrañas de Corea del Norte

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:EspañaCorea del NorteAsaltoFBIKim Jong-Un
Publicidad