null: nullpx
Inmigración

"Se cortan las venas como protesta": la angustia de inmigrantes cubanos detenidos por mucho tiempo bajo custodia de ICE

Luego de pasar cinco meses en un centro de detención de Louisiana, Roylan Hernández —un inmigrante cubano que solicitaba asilo político en EEUU— murió en un aparente suicidio bajo custodia de ICE. A raíz de este caso, otros detenidos han amenazado con hacer lo mismo como forma de protesta ante los largos tiempos que deben esperar para resolver sus solicitudes migratorias.
24 Oct 2019 – 2:16 PM EDT

Cortarse las venas como forma de protesta es una medida drástica, pero algunos inmigrantes en centros de detención de ICE ya no saben de qué otra manera llamar la atención de las autoridades migratorias.

A mediados de octubre el grupo Freedom for Inmigrants, con sede en California, informó el caso de dos inmigrantes cubanos que se abrieron las muñecas en el Centro de Procesamiento del Condado de Otero (OCPC), en el estado de Nuevo México. (Ambos recibieron atención médica y fueron dados de alta posteriormente).

Fuentes del grupo que visitaron el centro y entrevistaron a varios detenidos aseguran a Univision Noticias que al menos otros 19 estarían planificando hacer lo mismo que sus compañeros, como gesto de "resistencia masiva".


Esta nueva forma de protesta es la respuesta desesperada de quienes se quejan porque deben permanecer largos tiempos encerrados mientras esperan por la posibilidad de un beneficio migratorio. A esto se suman las denuncias por cuestionados manejos administrativos que incluyen el uso indiscriminado del aislamiento en solitario como medida de castigo en OCPC.

“No se trata de una falsa alarma. En OCPC una verdadera tragedia no solo se avecina sino que ya se está desarrollando", advierten Margaret Brown Vega y Nathan Craig, voluntarios de la ONG Advocate Visitors with Immigrants in Detention (AVID) en el Desierto de Chihuahua.

Brown y Craigh, quienes visitaron el centro el pasado viernes, aseguran que "si la situación no se resuelve rápidamente, más hombres se cortarán las muñecas y un gran número de personas se declararán en huelga de hambre".

En conversación telefónica con Univision Noticias, Brown dice que los detenidos —en su mayoría de origen cubano— están manifestando su "frustración con el tratamiento de los jueces de inmigración, ICE y el propio centro de detención".


Bajo la política de tolerancia cero implementada con la administración del presidente Donald Trump ha disminuido la aprobación de solicitudes para que un inmigrante sea puesto en libertad bajo fianza o parole, mientras se resuelve su solicitud de asilo político a través del sistema judicial. Algunos, dice Brown, siguen detenidos por varios meses incluso después de haber perdido sus casos o decidir que quieren regresar a sus países de origen.

Univision Noticias tuvo acceso a una carta escrita por uno de los cubanos detenidos en Otero (y que fue entregada a AVID). En la misiva, con fecha del 18 de octubre, los inmigrantes denuncian "castigos" frecuentes en "celdas individuales" y "tortura psicológica".


"(...) Ya hemos hecho varias manifestaciones como huelgas de hambre y algunos hemos intentado hasta quitarnos la vida", recoge la carta. Y continúa: "(...) Pedimos como medida de alivio que se nos otorgue una fianza para terminar nuestro proceso de asilo en libertad y con un tribunal que respete las leyes constitucionales de Estados Unidos", dice el documento.

Una portavoz de ICE envió un comunicado a este noticiario confirmando que dos cubanos en Otero se habían cortado las muñecas "con sus tarjetas de indentificación", el pasado 12 de octubre. Ambos, de 28 y 29 años de edad, fueron atendidos "de inmediato" por el personal médico del centro y "fueron puestos bajo estrecha observación", recoge el documento.

La carta de ICE también sugiere que las razones por las que los detenidos protestan en el centro se deben a frustraciones relacionadas con sus peticiones migratorias, por lo que son responsabilidad del Departamento de Justicia, y no de ICE o el Departamento de Seguridad Nacional, que son instancias "separadas".

El comunicado no responde a las quejas de detenidos y grupos proinmigrantes, quienes han denunciado maltratos y fallas administrativas dentro de Otero.

"El punto de quiebre"

La noticia del intento de suicidio de los dos cubanos en Otero ocupó titulares la misma semana que se conoció que Roylan Hernández, otro nacional de la isla de 43 años, murió en un centro de detención de Louisiana luego de, aparentemente, atentar contra su vida. Hernández llevaba unos cinco meses bajo custodia de ICE, en espera de que se procesara su solicitud de asilo político.

De acuerdo con un reporte de Buzzfeed News, la novia del cubano dijo que antes de morir había comenzado una huelga de hambre pues, después de pasar su entrevista de miedo creíble, se le negó su solicitud de libertad condicional. ICE no quiso comentar sobre este caso, pues un portavoz dijo a Univisión Noticias que se encuentran en una investigación activa debido a las circunstacias de la muerte del detenido.

En septiembre de este año un juez federal determinó que la oficina de campo de ICE en Louisiana ha estado emitiendo negaciones generales de libertad condicional para solicitantes de asilo, en violación de las políticas en ese sentido. El juez ordenó a la agencia reanudar las audiencias de libertad condicional, pero Freedom For Imigrants asegura que las negaciones continúan.

Brown dice que el caso de Hernández generó más desesperación entre los cubanos detenidos en Otero. Según sus cálculos, actualmente el centro tiene bajo custodia unos 250 inmigrantes procedentes de la isla.

"Gran parte del malestar de estos detendios aumentó con el reciente suicidio. Entiendo que muchos de los que están en Otero conocían a este hombre y los desesperó más ver cómo alguien en las mismas condiciones que ellos acanzó el punto de quiebre", relata.

El fin de los privilegios

Si hace dos años alguien le hubiera dicho a un cubano con intenciones de llegar a Estados Unidos a través de la frontera con México que sería detenido indefinidamente en una cárcel (o que incluso podría ser deportado a Cuba) probablemente habría pensado que era imposible.

Los ciudadanos de la isla gozaron por varias décadas de privilegios migratorios en EEUU, incluso cuando llegaban de manera irregular. Con solo presentarse ante un oficial de inmigración en un punto fronterizo en la parte mexicana —y mostrar su pasaporte azul cobalto— las puertas estaban abiertas.


Ayudas federales, bonos de comida y la garantía de una green card: todos estos privilegios pasaron a la historia en enero de 2017 cuando, días antes de dejar la presidencia, Barack Obama canceló la política "pies secos, pies mojados" decretada en 1995. La decisión del expresidente dejaba a los cubanos en la misma situación que el resto de sus compatriotas latinos que perseguían el sueño americano.

Por eso para los inmigrantes cubanos, más que para cualquier otro grupo, las largas detenciones en centros de ICE son cosa relativamente nueva. Concretamente en Otero, los detenidos de la isla se quejan de que se les ha denegado la libertad bajo fianza o libertad condicional, mientras otros no han pasado sus entrevistas de miedo creíble, resultando en la denegación de sus solicitudes de asilo político.

Freedom For Immigrants asegura que los jueces de inmigración designados para Otero "otorgan asilo a tasas significativamente más bajas que el promedio nacional", lo cual es una importante fuerza impulsora detrás de las huelgas de hambre y las protestas en estas instalaciones.

"Provenimos de un régimen dictador por más de 60 años y ahora nos encontramos en privación de nuestra libertad entre 6 y 9 meses", aseguran los cubanos en su carta.

"La mayoría de nosotros somos profesionales con alto nivel de estudio y queremos con nuestros conocimientos servir a la comunidad y contribuir con el país".

Si estás deprimido o conoces a alguien que está experimentando pensamientos suicidas busca ayuda. Contacta de inmediato a la National Suicide Prevention Lifeline por el teléfono: 1-800-273-8255.


Más contenido de tu interés