null: nullpx
Control de Inmigración y Aduanas (ICE)

Ni pruebas ni máscaras y amontonados: ICE confirma el primer caso de coronavirus y los detenidos se sienten desprotegidos

En Georgia, Texas y Louisiana los arrestados denuncian que en los centros de ICE ni siquiera les dan jabón para poder lavarse las manos. La agencia admite apenas un caso positivo entre los detenidos y publicó una guía de acción ante el covid-19, pero dice que cuando los centros son gestionados por empresas privadas son ellas las que establecen los protocolos de acción ante la pandemia. Puedes ver nuestra cobertura minuto a minuto sobre el coronavirus aquí.
25 Mar 2020 – 04:15 PM EDT

En la misma celda que Alex* en un centro de detención del Servicio de Inmigración Aduanas (ICE), en Stewart, Georgia, duermen y conviven a diario 62 inmigrantes. Todos sin máscaras ni guantes y hasta hace unos días sin jabón para lavarse las manos. Están asustados porque no quieren contagiarse del coronavirus y es poco lo que pueden hacer. Estuvieron en huelga y tomaron la decisión porque además reclaman que sus custodios van y vienen de la calle sin tomar medidas para evitar la propagación del virus entre los más de 1,700 detenidos que puede albergar este lugar.

"Estamos en un riesgo mayor, hacinados en cada búnker, donde las camas están pegaditas unas de otras. No hay forma de que nosotros dijéramos: 'Oye, vamos a aislarnos de aquí o de allá'. No podemos porque somos como mil y pico de gente en este lugar", cuenta este hondureño por teléfono desde Stewart a Univision Noticias. "Los oficiales van y vienen, cambian sus turnos, pero nosotros no sabemos si vienen con la enfermedad, pueden estar asintomáticos y durar 12, 14 días regando el virus sin nosotros darnos cuenta", agrega.

Alex tiene dos meses encerrado en este centro de ICE, desde enero. La policía lo entregó porque al pararlo por una infracción de tránsito notó que tenía una orden de deportación en ausencia. Asegura que él y sus compañeros están al tanto de las noticias y al ver cómo avanza la pandemia —que ya suma más de 55,000 casos en Estados Unidos— sienten más temor. "Estamos realmente desprotegidos (...) Aquí no tienen las condiciones médicas para atendernos si ese coronavirus fuera a darnos, practicamente nosotros estamos con nuestra vida pendiendo de un hilo".

En la misma situación se encuentra José*, recluido en el centro de detención de Prairieland, en Texas. Duerme en el mismo espacio con otras 80 personas, según sus cálculos. Por teléfono, él le contó a su esposa Magaly Arrieta que hay quienes tosen, mientras el resto se tapa para evitar contagiarse en caso de que esa tos pueda ser un síntoma de cononavirus.

"Desde que el coronavirus comenzó a escucharse más en las noticias, hace dos semanas, ellos pidieron máscaras y no se las dieron. Les dijeron que no, porque no tenían y así los dejaron", dijo Arrieta a Univision Noticias, al explicar que su esposo tiene dos meses en detención. "En cuanto empieza la tos deberían hacerles pruebas, pero no están haciendo nada al respecto".

En Louisiana, Karina Barzola contó a Univision Noticias —a través de un correo— que su hermano vive algo similar en otro centro de detención de ese estado. "Nos dice (cuando hablan por teléfono) que llevan días que no pueden asearse, no tienen jabón y que para darles una simple pastilla tienen que llenar una forma y tardan hasta una semana".

Este martes, a través de un comunicado, ICE confirmó lo que abogados y activistas ya temían: un mexicano de 31 años que se encuentra en la cárcel del condado Bergen, en Hackensack, Nueva Jersey, es el primer contagiado confirmado entre sus detenidos. La persona fue puesta en cuarentena y está recibiendo cuidados médicos, explican, sin dar mayores detalles de la forma en que pudo haberse contagiado. Informan que quienes estuvieron en contacto con él fueron reagrupados y están siendo monitoreados para descartar que puedan tener el covid-19.

Al confirmarse el caso, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) replicó las advertencias de especialistas en salud pública: que aparecería el primer caso y, con él, comenzarían a sumarse sin freno nuevos contagios. "El sufrimiento y la muerte que se verá es innecesaria y prevenible", sentenció Andrea Flores, subdirectora de políticas de la división de equidad de la organización, que ha abogado porque se tomen medidas de contención inmediatas.

La guía de ICE vs. los protocolos de cada centro

A pesar del crecimiento de las cifras de contagios en Estados Unidos, ICE asegura que ha continuado con sus operaciones diarias: siguen arrestando a personas priorizando a aquellos que "puedan amenazar la seguridad nacional y pública" o con historiales de crímenes violentos. Han frenado su actividad en hospitales, aunque dicen que con excepciones.


Según una guía genérica de la agencia, trabajan "activamente" con las autoridades locales y estatales para determinar si algún detenido requiere pruebas adicionales para "combatir la propagación del virus".

A su llegada a los centros de detención, la agencia asegura que estableció una guía de revisión a los arrestados para determinar quiénes cumplen con los criterios de la enfermedad —como fiebre o dificultad para respirar— y son aislados del resto de la población en habitaciones individuales diseñadas especialmente para contener agentes biológicos. Desde allí son observados por un periodo de tiempo.

Tras la observación, la agencia explica que es entonces cuando se decide con las autoridades locales si deben realizarse pruebas de descarte o no. "Los detenidos sin fiebre o síntomas respiratorios que cumplen con los criterios de riesgo epidemiológico son monitoreados por 14 días", explican, y agregan que son puestos en celdas individuales cuando el espacio esté disponible.

"Quienes tienen síntomas deben usar una máscara quirúrgica ajustada para asistir a citas médicas esenciales", dice ICE en la web, en la que explican que el personal médico que atenderá a estas personas es notificado con antelación sobre la condición de salud del paciente.

Y en el caso de que algún individuo en su custodia deba ser liberado, el personal de salud notifica inmediatamente a las agencias locales para que se coordine el monitoreo de la condición de esta persona, si es requerido.

Recientemente José tuvo síntomas, pero se trataba de influenza y fue aislado por unos 5 días, cuenta su esposa. Alex cuenta que en una reunión que tuvieron este martes con las autoridades de su centro les explicaron que a los nuevos detenidos se les toma la temperatura y se les hace una evaluación física de rutina: "Eso no es un examen para verificar el coronavirus (...) Solo lo están aplicando a la gente que presenta los síntomas", reclama. Luego de eso, los integran al resto de la población.

Univision Noticias contactó al centro de Stewart, quien remitió a ICE. La sede de la agencia en Atlanta respondió que Stewart es gestionado por una empresa privada "con sus propios protocolos para la revisión y pruebas a sus empleados antes de que ingresen y se vayan (...) No hay una directriz en la ciudad de que todos deban usar máscaras y guantes", dijo un vocero, a menos de que estén en contacto con personas con influenza, tos, resfriado o tuberculosis. "Pero no para guardias que están parados en las puertas", precisó. Y sobre los detenidos, se limitó a explicar lo que dicen los protocolos escritos: que si alguna persona tiene fiebre, es separada del resto. Admitió que no podía hablar por Stewart específicamente.

En el caso de Prairieland, que es gestionado por LaSalle Corrections, una empleada de la empresa privada se limitó a explicar por teléfono que siguen los protocolos dados por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), sin ofrecer más detalles.

ICE confirmó que, hasta ahora, solo un empleado de la agencia federal ha resultado infectado. Ocurrió en el centro Elizabeth, en Nueva Jersey, y se trataba de "un empleado administrativo que no interactúa rutinariamente con detenidos" y que se había puesto en cuarentena por voluntad propia. Ahora recibe tratamiento. "Actualmente ningún detenido o empleado tiene síntomas de coronavirus en esta instalación", precisó el vocero.

"Es una bomba de tiempo"

Desde un exdirector de ICE hasta activistas, todos exigen que se tomen medidas para asegurar que no estalle una crisis por la propagación del coronavirus en los centros de detención.

La última iniciativa de peso fue la que tomó el Southern Poverty Law Center junto a otras organizaciones de derechos humanos y abogados: pidieron a una corte de California que dicte una orden de emergencia que obligue a ICE a tomar medidas para proteger a cerca de 40,000 personas en su custodia, que aseguran se mantienen hacinadas -incluso aquellos con condiciones preexistentes- sin jabón en muchos casos. La agencia "no puede o no tomará medidas de inmediato para garantizar que las personas médicamente vulnerables estén protegidas de contraer covid-19", argumenta la moción.

Ezequiel Hernández, abogado de inmigración en Arizona, reclama que se les está pidiendo que los detenidos sean representados en persona en los centros de detención, aunque también les permiten atender el caso vía telefónica: "Si vengo de afuera y tengo el virus puedo contagiar a mi cliente y él a los otro 80", dice. El abogado está entre quienes piden que todos los procesos se suspendan para que los migrantes puedan tener una mejor representación.

"Es una bomba de tiempo: el primero que se llegue a infectar va a transmitir este virus a todas las personas que estén detenidas y se va a propagar inmensamente", alertó el abogado de inmigración Roger Asmar en entrevista con el corresponsal de Univision Noticias Pedro Ultreras.

John Sandwer, ex director interino de ICE durante la presidencia de Barack Obama, escribió una carta que fue publicada por medios como The Atlantic en la que explica que el diseño de las instalaciones de la agencia no permite el distanciamiento social, una de las recomendaciones más básicas que han hecho las autoridades sanitarias para evitar la propagación del coronavirus.

"El gobierno debe hacer más", dice Sandwer al reconocer que limitar las detenciones a aquellos con historiales criminales serios "es un primer paso". "Deben liberar a miles de detenidos no violentos, que muestran un riesgo bajo de fuga y que están en custodia de ICE", opina, al asegurar que se trata del porcentaje más alto entre los que están arrestados.

Una revisión de los datos de detenidos por ICE del Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC) realizada por Univision Noticias en julio de 2019 mostró que de 47,486 personas en custodia de la agencia federal para ese momento, casi 30,000 eran personas sin antecedentes criminales, 9,310 habían cometido violaciones menores y 6,186 habían cometido delitos graves.


"ICE puede rápidamente reducir la población detenida sin poner en riesgo a nuestras comunidades", escribió Sandwer. "Que sean liberados a gran escala no significa que los inmigrantes indocumentados tienen un pase libre. Pueden y deben continuar con sus procesos de deportación. ICE debe monitorearlos electrónicamente y con otras herramientas para asegurar su aparición en las audiencias mandatorias y removerlos del país cuando sea apropiado".

Magaly Arrieta asegura que en la audiencia de febrero intentaron que su esposo saliera bajo una petición de fianza, entre otras cosas previendo que empeorara la situación con el coronavirus. "Le negaron la fianza. El juez le dijo que había riesgo de fuga", dice la mujer, al explicar que él fue detenido durante una operación encubierta por solicitar servicios sexuales. Las audiencias individuales en las cortes de inmigración están suspendidas al menos hasta el 10 de abril. José se vio afectado entonces, pues debía comparecer el 19 de marzo pasado y su corte fue cancelada.

Alex, que fue entregado a ICE por una infracción de tránsito, aún no entiende por qué él y muchos de sus compañeros no han sido puestos en libertad bajo fianza.

*Los apellidos de los detenidos entrevistados para esta historia no se utilizaron para proteger sus identidades y evitar que puedan ser objeto de represalias por parte de las autoridades.

Si quieres contactar a las autoras de esta nota puedes escribirles a pclarembaux@univision.net y apatinocontreras@univision.net. El periodista Jorge Cancino contribuyó con esta historia.

Mira también:

En fotos: así se enfrenta de costa a costa al coronavirus en EEUU (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.