null: nullpx
Estados Unidos

México negará el paso a la caravana hondureña si "solo buscan transitar rumbo a EEUU"

El gobierno mexicano advirtió que no otorgará visas o salvoconductos a la caravana de migrantes hondureños que salió de San Pedro Sula si su objetivo es cruzar México rumbo a Estados Unidos.
16 Ene 2020 – 8:18 PM EST

Cientos de migrantes, principalmente hondureños, partieron el miércoles desde San Pedro Sula con la esperanza de imitar a otra similar que partió rumbo a Estados Unidos a finales de 2018. Sin embargo, luego de que Guatemala firmó un polémico acuerdo diseñado para hacer que los migrantes busquen asilo en su país en lugar de en EEUU y ante la negativa de México de permitirles la entrada para transitar por su territorio, sus posibilidades se han reducido.

El nuevo presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, se reunió con el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, el miércoles temprano, y luego le dijo a los periodistas que México estaba decidido a detener el avance de la caravana.

"El gobierno mexicano nos dijo que no la dejarán pasar", dijo Giammattei, "que harán todo lo que esté a su alcance para evitar que pase".

Anteriormente, Ebrard dijo en Twitter que México y Guatemala mantendrán conversaciones bilaterales sobre migración una vez que el nuevo gobierno guatemalteco se haya familiarizado con "la situación".


Hacia la tarde del miércoles, el gobierno mexicano advirtió que no otorgará visas o salvoconductos a la caravana de migrantes hondureños que salió de San Pedro Sula si su objetivo es cruzar México rumbo a Estados Unidos.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, dijo tener información que dicha caravana es de 600 personas, quienes "serán bienvenidos a nuestro país si buscan refugio, pero reiteró, no se permitirá el paso si es sólo buscar transitar rumbo a Estados Unidos".

Sánchez Cordero adelantó que habrá operativos especiales y agentes migratorios para recibir al grupo de migrantes. Además, informó que este jueves tendrán una reunión en Segob con el secretario de Relaciones Exteriores y funcionarios del Instituto Nacional de Migración para instrumentar una estrategia ante este tema.

Por su parte, en Guatemala, en su primer día en el cargo, el presidente Alejandro Giammattei dijo que los hondureños podrían ingresar a Guatemala, gracias a los acuerdos de viaje que existen entre las naciones centroamericanas. Sin embargo, la policía guatemalteca parecía estar deteniendo a migrantes en el cruce de Corinto, aparentemente para exigirles que mostraran una identificación.

“No podemos impedir a todas aquellas personas que vengan plenamente identificadas” ingresar al país, señaló el mandatario. “Vamos a pedir papeles para definir que son los padres o tutores legales de los niños que van en la caravana, de lo contrario esos niños serán devueltos a Honduras. Nosotros tenemos que proteger el derecho de los niños”.

La mayoría de los países no permiten que los menores viajen sin el consentimiento de sus padres o tutores y algunas personas de las caravanas anteriores han viajado con niños que no son suyos.

En fotos: Niños en la caravana de migrantes centroamericanos hacia Estados Unidos

Loading
Cargando galería

“Vamos a ser extremadamente exigentes en cuanto a los menores de edad”, aseveró Giammattei.

Aun así, las tensiones aumentaron cuando un grupo de unos 300 migrantes se acercó a la frontera de Guatemala en Corinto desde Honduras. Según el portavoz del ministerio de seguridad hondureño, Jair Meza, la policía hondureña disparó gases lacrimógenos cuando un grupo de personas intentó cruzar sin pasar por los controles de migración.

Algunos llegaron al lado guatemalteco, donde 15 personas fueron detenidas por las autoridades guatemaltecas y enviadas de regreso, dijo Meza.

La mayoría de los intentos de formar caravanas en 2019 se vieron frustrados por la presencia de la policía y de la Guardia Nacional de México, que se ha visto presionado por Estados Unidos para impedir que los migrantes lleguen a la frontera.

Las perspectivas de que se forme una caravana como la de 2018, que involucró a miles de personas, parecen remotas. Muchos de los migrantes solicitaron asilo, algo que ahora se ha vuelto difícil o imposible.

Estados Unidos ha utilizado el método de la zanahoria y el garrote en los acuerdos bilaterales firmados desde julio con Guatemala, Honduras y El Salvador para negar a la gente la oportunidad de pedir asilo en Estados Unidos. Son enviados de regreso a Centroamérica para que pidan protección desde allí.

“La verdad es que es imposible que puedan llegar a Estados Unidos”, señaló la activista por los derechos humanos Itsmania Platero a la agencia AP. “La policía de México ha dicho que tiene un contingente muy fuerte y que va a capturar a todos los migrantes que ingresen sin documentos y de manera irregular, serán puestos en privación de libertad y retornados al país de origen”.

Esta retórica es similar a la que empleaban los migrantes de las primeras caravanas, pero la situación ha cambiado desde entonces.

“Los riesgos se vuelven mucho más altos por las deportaciones”, dijo la analista de migraciones Sally Valladares a la prensa local.

Además, al no poder cruzar el territorio mexicano en caravana, “van a buscar de manera individual un camino y podrían caer en manos de organizaciones criminales que acechan a los migrantes”.

Mira también:

Más contenido de tu interés