null: nullpx

Liberan a la madre de Jimena, la niña que se oye llorar en la grabación en un centro de detenciones

Cindy Alinette Madrid-Henriquez fue puesta en libertad este miércoles del centro de detención de ICE donde se encontraba en Los Fresnos, Texas. Ahora espera reencontrarse con su hija Alison Jimena de 6 años, a quien no ve desde hace exactamente un mes, después de que fueron separadas en la frontera como consecuencia de la política de 'tolerancia cero' impuesta por la administración Trump.
12 Jul 2018 – 4:55 AM EDT

Millones de estadounidenses y otras personas en todo el mundo escucharon la voz de Alison Jimena, una niña hispana que llora y clama por su madre Cindy, de quien fue separada al llegar a la frontera de Estados Unidos, en una grabación captada dentro de un centro de detención. Ha pasado casi un mes de aquel momento y este miércoles la madre de la pequeña ha sido liberada, lo que le permitirá juntarse pronto con su hija.

Alison Jimena Valencia está entre los más de 2,300 niños que fueron separados de sus familiares con los que entraron al país debido a la política de 'tolerancia cero' aplicada con dureza por el gobierno del presidente Donald Trump.

La salvadoreña Cindy Alinette Madrid-Henríquez vio por última vez a su hija en un centro de procesamiento en McAllen, Texas, hace aproximadamente un mes. Hasta entonces, la separación más larga entre la madre y la hija había sido de dos noches.

Jimena, de seis años de edad, fue trasladada a un refugio para menores no acompañados en Phoenix, Arizona, a más de 1,200 millas de distancia de su madre.

En la conmovedora grabación difundida por ProPublica, la niña pide a los agentes que llamen a su tía, mientras los gritos de otros niños pequeños separados de sus padres se escuchan en el fondo.

EL caso de Alison visibilizó un creciente escándalo público que obligó al presidente Donald Trump a ordenar el cese de las separaciones familiares.

El 27 de junio, un juez federal de California ordenó a las autoridades de inmigración de Estados Unidos que reunieran a las familias separadas en un plazo de 30 días. Los niños de corta edad, menores de 5 años, deben reunirse dentro de los 14 días de la orden, lo que esta semana resultó ser una meta inalcanzable.


Quieren comer pizza y helado

El martes la fianza de Madrid-Henríquez se fijó en 2,500 dólares. Su abogado estaba trabajando con defensores de inmigración para recaudar el dinero. El miércoles por la noche fue puesta en libertad tras una entrevista en la que se consideró creíble su solicitud de asilo.

"Me siento muy feliz. Voy a poder ver a mi hija después de más de... casi un mes", dijo emocionada la inmigrante salvadoreña.

Madrid-Henríquez refirió al sitio Caller Times en una entrevista dentro de las instalaciones de Los Fresnos, que encontró consuelo en los cientos de mujeres con las que comparte espacio, muchas de las cuales luchan contra la separación de sus hijos. Muchas de ellas lloran hasta quedarse dormidas, dijo.

"Todas nos sentimos confundidas", añadió Madrid-Henríquez. "No sabemos nada"

Después de los primeros 10 días de separación, se le permitió hablar con su hija por teléfono. Luego pudieron hacerlo todos los martes y jueves, ayudándose mutuamente a mantenerse fuertes.

La madre salvadoreña tiene un sobre de manila lleno de páginas de libros para colorear con mensajes de resiliencia para Alison, que espera llevárselos pronto.

Las dos fantasean con salir a comer pizza y helado cuando se reúnan. Jimena quiere ir a Disney World, dijo Cindy al Caller Times. Sueña con ver versiones a tamaño real de su amada colección de 32 princesas de Disney que apresuradamente dejó en El Salvador, especialmente su favorita, Ariel, de "La Sirenita".

También comentó sus conversaciones con otras madres dentro de las instalaciones de Port Isabel.

"Todos me pidieron que les ayudara, que encontrara una manera de ayudarles, que les ayudara a encontrar información (sobre sus hijos)", dijo.

La salvadoreña envió un mensaje para las otras madres. "No pierdas la fe y mantente esperanzado. Dios es lo primero, pero todo saldrá bien y tú volverás a estar con tus hijos".


Niña destacada

Cuando hablan por teléfono, la niña de 6 años le recuerda a su mamá que no firme ningún documento que no entienda del todo.

Incluso después de soportar el trauma de estar separada de su madre, que los pediatras han expresado puede causar daño psicológico a largo plazo, Jimena fue recientemente nombrada alumna de la semana en el refugio de Phoenix, anotó Cindy.

"Es como hablar con un adulto", afirma su madre.

La capacidad intelectual de Jimena también pudo haber evitado que se perdiera, pues memorizó el número de teléfono de su tía en Estados Unidos en un día.

En el audio grabado en secreto que difundió ProPublica el mes pasado, en medio de llantos de niños que claman por sus mamás y papás, se oye a Jimena diciendo, en medio de un llanto: "Mi mami dice que iré con mi tía y que vendrá a recogerme lo más rápido posible" y luego da a los oficiales el número telefónico de su tía.

Cindy trabajaba como oficinista en una compañía de préstamos en El Salvador antes de irse. Tuvo que irse de su país tras ser amenazada de muerte por un jefe de la peligrosa Mara Salvatrucha, por ser testigo del asesinato de su novio.


"Una jaula tenía 20 niños adentro": así es el centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza en Texas (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés