null: nullpx

La pandemia y menos presupuesto agravan la situación: trámite de ciudadanía se alarga mucho más

Por ahora el trámite en la oficina de Houston demora entre 12 y 30 meses, mientras que en Raleigh demora entre 6 y 9 meses. La USCIS, sin embargo, ha advertido que el proceso se volverá más lento a partir de ahora por falta de presupuesto.
8 Sep 2020 – 02:08 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Cuando en julio del año pasado la directora del Centro de Estudios de Inmigración (CIS), Jessica M. Vaughan, rindió testimonio ante el subcomité judicial de inmigración y ciudadanía de la Cámara de Representantes, denunció que el trámite para la ciudadanía había aumentado casi el doble de tiempo de lo que demoraba en 2016, el último año del gobierno de Barack Obama.

“En mi opinión, toma demasiado tiempo adjudicar algunos beneficios de inmigración, y sé que esto es frustrante para muchos que están navegando por este sistema. Por ejemplo, ahora se necesitan más de 10 meses para una solicitud de naturalización”, apuntó.

Catorce meses más tarde la espera supera las expectativas. Una herramienta de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) activada en su página digital señala que, en promedio, el trámite para procesar una ciudadanía (formulario N-400) demora entre 10.8 y 17.2 meses, dependiendo de la ciudad donde se gestiona el beneficio.

En el último trimestre de 2016 (octubre-diciembre, primer trimestre del Año Fiscal 2017), la gestión demoraba entre 4 a 6 meses máximo, señalan abogados consultados por Univision Noticias.

La pandemia

Pero el tiempo de procesamiento puede que sea mayor al señalado en la herramienta. Cuando la tercera semana de marzo el gobierno decretó una emergencia nacional por la pandemia del coronavirus, suspendió todos los trámites en persona en la administración pública, entre ellos la entrevista para la ciudadanía, uno de los principales requisitos.

Las dependencias permanecieron cerradas durante 10 semanas y reabrieron el 4 de junio, esta vez bajo un severo protocolo que incluye una serie de pasos antes de presentarse a una entrevista, tal como primero llamar al centro de contacto de USCIS “para obtener ayuda e instrucciones”.

Entre las medidas de seguridad sanitaria, los inmigrantes citados a comparecer ante la agencia deben responder a un cuestionario indicando si están o no con fiebre, si han estado en cuarentena recientemente, si han estado en contacto con personas que han resultado positivos por coviod-19 o han viajado.

En cualquiera de esos casos deben reprogramar las entrevistas y, con ello, retrasar el tiempo de espera para la resolución de un trámite.

“Todo se volvió más lento”, dice Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles (California). “Aunque no lo quieran hacer intencionalmente. La pandemia los ha limitado. Las oficinas están vacías porque disminuyeron el numero de entrevistas diarias. Se trata de una combinación entre amenazas y covid.19”, indicó.

Todo está demorado

“El covid-19 demoró todo”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami (Florida). “La pandemia atrasó todo el sistema de inmigración, las residencias permanentes, la ciudadanía, los permisos de trabajo, las peticiones familiares. No hay ningún trámite que se haya escapado”.

“Tenemos muchas demoras causadas por el cierre de oficinas”, agregó. “Y no solo aquellos que aguardan por la residencia o la ciudadanía, sino también aquellos inmigrantes que se encuentran en proceso de ajuste de estatus”.

Guerrero dijo que en este grupo se encuentran aquellos que tienen pendiente el proceso consular, por ejemplo, cónyuges que entraron indocumentados y contrajeron matrimonio con un ciudadano estadounidense. Una vez aprobado un cupo de visa, deben solicitar un perdón I-601A, salir del país para el trámite en el consulado de Estados Unidos y volver registrando una entrada legal para entonces poder recibir la residencia”.

“Pero los consulados están cerrados por la pandemia y a la fecha no tenemos una fecha de reapertura. El consejo ahora es someter todo ahora y esperar a que le llegue la cita. Pero no salga ahora, porque si lo hace no podrá entrar hasta que el consulado abra sus puertas y atienda público”.

La amenaza de agosto

En mayo la USCIS advirtió al Congreso que pondría en licencia administrativa al 70% de su fuerza laboral (13,400 empleados) si no le autorizaba una partida presupuestaria de emergencia por $1,200 millones.

Tras varias semanas de negociaciones, el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes respondió que la agencia federal fondos para terminar el año 2020 y aún así l quedaba dinero para seguir funcionando en el 2021, por lo que no veía razón para darles licencia temporalmente a sus trabajadores en medio de la pandemia.

El 25 de agosto la agencia suspendió el cese temporal de sus empleados, pero advirtió que debido a la crisis presupuestaria que afirma tener, “todas las operaciones… incluidas las naturalizaciones”, se verán “afectadas drásticamente”.

“Evitar esta licencia (administrativa temporal) tiene un costo operativo severo que aumentará los retrasos y los tiempos de espera en todos los ámbitos, sin ninguna garantía de que podamos evitar futuras licencias”, dijo Joseph Edlow, subdirector de políticas de USCIS. “El regreso a los procedimientos operativos normales requiere la intervención del Congreso para sostener a la agencia hasta el año fiscal 2021”.

Guerrero dijo que no le cabe ninguna duda que “las esperas por trámites de inmigración, incluyendo la ciudadanía, aumentarán considerablemente en el futuro inmediato. Esto podría generar un caos”, indicó.

Hasta ahora el trámite de ciudadanía que más tarda se registra en la oficina de USCIS en Houston (Texas), que demora entre 12.5 y 30 meses (380-900 días), seguido por la oficina de Baltimore (Maryland), que tarda entre 12.5 y 27.5 meses (380-825 días), de acuerdo con la herramienta que mide los tiempos de procesamiento de la USCIS para el formulario N-400.


La lista de oficinas que menos tardan en procesar una solicitud de ciudadanía la encabeza Raleigh (Carolina del Norte), donde el proceso demora entre 6 a 9 meses (180-270 días), seguido por la oficina de Albuquerque (Nuevo México), con un tiempo de procesamiento de entre 6 y 10 meses (180-300 días).

Las oficinas que menos tardan)

“Todo esto, las esperas, es una tragedia”, dice Juan José Gutérrez, director ejecutivo de la Coalición por los Derechos Plenos de los Inmigrantes en Los Ángeles (California). “Politiquería. Lo cierto es que hay casi 1 millón de inmigrantes esperando hacerse ciudadano para votar y muchos no podrán ejercer ese derecho por estos atrasos”.

De acuerdo con la base de datos de la USCIS, al 31 de marzo del 2020 la agencia tenía 700,885 solicitudes de ciudadanía (formulario N-400) pendientes de aprobación final. Los estados con mayor número de peticiones eran California, Texas y Florida.

El 3 de noviembre los estadounidenses acudirán a las urnas para elegir a un nuevo presidente entre el demócrata Joe Biden y la reelección del republicano Donald Trump.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés