null: nullpx

Fue a entregar una pizza en una base del Ejército, los militares llamaron a ICE y ahora será deportado

Pablo Villavicencio, de 35 años, llegó a hacer una entrega en una guarnición militar en Nueva Jersey, pero cuando le hicieron una revisión de antecedentes los oficiales notaron que tenía una orden de salida del país desde 2010.
7 Jun 2018 – 5:31 PM EDT

Pablo Villavicencio, de 35 años, llegó a la guarnición militar Fort Hamilton, en Brooklyn, solo a entregar una pizza. Pero terminó detenido por agentes de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y ahora está apunto de ser deportado a Ecuador.

Todo ocurrió el viernes pasado. Villavicencio presentó su documento de identidad de Nueva York, como había hecho en otras oportunidades en el lugar, pero en la base militar le pidieron uno del Departamento de Defensa; él no lo tenía. Debió solicitar entonces un pase de visitante, explicó Fort Hamilton en un comunicado a distintos medios, y para ello firmó "un waiver con el que permitía que le realizaran un chequeo de antecedentes". Los oficiales descubrieron que tenía una orden de deportación y llamaron a ICE, que acudió al lugar y lo arrestó.

ICE confirmó a Univision Noticias que en marzo de 2010 un juez de inmigración le dio la oportunidad a Villavicencio-Calderón, de origen ecuatoriano, de firmar una salida voluntaria del país. Tenía hasta julio de ese año para cumplirla, pero no lo hizo.

"Su orden de salida voluntaria se convirtió en una orden final de deportación y es un fugitivo de ICE", se lee en el comunicado que explica que fue detenido por agentes de la policía militar y entregado a las autoridades migratorias.

El proceso en el que participaron funcionarios militares ha generado protestas en Nueva York en las que exigen la liberación. Muchos llevaron consigo cajas de pizza con mensajes como "pizza, no persecución" o "ni la piña ni los agentes de ICE pegan con la pizza".

La base militar Fort Hamilton explicó en otro comunicado que "los oficiales del Departamento de Defensa, desde sus comandos, están autorizados a tomar medidas necesarias y dentro de la ley para proteger al personal y sus instalaciones". Explicaron que actuaron tras descubrir "una orden federal de arresto en su contra, lo que instó a los oficiales a contactar a las autoridades apropiadas".


"Una detención inimaginable"

Su esposa, Sandra Chica, dio una rueda de prensa el miércoles fuera de la base militar. Teme que él pueda ser deportado tan pronto como la semana que viene, sin importar los 10 años que había vivido en Estados Unidos o que tenga una familia. "Él estaba haciendo su trabajo, no cometiendo un crimen (...) No estaba haciendo nada ilegal más que trabajar para mantener a sus dos hijas".

Chica es ciudadana estadounidense. Ambos están casados desde hace cinco años y tienen dos pequeñas de cuatro y tres. Ella explicó que en febrero solicitaron la residencia permanente para Villavicencio-Calderón, pero aún no han recibido una respuesta de las autoridades.

Pablo Villavicencio tenía varios años trabajando en la pizzería Nonna Delia's en el vecindario de Queens. No era la primera vez que hacía una entrega en la base militar.

Para el presidente del vecindario de Brooklyn, Eric Adams, "el arresto de Pablo con un ID municipal genera conmoción en la comunidad inmigrante" que se siente a salvo en Nueva York, una ciudad que no colabora con las autoridades migratorias para la detención de indocumentados. "Que lo entreguen a detención es inimaginable", dijo.

Justin Brannan, concejal de Bay Ridge, donde se encuentra la base, se preguntó "¿qué cambió en esta ocasión?", pues Villavicencio ya había entrado al lugar solo al mostrar su documento de identificación del estado.

"En un día la vida te cambia", dijo Chica, que inició una colecta a través de un GoFundMe para recaudar el dinero que ya no tendrá a través de su esposo.

EN FOTOS: Una deportación de ICE, paso a paso

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés