null: nullpx

En 2012 Trump dijo que no cree en las deportaciones masivas de inmigrantes indocumentados

Ante una pregunta sobre la Ley de Arizona SB 1070, el magnate neoyorquino defendió a los trabajadores sin papeles, en especial a los que llevan tiempo y contribuyen a la economía de Estados Unidos.
24 Oct 2016 – 03:28 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Hace poco más de seis años, en pleno debate sobre la polémica Ley de Arizona SB1070, el ahora candidato presidencial del Partido Republicano, Donald Trump, dijo que “no creía en eso”, en referencia a las deportaciones masivas de inmigrantes indocumentados.

Pero en julio de 2015, cuando anunció el lanzamiento de su campaña para conquistar la Casa Blanca, además de insultar a los inmigrantes mexicanos de ser violadores, asesinos y narcotraficantes, prometió construir un muro y deportar a los 11 millones de indocumentados que se cree hay en EEUU en un plazo de 18 meses.

En una entrevista en CNBC en 2012, el magnate mostró una posturas diferente a la esgrimida en su campaña. Apoyó a la comunidad inmigrante de indocumentados y alabó su aportación al país.

“Por ejemplo, tenemos gente en este país que ha estado por 20 años, que han hecho un gran trabajo, que lo han hecho maravillosamente, han estudiado, han obtenido buenas calificaciones, producen para nuestra economía. ¿Y ahora se supone que los vamos a sacar del país? Yo no creo en eso, Michelle (Caruso-Cabrera, la entrevistadora), y usted lo entiende".

Cargando Video...
La fuerza de deportación con la que Trump dijo que sacaría del país a 11 millones de indocumentados

Los comentarios de Trump los hizo dentro de la discusión que se estableció en el país con la controversial Ley de Arizona que, entre otras disposiciones, permite a los agentes de policía exigir a las personas sus documentos si existía una "duda razonable" que se trata de indocumentados.

Muchos consideraron que esa disposición suponía juzgar a la gente por su apariencia física y el caso llegó a la Corte Suprema de Justicia.

En julio de 2012 el máximo tribunal de justicia dictaminó que tres secciones o partes de la polémica fueran anuladas:

  1. El apartado “muéstrame tus papeles", que exigía a los agentes de policía del estado verificar la situación migratorio de todo individuo que sea detenido bajo cualquier otra ley vigente. También si el agente tenía “sospecha razonable” que se trataba de un inmigrante indocumentado.
  2. El apartado que convertía en delito el que un inmigrante no llevara consigo una identificación que probara se encontrara viviendo legalmente en EEUU.
  3. El apartado que criminaliza el empleo o trabajo no autorizado por el gobierno federal.

El Supremo dejó vigente, sin embargo, la Sección 2b de la SB1070 que faculta a las policías realizar arrestos. Basta con que el agente tenga “causa probable” de creer que un individuo ha cometido un crimen que lo convierta en sujeto de ser deportado de Estados Unidos.

El 31 de agosto, en Phoenix Arizona, Trump ratificó su postura antiinmigrante e indicó que los 11 millones de indocumentados que viven en el país no podrán permanecer:

  • Seis millones serán deportados por tener antecedentes criminales o haber violado los términos de permanencia autorizados por sus visas.
  • El resto (cinco millones) deberán salir y tramitar una visa para volver a entrar al país.

La ley actual señala que los indocumentados que salgan del país les cae encima la denominada Ley del Castigo, que sanciona hasta con 10 años fuera la permanencia ilegal. Después deberán pedir un perdón y una visa antes de recibir autorización de reingreso.
Trump ha dicho que creará una "fuerza de deportación" a nivel nacional para proceder a la deportación de los indocumentados.

Comparte

Más contenido de tu interés