null: nullpx

El Pentágono prolonga hasta el 30 de septiembre el despliegue de soldados en la frontera con México

La misión militar de apoyo a las autoridades migratorias y de seguridad nacional debía concluir este 31 de enero, pero se extenderá para brindar mayor vigilancia y ampliar el tendido de alambres de púas en la línea fronteriza.
15 Ene 2019 – 2:26 AM EST

El Departamento de Defensa de EEUU aprobó este lunes prorrogar hasta el 30 de septiembre el despliegue de soldados y miembros de la Guardia Costera en la frontera con México, en respuesta a la llegada de nuevas caravanas de miles de migrantes centroamericanos.

El secretario interino del Pentágono, Patrick Shanahan, aprobó la extensión de la misión de apoyo a las autoridades del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en sus siglas en inglés), tal como había solicitado esa rama del Gobierno estadounidense.

Como parte de la decisión de prolongar la misión más allá del plazo original del 31 de enero, el Pentágono dijo que estaba "iniciando la transición de su apoyo, en la frontera suroeste, del reforzamiento de los puntos de entrada a vigilancia y detección móviles", así como instalando alambre de púas en la línea fronteriza.

"El Departamento de Defensa continuará brindando apoyo aéreo", agregó la declaración.

El Ejército tiene desplegados a cerca de 5,600 militares en la frontera con México, repartidos entre los estados de Texas (2,400), Arizona (1,400) y California (1,800).

El papel de las tropas ha sido principalmente el de erigir millas de cercas de alambre de púas a lo largo de los puntos de cruce populares.

Dos veces desde noviembre, agentes fronterizos han disparado gas lacrimógeno contra migrantes que intentaban cruzar al país en el área de San Diego.


El anuncio ocurre el mismo día en que una nueva caravana con cientos de hondureños partió desde la ciudad de San Pedro Sula para, como dicen sus integrantes, encontrar un mejor futuro en Estados Unidos.

Según estimaciones de periodistas, el nuevo grupo está compuesto por centra de 500 personas. En octubre del año pasado salió la primera caravana con cerca de 2,000 personas y luego salieron otras de El Salvador y Guatemala.

El despliegue militar en la frontera había sido autorizado previamente por el anterior secretario de Defensa, Jim Mattis, que abandonó su cargo el último día de 2018 debido a diferencias ya irreconciliables con el presidente Trump.


En un principio la operación recibió el nombre de "Patriota Fiel" y contemplaba el envío de unos 5,200 militares, hasta mediados de diciembre.


Sin embargo, con el paso de los días y la llegada de migrantes a las localidades mexicanas de Tijuana y Mexicali, ambas en la frontera, el Gobierno de Donald Trump decidió aumentar el número de efectivos y la duración de la operación.

Los detractores tacharon la orden de Trump como una jugada política para apelar a sus seguidores antes de los comicios, en la que sus aliados republicanos perdieron el control de la Cámara de Representantes.

Trump había evocado una "emergencia nacional" y una "invasión", y había sugerido que los soldados podrían disparar a los migrantes si éstos tiraban piedras al lado estadounidense.

La decisión ha colocado al ejército, supuestamente apolítico, en un incómodo primer plano.

Trump ha sido inquebrantable en su demanda de un muro fronterizo, provocando un importante estancamiento político y un cierre parcial del gobierno que está entrando en su cuarta semana, con crecientes costos asociados.

📸 La Guardia Nacional en acción: estas son las últimas operaciones de los soldados que Trump mandará a la frontera

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés