null: nullpx

Reino Unido levanta un muro en Francia similar al que propone Trump para detener inmigrantes

Londres y París comenzarán a construir este mes una muralla de cemento de 13 pies de alto y más de media milla de largo en Calais, norte de Francia, para frenar la entrada de inmigrantes a Gran Bretaña.
8 Sep 2016 – 9:59 AM EDT

El gobierno británico comenzará a levantar un “gran nuevo muro” de cemento en el puerto francés de Calais, considerado como la puerta de entrada de inmigrantes indocumentados a Reino Unido.

El muro tendrá una altura de 13 pies (cuatro metros) y una longitud de 0.6 millas (un kilómetro) y servirá, según lo anunciado por Robert Goodwill, ministro británico de Inmigración, para impedir que los migrantes puedan viajar a Reino Unido.

Esta iniciativa es muy similar a la propuesta por el candidato republicano Donald Trump para cortar el flujo de inmigrantes indocumentados que cruzan a Estados Unidos desde México. Sin embargo, las dimensiones son muy diferentes: Trump ha propuesto sellar la frontera de aproximadamente 2 ,000 millas. Hasta ahora no ha explicado cómo conseguiría financiarlo o cuánto costaría.


El proyecto, que ha sido bautizado como la “gran muralla de Calais”, tendrá un costo de 2.66 millones de dólares (2.37 millones de euros) y forma parte de una serie de medidas conjuntas de seguridad entre Londres y París.

En Calais, cientos de inmigrantes esperan en 'La Jungla', campamentos con mínimas condiciones, para poder dar el salto de la Europa continental a la isla. Muchos de ellos provienen de África y de Medio Oriente, especialmente de Siria, de donde han huido debido a la guerra.

Las labores para comenzar a levantarlo se iniciarán “muy pronto”, según dijo Goodwill. "Ya hicimos el cerco, ahora estamos haciendo el muro", añadió.

Londres y París han levantado cercas alrededor de la estación de trenes, del puerto y la autopista. Además, han aumentado la presencia policial y Francia comenzó a desmantelar 'La Jungla' hace unos meses. Las obras de la muralla deberían empezar este mismo mes.


“La gente sigue pasando", explicó el ministro. "Hemos levantado cercas metálicas. Ahora estamos haciendo el muro”, dijo el ministro ante el comité de Asuntos Interiores.

La barrera, que se espera que esté acabada a finales de año, estará construida con cemento liso para dificultar que pueda ser saltada y estará decorada con plantas y flores.

La “gran muralla de Calais” forma parte de las medidas implementadas por Francia y Reino Unido para reducir el número de personas que cruzan desde Calais a suelo británico.

Francia y Reino Unido firmaron en 2003 los Acuerdos de Touquet por los cuales el control británico se hace en suelo francés. Mientras que Londres es quien financia las medidas, París debe evitar que los migrantes crucen el estrecho.

El anuncio del muro ha levantado críticas de políticos británicos y organizaciones que ayudan a los migrantes en Calais.

François Guennoc, vicepresidente del Auverge des migrants (Albergue de los migrantes), la mayor organización de ayuda humanitaria local de Calais, criticó el proyecto. “Es un dinero mal gastado. Todas las vallas que se han levantado no han impedido que la gente pase; encuentran un método para evitarlas o rodearlas. Es lo que va a pasar con el muro”, dijo a Univision Noticias vía telefónica.

Cada noche, entre 100 y 150 migrantes tratan de bloquear los camiones para subirse en ellos y encontrar un medio para cruzar. Este año han muerto cerca de 10 personas tratando de subirse a estos vehículos.

“Continuarán haciendo lo mismo pero ahora más lejos”, sostuvo Guennoc.

Este activista desconfía de que este nuevo proyecto vaya a tener ningún tipo de efectividad: “Podrían construir un muro incluso hasta París que no sería suficiente para evitar que la gente pase”.

Además, Gennoc afirmó que esta iniciativa francobritánica tiene un origen muy similar a la promesa del magnate republicano.

"En Europa, cada vez más, hay una opinión pública y ciertos partidos políticos que están en contra de los inmigrantes, contra los refugiados e incluso contra la llegada de extranjeros a Europa. Es un poco como en Estados Unidos donde una parte de la opinión pública apoya a Trump porque él ha prometido parar la inmigración e incluso de devolverlos a sus países", dijo.

Además cuestionó el método utilizado por los dos países: "Es como si Estados Unidos diera dinero a México para que este impida a los inmigrantes pasar".

Lea también:


Más contenido de tu interés