Dudaron de su ciudadanía, pero finalmente espera poder pasar la Navidad con su familia en Texas

Nebeth Carbajal nació en Florida hace 38 años, pero en septiembre cuando presentó los documentos de inmigración en nombre de su padre y esposa, ambos mexicanos, el consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez le pidió pruebas de que realmente había nacido en el país. Finalmente el jueves recibió el aviso de que las visas fueron otorgadas.
14 Dic 2018 – 6:38 PM EST

Cuando Nebeth Carbajal presentó una petición en septiembre para traer a su padre y esposa a Estados Unidos, los funcionarios consulares en Ciudad Juárez le pidieron primero que demostrara que era ciudadano estadounidense. Rechazaron que su pasaporte fuera evidencia suficiente. Le dieron dos semanas para proporcionar evidencia de dónde, cuándo y cómo nació, incluidas las fotos.

Lo que normalmente debería haber sido un proceso simple para un ciudadano de Estados Unidos se convirtió en una odisea de tres meses. Pero finalmente, Carbajal recibió la noticia el jueves de que las visas fueron aprobadas.

"Sin el problema de tener que probar nuevamente su nacimiento en Estados Unidos, habríamos resuelto este problema en una semana" dijo su abogada Elizabeth Ricci. "Este caso es un gran ejemplo de 'investigación extrema' por todas las razones incorrectas", añadió.

Su certificado de nacimiento de Estados Unidos declara que Carbajal nació en Florida el 6 de diciembre de 1979. Pero, 38 años después, el gobierno de Donald Trump dudó de su ciudadanía cuando presentó la petición este año para llevar a su padre a EEUU a funcionarios consulares en Ciudad Juárez.

Padre de cuatro niños nacidos en Estados Unidos, Carbajal es uno de un número creciente de personas cuyos registros oficiales muestran que nacieron en EEUU, pero que los funcionarios les cuestionan su ciudadanía. En otros casos, el gobierno ha acusado a los hispanos a lo largo de la frontera de poseer certificados de nacimiento fraudulentos.


En el caso de Carbajal, nació a casi 1,500 millas de la frontera con México, asistido por su tía Hortensia en la casa donde vivían sus padres en Florida.

Su nacimiento nunca se registró en ese momento y sus padres se mudaron a México cuando tenía 14 meses. Pasó los siguientes 15 años viviendo en México hasta que regresó a buscar trabajo en 1995, cruzando la frontera ilegalmente. "Sabía que tenía el derecho de nacimiento, simplemente no tenía el documento", dijo. "Éramos pobres y, cuando era más joven, nunca tuvimos el dinero para contratar a un abogado que realizara el proceso".

Se instaló cerca de Austin, Texas, se casó con su esposa mexicana, Patricia, y comenzó una familia. Sus cuatro hijos, Alondra, 12, Jesica, 11, Emanuel, 6 y Nebeth 3, todos nacieron en Estados Unidos.


En 2011, Carbajal se puso en contacto con un abogado de inmigración en Tallahassee, Florida, para explicarle su situación. La abogada, Elizabeth Ricci, nunca había visto un caso como el de Carbajal pero logro que un juez le otorgo un llamado 'certificado de nacimiento retrasado' en 2012. Para conseguirlo tuvo que demostrar su ciudadanía por medio de su certificado de bautismo en Belle Glade y un documento oficial de "inexistencia" en México, que confirmó que no hay registro de que haya nacido en México.


Ricci no volvió a saber de Carbajal hasta septiembre cuando recibió un mensaje de él. Acababa de salir de una entrevista con funcionarios consulares de Estados Undos en Ciudad Juárez con su padre y su esposa. Estaba en las etapas finales de una petición de inmigración, conocida como formulario I-130, para que su padre de 60 años, Placencio Carbajal, se reúna con él en Estados Unidos. Al mismo tiempo, su esposa también buscaba convertirse en residente legal.

Envió a Ricci un documento consular oficial, del 10 de septiembre, que le dio dos semanas para suministrar copias de una larga lista de documentos, incluyendo "fotos del nacimiento del peticionario", así como también "recibos de pagos por asistencia médica durante o después del nacimiento", entre otros.


Carbajal, quien pinta casas en Austin, pudo regresar a Estados Unidos - sin su padre y esposa - para reunir los documentos. Los dos niños más pequeños también se quedaron en México con su madre. Ricci presentó los documentos el 17 de septiembre y está esperando una respuesta.

En su carta al consulado, Ricci describió la solicitud del documento como "escandalosa" y fue "un insulto" para el Estado de Florida y el juez de Palm Beach que ordenó que se reconociera su nacimiento en EEUU.

"La solicitud de fotos de su nacimiento es ofensiva", escribió. Si bien no hay fotos de su nacimiento, ella notó que incluso si existiera una foto así "no probaría la ubicación".

El Departamento de Estado dijo que estaba prohibido hablar de casos de visas individuales. "Todas las solicitudes de visa se adjudican caso por caso de acuerdo con (...) las leyes aplicables", dijo un funcionario del Departamento de Estado a Univision Noticias en un correo electrónico. "En algunas situaciones, el funcionario consular no tiene suficiente información necesaria para procesar una solicitud de visa hasta la conclusión, o puede faltar cierta documentación de respaldo".

"Nos sentimos muy contentos todos," dijo Carbajal el viernes, que ahora prepare tener la familia reunida para navidad en Austin. Todavía su padre y esposa están esperando en casa de los abuelos de Carbajal en su pueblo natal en el oeste del Estado de México que llegue el paquete de DHL en el correo con las visas para poder entrar a Estados Unidos. "Voy para México el 20 de diciembre y ojalá nos venimos toda la familia juntos," dijo.

Ricci está familiarizada con los procedimientos consulares ya que trabajó anteriormente en la Embajada de Estados Unidos en la Ciudad de México. En su carta al consulado, ella escribió que estaba decepcionada por la "falta de profesionalismo".

Para el futuro solicitó "un mayor nivel de competencia y decencia".

Las casas de la frontera: cómo es la vida al costado del muro entre EEUU y México (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés