"Alto, estamos a más de 100 millas de la frontera": la mujer que enfrentó a la Patrulla Fronteriza en un autobús y la obligó a bajar

Tiana Smalls se enfrentó a unos agentes fronterizos que abordaron el bus en el que viajaba. Sus argumentos los dijo primero en inglés, pero como vio que muchos de los pasajeros atemorizados no le entendían, los tradujo en Google y los gritó en español. Su historia se ha hecho viral en Facebook.

Tiana Smalls tomó la noche del 6 de junio un bus de Greyhound de Bakersfield, California, a Las Vegas para visitar a su familia. Cuando el bus atravesó la línea fronteriza estatal entre California y Nevada, el conductor del bus anunció que unos agentes fronterizos habían detenido el vehículo y les pidió a los pasajeros que alistaran sus documentos para enseñárselos a las autoridades.

Small, quien contó en detalles los acontecimientos en un post de Facebook que tiene ya más de 60,000 likes, al oír la instrucción se paró de su asiento y gritó fuerte para que todos los pasajeros pudieran oírla: “Esto es una violación de su derecho de la Cuarta Enmienda. No tienen que mostrarles nada a ellos. Esto es ilegal. No estamos a 100 millas de una frontera internacional así que ellos no tienen ninguna autoridad de pedirles nada. Díganles que se larguen”.

En realidad, la mujer primero lo dijo en inglés, pero al notar que al lado suyo había una mujer mayor que no parecía comprender ni una sola palabra de la que estaba diciendo y convencida de que esa era quizás la situación de muchos más pasajeros, escribió su mensaje en Google Traslate, lo tradujo, y lo volvió a gritar en español.

Los agentes fronterizos, efectivamente, abordaron el bus anunciando que era necesario que todos mostraran sus identificaciones. Pero Tiana Small volvió a pararse y le dijo gritando a los agentes:

“No les voy a mostrar nada, yo no voy manejando este bus, y el resto de ustedes tampoco tienen que mostrarles nada a ellos. Estos es acoso y discriminación por raza. Luego repitió su argumento sobre la distancia a la que estaban, que excedía el perímetro de autoridad que tienen los agentes fronterizos y hasta alentó a los otros pasajeros que lo buscaran por ellos mismos en Google.


Según cuenta en su post viral, uno de los agentes le replicó "¡Bien! Podemos ver que eres una ciudadana debido a tu boca sucia". Luego bajaron del autobús y le dieron la orden al conductor de que siguiera su camino.

Su historia ha sido compartida más de 39,000 veces en la red social en donde se leen mensajes de agradecimientos y proclamas de heroísmo. Muchos celebraban no solo su coraje sino su conocimiento. Efectivamente, como ella lo dijo delante de los pasajeros del bus, a pesar de que los agentes fronterizos tienen un amplio rango de acción, tienen una restricción que son 100 millas desde cualquier frontera.

Como lo recuerda la organización ACLU, que recogió esta historia, un estatuto adoptado en 1953 les dio autoridad a los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU de operar en el interior de los Estados Unidos dentro de una distancia razonable de cualquier límite externo del país. Esa ‘distancia razonable’ quedó estipulada como 100 millas desde cualquier frontera, lo cual terminó por incluir casi dos tercios de la población del país, al abarcar 9 de las 10 ciudades más grandes, y varios estados completos como Florida, Maine, Massachusetts y Nueva Jersey. Tiana Smalls sabía, sin embargo, que punto de inspección por el que estaban pasando, que está marcado como un punto de inspección de alimentos y agricultura, estaba más cerca con la frontera del estado de Nevada que con la de California.


Pero, además, la mujer apeló a la cuarta enmienda una de las provisiones incluidas en la constitución para proteger dos derechos fundamentales: el derecho a la privacidad y el derecho a no sufrir invasión arbitraria. De tal forma que si los agentes querían inspeccionar el bus necesitaban de una orden judicial para hacerlo.

De hecho, los conductores en representación de la empresa Greyhound tienen el derecho de pedirle a la Patrulla Fronteriza órdenes de cateo antes de sus operativos en los buses, sin embargo, la empresa ha indicado que no tiene planes de hacerlo porque considera que, al permitir las redadas, cumple con lo establecido en la ley.

La mujer al terminar su historia hizo una particular comparación: “No vivimos en la Alemania Nazi, no se supone que nos pidan papeles para viajar de un estado al otro”, y añadió, “los agentes fronterizos actúan así porque saben que todos se van a atemorizar, pero yo vi la cara de la mujer que viajaba a mi lado y me sentí en la obligación de actuar".

Las escenas de la Patrulla Fronteriza subiendo a autobuses de la línea Greyhound y pidiendo papeles a los pasajeros se ha repetido muchas veces en los últimos meses. Y todo indica que estos procedimientos no se detendrán porque la empresa ha indicado que no hará nada al respecto.

Por eso, a todos los que han celebrado el acto de Tiana Smalls y a los que han llamado para entrevistarla, ella solo les ha pedido una cosa a cambio: “Habla la próxima vez que veas que están discriminando a alguien”.