7 argumentos infalibles que puedes usar si alguien te agrede por hablar español en EEUU

Ante los recientes incidentes de odio que han tenido como blanco el uso del español en diferentes lugares públicos, recogimos de la mano de expertos como abogados, lingüistas e historiadores, una lista de argumentos que se pueden utilizar si alguien te dice: "You have to speak in English".

El caso reciente del abogado neoyorquino Aaron M. Schlossberg que atacó verbalmente a tres personas por hablar en español en un café en Manhattan y de las dos mujeres detenidas en Montana por un agente fronterizo solo por hablar en español mientras compraban los huevos y la leche, han puesto de manifiesto la tensión permanente que viven muchos inmigrantes en su vida cotidiana cuando se dirigen en otro idioma.

Aunque en la mayoría de los casos lo recomendable es no iniciar una discusión al respecto si alguien te increpa por hablar otro idioma que no sea inglés, aquí hay una lista de argumentos, construidos de la mano de diferentes expertos, con los que sería muy fácil silenciar a aquellos que, como el abogado Schlossberg, creen que tienen el derecho a decirte que no hables español.

1. Tengo el derecho civil de hablar el idioma que quiera en este país. No hay ninguna ley que me prohíba hablar español. (En inglés: I have a civil right to speak any language I please in this country. There is no law that prohibits me from speaking Spanish)

“Ante un ataque verbal en el que alguien le dice que debe hablar inglés y no español, la mejor manera de armarse con buenos argumentos es primero evaluar la situación y preguntarse quién es la persona que lo está atacando: es alguien del gobierno, es el dueño o alguien con responsabilidad en un establecimiento público, es su empleador o es un ciudadano común y corriente”, explica la abogada de derechos civiles Lida Rodríguez, quien da ideas de cómo responder en cada uno de los casos.

Si es alguien del gobierno: “Si el ataque lo está haciendo un funcionario del gobierno, eso se llama discriminación directamente y debe decirle: 'Usted es empleado del gobierno, está actuando en su capacidad oficial y el hecho de que me esté diciendo el idioma en el que puedo o no puedo hablar es una violación de mis derechos civiles'”.

Si es el dueño, gerente o alguien con responsabilidad o poder en un establecimiento público: “De nuevo usted puede decirle que la solicitud de que no hable español es una violación de sus derechos civiles”.


Si es su empleador: “Si es su jefe o su supervisor la situación es más compleja. Si, por ejemplo, la política del restaurante dice que las hamburguesas se deben ordenar en inglés porque gasta mucho dinero llamando sus productos en inglés y quiere que sus empleados las nombren en ese idioma está en todo su derecho. Pero si los empleados están en sus tiempos de descanso o están en el baño y se les exige que hablen en inglés, eso puede ser considerado como discriminación”.

Si es un ciudadano común: “En caso de que el ataque provenga de un ciudadano del común puede decirle: 'Usted está equivocado, no tiene derecho, poder, ni potestad para decirme lo que me está diciendo. Tiene que alejarse de mí y si me sigue agrediendo de esta manera verbal voy a llamar a la policía porque esto es un ataque'”. El ataque es un delito serio y su mera acusación puede generar graves problemas legales en la vida del acusado.

2. No existe un idioma oficial en Estados Unidos (En inglés: The United States does not have an official language)

“Estados Unidos no tiene un idioma oficial. Los padres fundadores de la nación que redactaron la Constitución de Estados Unidos en 1787 decidieron no incluir un idioma oficial nacional. Thomas Jefferson lo debatió mucho con John Adams y al final decidieron no poner el inglés como lengua oficial del país, aunque redactaron la Carga Magna en ese idioma. Ponerlo era como replicar el viejo mundo inglés del que se estaban separando, en donde era obligatorio hablar el idioma del rey. Consideraron además que declarar un único idioma era antidemocrático y una afrenta a las libertades individuales”, explica el lingüista de la Universidad Internacional de la Florida, Philliph Carter.

En realidad los movimientos para reivindicar el inglés como idioma oficial del país aparecieron recientemente en los años 80 cuando el senador S.I.Hayakawa, de California, intentó en 1981 introducir una enmienda constitucional que perseguía este propósito y que, sin embargo, no encontró respuesta favorable en el Congreso.


3. El español se ha hablado el mismo tiempo que el inglés en este país. (En inglés: Spanish has been spoken for as long as English in this country)

La autora Rosina Lozano, en su libro ‘An American language’ muestra cómo no es un asunto reciente que la población de Estados Unidos hable español: “Una persona común y corriente puede concluir que los hispanoparlantes están recibiendo concesiones sin precedentes en algunas cortes y sitios de trabajo, en las campañas electorales y en los colegios. Muchas de estas creencias parecen apuntar a que el español es simplemente el idioma de los inmigrantes que recientemente llegaron a Estados Unidos, pero eso es debatible desde la historia”, explica la autora.

Según Lozano, en el suroeste de Estados Unidos, en sus primeros años, el español no solo fue el idioma del gobierno, sino que fue necesario para construir el sistema político. “La omisión de idiomas diferentes al inglés, como el español ,en la gran historia nacional ha efectivamente eliminado la conciencia colectiva del multilingüismo”.

4. Que el inglés sea oficial en este estado no significa que está prohibido hablar español. Solo significa que en los edificios oficiales todos los documentos y los procesos se hacen en inglés. (En inglés: Just because English is the official language in this state does not mean it is forbidden to speak Spanish. It only means that official business in state offices is conducted in English)
“Aunque Estados Unidos no tiene un idioma oficial, 31 estados han declarado a través de sus leyes al inglés como su idioma. Sin embargo, eso no significa de ninguna manera que no se pueda hablar español o cualquier otro idioma en esos territorios”, explica el lingüista Carter. Lo que esta declaración significa en muchos casos es que si, por ejemplo, se va a la corte el juicio se realizará en inglés, que los papeles oficiales se recibirán en este idioma y que en las escuelas no se pueda ofrecer programas de educación bilingüe.

Estados como Missouri, Tennessee y Massachusetts son muy claros al especificar que todas las comunicaciones y publicaciones producidas por entidades del gobierno tienen que estar en inglés. En California es igual, aunque cuando se trata de elecciones se ofrecen materiales en más de 9 idiomas.

5. Usted debería aprender español para que se pueda comunicar y entender a los 57,5 millones de compatriotas que hablan este idioma. (En inglés: You should learn to speak Spanish so you can better communicate with your 57,5 million fellow countrymen who speak the language)
Según el censo realizado en julio de 2016, en Estados Unidos hay 57,5 millones de hispanos, lo que convierte al español en la segunda lengua más hablada en el país. Según encuestas entregadas por el Centro de Investigaciones Pew en 2017, 40,5 millones de personas mayores de 5 años, o lo que es lo mismo el 13,3% de la población, hablan español en sus hogares. En 1980, había solo 23,1 millones de personas mayores de 5 años que hablaban otro idioma diferente al inglés.

Sin embargo, como lo explica Beatriz Arias, PHD del Centro de Lingüística Aplicada, no todos los que hablan español son hispanos. “Según nuestro análisis, unos 2,8 millones de personas que no son hispanos hablan español en el hogar hoy en día. Eso pone al español en la parte superior de la lista de idiomas hablados por personas no hispanas junto con el chino y por encima de todos los demás idiomas”.

6. Que hable español no da cuenta de mi estatus migratorio, así que no me amenace con llamar a ICE (En inglés: The fact that I speak Spanish has no bearing on my immigration status, so don’t threat me about calling ICE)

Lejos de lo que quieran hacer ver los políticos, la gran mayoría de los hispanos que viven en Estados Unidos tienen sus documentos migratorios en regla o son ciudadanos. Frente a la cifra de 57,5 millones de hispanos viviendo en este país y registrados por el censo habría que comparar las cifras disponibles que aseguran que existe alrededor de 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, de los cuales se estima que 5,8 millones son de origen mexicano, 700,000 son salvadoreños, 525,000 de Guatemala y 350,000 de Honduras, según cifras del 2014 del Centro de Investigaciones Pew.

7. Si usted aprendiera español su mente bilingüe se haría más flexible, sería mejor con los números y hasta con el ritmo. (En inglés: If you spoke Spanish, your bilingual mind would be more agile, you would be better at math and even have more musical rhythm)

“La ciencia ha hecho estudios del cerebro bilingüe en los que se muestra que las zonas del cerebro relacionadas con 'funciones ejecutivas', que son las que gobiernan pruebas relacionadas con solución de problemas y de atención, muestran mucha más actividad que en la mente la monolingüe”, explica Beatriz Arias del Centro de Lingüística Aplicada.

Eso no se sabía hace 30 años, pero en los últimos tiempos, los científicos se han dado cuenta de que la mente bilingüe desarrolla diferentes facultades cognitivas que van más allá del lenguaje: “Tiene, por ejemplo, más destreza para adquirir matemáticas, música, seguir ritmos y la mente se hace más flexible”.

En el mundo se estima que más de la mitad de la población, entre un 60% y un 75%, habla al menos dos idiomas.


RELACIONADOS:EEUU