Inmigrantes indocumentados

Este club de la Organización Trump se benefició del trabajo de indocumentados durante años, según investigación

Una exclusiva de The Washington Post muestra cómo el club de golf del presidente en Bedminster, Nueva Jersey, empleaba trabajadores aún sabiendo que eran indocumentados. Los testimonios que presenta evidencian cómo el club del presidente se beneficiaba de su mano de obra antes, durante y después de su campaña presidencial, y a pesar de arremeter contra los indocumentados. No es claro cuántos aún trabajan en las propiedades del presidente.
9 Feb 2019 – 9:32 AM EST

Una investigación de The Washington Post muestra cómo la Organización Trump empleó por años a trabajadores indocumentados en un club de golf de Nueva Jersey, y se benefició de usar su mano de obra barata, aún mientras el ahora presidente Trump arremetía contra esta población y los tildaba de criminales y una amenaza urgente contra la seguridad nacional.

En el reportaje publicado el viernes, el Post dice que "habló con 16 personas de Costa Rica y otros países de América Latina quienes dijeron que fueron empleados en el Club de Golf Nacional de Trump en Bedminster. Todos dijeron que trabajaban para Trump sin estatus legal, y que sus gerentes lo sabían".


Los exempleados --cuidadores, amas de llaves y jardineros, entre otros-- son oriundos de El Salvador, México y Guatemala. Los que aún viven en Nueva Jersey le dieron al Post fotos y comprobantes de pago, e identificaron a amigos y familiares en Costa Rica que también trabajaban en el campo de golf. El Post viajó hasta ese país y habló con ellos.

El diario describe "una fuente directa de trabajadores ilegales que llegaba a los campos de golf del presidente". La investigación apunta a que se ha tratado de "más que unos pocos empleados no autorizados que se deslizaron por las grietas", como lo ha sugerido el hijo del presidente, Erik Trump, quien junto con sus hermanos Donald Jr., e Ivanka han estado a cargo de las propiedades y negocios de su padre desde que este llegó a la Casa Blanca.


"Tenemos decenas de miles de empleados en nuestras propiedades y tenemos prácticas de contratación muy estrictas", aseveró la compañía en un comunicado en diciembre. “Si algún empleado presentó documentación falsa en un intento por eludir la ley, será despedido de inmediato. Nos tomamos muy en serio este tema".

Erik Trump dijo en enero de este año que empezarán a usar el servicio del gobierno E-Verify para verificar el estatus legal de sus trabajadores, aunque su padre había dicho falsamente durante su campaña a la presidencia que ya lo usaba en todos sus negocios. Además, una de sus promesas era hacer E-Verify obligatorio para todos los negocios del país. Pero, a dos años de su mandato, solo tres de sus clubes de golf usan el servicio, según una base de datos federal citada por el Post.

Tras un reportaje del New York Times sobre dos empleadas indocumentadas, la Organización Trump despidió al menos 18 trabajadores en cinco de sus clubes de Nueva York y Nueva Jersey, indicó el diario al destacar que esta "purga" de trabajadores resfuerza la "creciente evidencia de que el presidente se benefició por años del trabajo de los empleados ilegales que hoy denigra".

"Un secreto a voces"

La campaña presidencial de Trump y su elección no implicó una verificación exhaustiva del estatus migratorio de sus trabajadores, dijeron los exempleados al Post. De hecho, una extrabajadora asegura que sus superiores sacaron su nombre y el de otros indocumentados de una lista de personas que iban a ser examinadas por el Servicio Secreto antes de una visita de Trump al club en 2016.

"Los empleadores están obligados a verificar la elegibilidad de un empleado para trabajar en Estados Unidos y pueden enfrentar sanciones civiles y penales por la contratación de trabajadores ilegales", dice el Post, citando a abogados de inmigración. "Cuando un empleado presenta documentos como una tarjeta de residente permanente o una tarjeta de Seguro Social, los empleadores tienen la responsabilidad de examinar esos documentos".

Joyce Phipps, la directora ejecutiva de Casa de Esperanza, una organización de asistencia legal para inmigrantes, quien ha tenido varios clientes que eran empleados de Bedminster, le dijo al Post que "fue mucho más sistemático que dos o tres amas de llaves... Ha sido un secreto a voces".

¿Cómo conseguían el trabajo sin papeles?

El reportaje del Post narra que para trabajar en el Trump National Golf Club estos empleados compraban green cards (tarjetas de residente permanente) falsas y números de Seguro Social en Bound Brook, cerca a Bedminster, y en otras ciudades cercanas. Sandra Díaz, una ama de llaves de Costa Rica, señaló que se tomó fotos en una tienda Walgreens y le pagó a una amiga 50 dólares por sus papeles falsos. Ana Vásquez, otra trabajadora salvadoreña en el restaurante del club, fue a la ciudad cercana de Plainfield para comprar su identidad y Seguro Social falsos.

Varios extrabajadores le aseguraron al diario que los gerentes de mantenimiento y limpieza los contrataron aún sabiendo que sus documentos eran fraudulentos. El ama de llaves Gilberta Domínguez de Oaxaca, México, le dijo al Post que "su gerente llenó su solicitud por ella en 2016 porque ella no hablaba inglés".

"Y le dije: 'Mira, nosotros no tenemos papeles buenos'", asevera Domínguez que le dijo a su gerente. "Ella dijo: 'No importa; No hables de eso'".

Otro trabajador, Juan Carlos Zuñiga contó al Post que los gerentes hacían "bromas sobre las tarjetas de la Seguridad Social en la oficina, porque se veían muy falsas".

Estos trabajadores sembraron, regaron, cultivaron, construyeron las trampas de arena y condujeron excavadoras por unos 10 dólares la hora, o menos. Un operador de equipos pesados hubiera ganado de 51-55 dólares la hora contando beneficios, según informó al Post el Sindicato Internacional de Ingenieros de Operaciones Local 825 en Springfield.

El Post señala que se comunicó con Eric Trump, uno de los hijos del presidente que dirige la Organización Trump, pero este no quiso declarar sobre lo que los extrabajadores narraron al diario. La mayoría de los gerentes actuales y anteriores también se negaron a comentar o no respondieron a las preguntas. Un ex gerente de mantenimiento le mandó al diario una imagen animada de Trump que decía: "Tengo excelentes relaciones con los mexicanos".

En fotos: 20 edificios alrededor del mundo con el apellido Trump en su fachada

Loading
Cargando galería
Publicidad