Inmigración

Este abuelo dice que ICE quiere deportarlo, aunque una severa lesión en su columna le impide viajar

Blas Orantes cree que el endurecimiento de las políticas migratorias lo ha puesto en la mira de ICE, a pesar de que por su delicado estado de salud la recomendación médica es que no puede estar más de una hora sentado ni viajar en avión. "Estoy en la peor situación", lamenta el guatemalteco, que quedó discapacitado por un accidente laboral.
5 Dic 2018 – 9:03 PM EST

LOS ÁNGELES, California.– Contra un abuelo guatemalteco de 70 años pesa una orden de deportación emitida en 1998. Aunque han pasado 20 años, él teme que el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) la ejecutará pronto a pesar de que los doctores le han recomendado que evite viajar para no afectar su delicada salud: hace seis años terminó con la columna fracturada después de que le cayó encima una yegua.

"Yo no puedo viajar sentado por más de una hora porque el dolor provoca que se me suba la presión y me sube el pulso del corazón. Hasta un paro cardiaco me puede dar", advierte Blas Orantes, quien vive bajo el cuidado de cuatro de sus seis hijos en el área de Los Ángeles, California.

Originario del departamento de Santa Rosa, en Guatemala, Orantes tiene este miércoles una cita con agentes de Inmigración y su principal miedo es que le entreguen una orden de salida voluntaria o terminar bajo custodia de ICE. La agencia federal, por su parte, no confirmó si planea expulsarlo del país.

"Es triste para mí, porque si me deportan estaría lejos de mis hijos y de mis nietos, sin nadie que me atienda en Guatemala", lamenta este hombre que no sabe qué hacer para quedarse al lado de los suyos.

El guatemalteco emigró a Estados Unidos en 1990 "por la pobreza, para darle una vida mejor a mis hijos". Atrás dejó una aldea pobre donde trabajaba sembrando maíz y frijol. Los primeros dos años se ganó la vida como agricultor de tabaco, camote (batata) y pepino en Carolina del Norte y del Sur. Regresó a Guatemala y cinco meses después vino a California.

En 1992 obtuvo un permiso de trabajo. Todo iba bien hasta que en 1998 estaba trabajando en un establo en el área de San Diego, cerca de la frontera con México, y un amigo lo llevó por equivocación a Tijuana. Según su relato, ambos se perdieron en la carretera y no supieron cómo cruzaron la frontera. "Mi amigo no sabía nada. Cuando sintió ya había pasado a Tijuana. Ya cómo nos regresábamos", contó.

Unos días después trató de pasar ilegalmente por el área de Tecate, California, pero lo detuvieron agentes de la Patrulla Fronteriza y lo deportaron. En un segundo intento volvió a quedar bajo custodia y lo liberaron dándole una cita en una corte de inmigración. En lugar de atender dicha vista, Orantes se fue a Los Ángeles. Por eso un juez de inmigración emitió una orden de deportación en su contra.

Su grave lesión en la espalda

El guatemalteco continuó su vida y mantuvo a su familia cuidando caballos. Hasta que en 2012 quedó discapacitado durante un accidente laboral. Dice que le estaba poniendo vendas a las patas traseras de una yegua, cuando esta cayó sobre él.

"Se espantó y me cayó encima", dice este hombre que terminó con un fuerte dolor que iba de los dedos de los pies a la parte superior de la espalda. En un principio pensó que no era algo grave y su patrón supuestamente se desentendió del percance.

"No me dieron ni una pastilla, nada. Nomás me pusieron una crema negra y una venda. No me mandaron al doctor", relató.

Él continuó trabajando a pesar de las dolencias constantes. Cuando ya no aguantó más, fue a una clínica. "Solo me daban pastillas y me inyectaban para aguantar el dolor", dice.

Un mes después se sometió a una resonancia electromagnética (MRI, por sus siglas en inglés) y los resultados confirmaron que su columna estaba severamente lastimada.

"Ya casi no podía caminar. Mis hijos me iban a visitar y les decía ‘no aguanto’. Yo pegaba gritos de dolor en la cama. Para ponerme el pantalón -ay Dios- yo pegaba de gritos", describió.

Aunque unas semanas después le realizaron una cirugía, sus malestares no se fueron por completo.

Orantes dice que demandó a su patrón hace tres años, pero hasta el momento el proceso legal no ha concluido. "Fue malo. Me miraba cojeando y no decía nada. Al final le pedí ayuda y no me contestó. Después me corrieron (despidieron)", aseguró quien dice que usó todos sus ahorros para cubrir los gastos médicos.

"Estoy en la peor situación"

Una recomendación médica que Orantes mostró a Univision Noticias le prohíbe viajar en avión. Él dice que una copia de ese documento lo tiene ICE desde la administración de Barack Obama para probar que no debe ser expulsado a su país. Su temor es que el actual gobierno deje de considerar su delicada situación, ante el endurecimiento de las políticas migratorias.

"¿Cómo puede ICE deportar a esta persona que tiene tantos problemas de salud?", se pregunta el abogado Eric Price, quien revisó este caso, aunque no representa legalmente a Orantes. "No puede estar tanto tiempo en un avión ni en un auto. ¿ICE rentaría un jet privado para llevarlo a Guatemala?", cuestionó.

Univision Noticias pidió un comentario sobre este caso a la oficina de ICE en Los Ángeles, pero hasta el momento no ha respondido.

A la espera de lo peor, Orantes pasa sus días cuidando a sus nietos. Tiene 10 en total; otros están en Florida y Guatemala. Ahora él vive en una casa que comparten cuatro de sus hijos. Su esposa se quedó en Guatemala y él no ha regresado desde que emigró hace 28 años.

"Mis hijos me han estado manteniendo y dando un techo para dormir", agradeció.

Cuando se queda solo en casa trata de ejercitarse para sobrellevar su lesión. "Ando caminando, así se me olvida el dolor. Salgo. Voy a la tienda. Aunque sea cojeando, pero ahí vamos", dice.

Cuando se le pregunta qué le diría a las autoridades migratorias sobre la orden de deportación que pesa en su contra, Orantes afirma "que me hagan el favor de dejarme con mi familia. No he sido un delincuente, he pagado mis impuestos, no tengo problemas aquí. Estoy en la peor situación".

En fotos: el paso a paso de una detención de ICE en el estado con más indocumentados de EEUU

Loading
Cargando galería
Publicidad