null: nullpx
Incidentes de Odio

Seis meses de odio: así está afectando el sentimiento antiinmigrante a las vidas de los latinos de EEUU

Desde las elecciones, hemos recibido cerca de 200 denuncias de incidentes de odio perpetrados contra nuestros lectores y espectadores, que han sido víctimas de insultos racistas, hostigamiento, intimidación, vandalismo e incluso agresiones.
14 Jun 2017 – 3:17 PM EDT

Marvin del Cid se despertó y se encontró las palabras "jodidos mexicanos, váyanse" pintadas con spray en un costado de su remolque. Los dreamers Justino Mora, Iván Ceja y Belén Sisa soportaron semanas de insultos e incluso amenazas de muerte en internet después de publicar en redes sociales fotografías en las que declaraban ser indocumentados. Hay niños que imploran a sus padres que no los envíen a la escuela después de sus compañeros les dediquen cantos de "construyan el muro".

En los últimos meses, muchos latinos han sufrido incidentes y crímenes de odio en grandes y pequeñas ciudades, de costa a costa. Aunque las semanas inmediatamente anteriores y posteriores a la elección presidencial fueron las más movidas, se han seguido registrando estos incidentes de manera constante.

Desde la victoria de Donald Trump, en Univision Noticias hemos estado recolectando testimonios de lectores y espectadores que ha sufrido episodios de odio y la discriminación. Hemos recibido cerca de 200 denuncias a través de Documenting Hate (El reporte del odio), un proyecto que busca entender mejor este fenómeno. Estas son algunas de las tendencias que hemos observado:

"Vuelve a tu país", el insulto más repetido

"Envíelos de regreso a su propio país", dijo una mujer a una familia hispana en un video grabado a principios de este mes en una tienda Sears de Nueva Jersey. Según los testigos del incidente, la mujer se enfadó porque la familia estaba utilizando cupones de descuento y retrasó la línea de pago.

En un clima de xenofobia en el que los inmigrantes han sido retratados como una de las principales fuentes de problemas del país, los llamados a que "regresen a su país" han sido los más comúnmente reportados por nuestra audiencia.

Algo parecido le sucedió a Carlos Hernández una mañana de sábado en febrero, cuando estaba en el mercado al aire libre en Middletown (Pennsylvania) donde vende accesorios para teléfonos móviles. Un cliente se le acercó y lo atacó con insultos y amenazas racistas. "Me dijo que 'Eres un terrorista', 'Tienes que volver a tu país' ,'No deberías estar aquí'", nos contó Hernández, de 39 años, residente legal en EEUU. "Me sentí muy mal", dijo. "Me sentí destruido por dentro".

Muchos de los que han sido blanco de agresiones son en realidad ciudadanos estadounidenses. En febrero, la hija de 14 años de Josefina llegó a casa llorando de la escuela. Un compañero le había dicho que "regresara a su país", nos contó esta mujer. La menor ha nacido en Estados Unidos, por lo que técnicamente no tiene un país al que volver.

"Habla en inglés, estamos en Estados Unidos"

El pasado 15 de febrero, Ana Martínez, de 46 años, devolvió una llamada a un número desconocido. Era una agencia de cobros que le envió un mensaje automatizado en el que le explicaban que tenían un caso abierto contra ella. Preocupada y deseosa de saber más, pidió hablar con un agente de servicio al cliente en español, su lengua materna.

El hombre al que llegó la llamada le dijo que no había nadie disponible para hablar con ella en español. "Dijo: ¿Sabes qué? Vaya a la escuela para aprender inglés y cuando hable inglés, llámenos o vayánse y regresen a su país'", dijo Martínez a Univision, conteniendo las lágrimas.

El suyo es sólo uno más de la docena de informes que de gente que ha sido criticada por hablar español en público en los últimos meses: "Un día fui de compras con mis hijos y hablábamos en español", escribió una mujer de Sterling, Virginia. "Una mujer empezó a gritarnos "aquí sólo inglés" y "regresen a su país".


Rocío Inclán, director del Departamento de Derechos Humanos y Derechos Civiles de la Asociación Nacional de Educación, dice que estos insulto recorta profundamente a los latinos. "El lenguaje es cultura, es identificación", dice. "Como país perdemos cuando hay este retroceso al 'América primero'. Incita a la alteridad en nuestro país, de tal manera que si eres distinto, si hablas un idioma que no sea el inglés, no eres enteramente estadounidense", añadió.

Inclán, que vive en Washington DC, fue recientemente señalada por hablar español con su madre por teléfono. "Yo estaba en Whole Foods, en un área muy liberal de Washington, hablando con mi madre que está en México", dice. "Una mujer mayor y blanca se acercó a mí y dijo: ' esto es América, necesitas hablar inglés'".

Internet es una fuente constante de amenazas e insultos

"Pedazo de mierda". "Espero que un escuadrón de la muerte venga por ti". "Espero que envíen tu desagradable culo de mojado a casa, coño asqueroso". Estos son algunos de los mensajes que los activistas de inmigración Justino Mora, Iván Ceja y Belén Sisa han recibido a través de redes sociales como Twitter, Instagram o Facebook después de las elecciones presidenciales.

Denuncian que, tras las elecciones, la gente se siente envalentonada por la retórica antiinmigrante de Trump y que el tono de los insultos se ha recrudecido.

Los expertos apuntan que la presencia de grupos de odio en las redes sociales está aumentando, con la mayoría de la actividad centrada en el sentimiento antiinmigrante y antimusulmán. El movimiento antisemita online, liderado la polémica web neonazi The Daily Stormer, está incluso expandiéndose al español.


Los inmigrantes indocumentados que publican abiertamente sobre su estatus migratorio están cada vez más amenazados en internet. En marzo, Sisa, una dreamer argentina de 23 años, quiso demostrar que pagaba impuestos a pesar de ser indocumentada. Publicó una foto en Facebook con su formulario 1040 y comentó que había pagado 300 dólares.

Tras compartir este mensaje en la red social, decenas de personas amenazaron con denunciarla al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), según nos contó. "Te he reportado [a inmigración] y he tomado un pantallazo de los posts donde te identificas como un alien ilegal", le escribió alguien.

Hilos en los foros 4chan y Reddit también animan a sus usuarios a que busquen a inmigrantes que están publicando online información sobre su estatus (por ejemplo, a través del hashtag de Twitter "indocumentados y sin miedo") y que los delaten a ICE.

El odio llega a los niños y las escuelas

Los niños que se enfrentan a las lecciones más tempranas sobre diversidad en la escuela pueden terminar cometiendo incidentes de odio. De hecho, los centros escolares se han convertido en uno de los lugares donde más frecuentemente suceden estos episodios.


En las semanas posteriores a las elecciones, más de 10,000 maestros y trabajadores de escuelas relataron al Southern Poverty Law Center (SPLC) que habían presenciado un aumento de los insultos y el lenguaje racista en las aulas, así como incidentes que incluían esvásticas, saludos nazis y banderas confederadas.

SPLC citó en su informe más de 2,500 incidentes específicos directamente relacionados con la retórica electoral, incluyendo ataques a estudiantes y profesores y actos de vandalismo en los que se emplearon símbolos de odio. Entre ellos, se incluían 672 episodios que implicaban la palabra "deportación" y otros 476 "construir el muro".
 
En una tarde de noviembre, el hijo de Kate DeStefano-Torres llegó enfadado a casa después de la escuela J. Mason Tomlin en el municipio de Mantua, Nueva Jersey. Este estudiante de sexto grado, cuyo padre es puertorriqueño, se había peleado con una compañera que le había dicho: "Prohibidos los mexicanos". Luego, señalando una pared divisoria móvil en la sala de usos múltiples, la chica le dijo: "Trump construyó este muro. Estás fuera de aquí".

Los inmigrantes y los indocumentados denuncian menos

Un joven hombre indocumentado de California nos contactó para compartir la historia de un asalto que sufrió. Unos días más tarde, cambió de opinión y dijo ya no quería hablar con nosotros. "Muchas personas me han aconsejado que no vaya más allá, porque después podría ser deportado", nos dijo.
 
El suyo es sólo un ejemplo de por qué los crímenes de odio contra las comunidades de inmigrantes están muy poco informados por las víctimas y la policía local.
 
En sus últimas estadísticas anuales sobre crímenes de odio, relativas a 2015, el FBI catalogó un total de 5,818 de estos episodios, incluidos asaltos, homicidios bombardeos, amenazas y destrucción de propiedades contra minorías y otros colectivos. Sin embargo, por su parte el Departamento de Justicia calcula que se cometen unos 250,000 crímenes de odio cada año.
 

¿Por qué existe esta discrepancia? El FBI depende de los datos que proporcionan las agencias locales, que entregan sus informes de forma voluntaria. Pero miles de ellas optan por no proporcionar información sobre crímenes de odio.
 
Los expertos aseguran que los inmigrantes son menos propensos a denuncian crímenes de odio debido a las barreras culturales y lingüísticas, pero también a que padecen desconfianza hacia los agentes de la ley. Distinas agencias de policía en todo el país ha informado que el discurso migratorio de Trump ha tenido como consecuencia que los inmigrantes denuncien menos delitos, incluidas agresiones sexuales.
 
Aunque algunos especialistas dicen que Estados Unidos vive hoy el momento más turbulento para las relaciones raciales desde el 11 de septiembre de 2001, cuando se experimentó un aumento sin precedentes de la retórica antimusulmana y de los incidentes de odio, probablemente no seremos capaces de comprender el verdadero alcance del problema debido a la falta de datos públicos fiables.

La experiencia del odio es traumática

El odio varía en intensidad y puede ir desde los insultos hasta el asalto, pero todos los incidentes parecen tener algo en común: han llevado a nuestros lectores a sentirse asustados, intimidados o deprimidos. Algunos dicen que ya no se sienten bienvenidos en los Estados Unidos. "Es desagradable y te desmoraliza, te causa un trauma psicológico", nos contó una cajera a la que un hombre preguntó si era "ilegal".
 

"Lo único que puedo decir es que en ese momento te sientes como un ser despreciable e inútil con el deseo de desaparecer del planeta por unos minutos", dijo un hombre al que otro le dijo: "Vuelve a tu país".

"No sabía cómo responder", nos contó Julio, quien, junto con sus dos hijos jóvenes, fue objeto de bromas racistas en una tienda de donuts de Dallas a principios de este mes. "Ahora me siento humillado. No sé qué decirle a mis hijos. No puedo hacer nada".
 
En enero, Maycon Martínez Cruz, un beneficiario de DACA de origen mexicano, fue atacado en el metro de la ciudad de Nueva York mientras regresaba a su casa de un turno en un restaurante del sur de Manhattan: "Si pudiera, dejaría Estados Unidos hoy, pero no tengo dónde ir", nos dijo el joven tres meses después. "Cuando te discriminan, algo cambia en ti".



En fotos: Incidentes de acoso y crímenes de odio tras la elección de Donald Trump

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Incidentes de Odio
Publicidad