null: nullpx
Estafa y Fraude

De sobreviviente de un tiroteo a defraudador de $6 millones: la caída del rabino Yisroel Goldstein

Esta semana se derrumbó la imagen del líder religioso judío que ganó una gran simpatía por ser víctima de un crimen de odio en una sinagoga de California. Confesó que por años dirigió un complejo esquema fraudulento que recibía donaciones y regresaba el 90% de cada suma a los contribuyentes.
15 Jul 2020 – 08:47 PM EDT
Comparte
El rabino Yisroel Goldstein en un evento con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca en mayo de 2019. Crédito: Chip Somodevilla/Getty Images

Las manos heridas del rabino Yisroel Goldstein se volvieron un símbolo de la lucha contra el antisemitismo. En 2019, las balas de un rifle le mutilaron parte de sus dedos mientras daba un sermón en una sinagoga de San Diego, California. Una mujer lo protegió con su cuerpo y fue la única víctima del tiroteo.

Goldstein siguió hablando sobre este crimen de odio incluso cuando lo llevaban al hospital aquella tarde. Al salir del centro médico ganó una gran simpatía y llegó a reunirse con el presidente Donald Trump.

Ahora se sabe que este líder religioso estaba envuelto en serios problemas con la justicia. Cuando trataron de asesinarlo, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) ya lo tenía bajo la lupa por dirigir un complejo esquema de evasión de impuestos que recibió 6.2 millones de dólares en donaciones falsas.

A lo largo de ocho años, al menos 20 contribuyentes le entregaron jugosos donativos a sus organizaciones benéficas, pero el rabino les regresaba el 90% de cada suma y él se quedaba con el resto (10%). Así dedujeron impuestos ilegalmente. Los comprobantes por la ayuda económica que jamás se quedó en la congregación tenía esta frase: “Juntos podemos hacer milagros”. Era un simulacro.

Los fiscales creen que Goldstein, de 58 años, se quedó con una tajada de más de medio millón de dólares y por ello el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) perdió 1.5 millones de dólares.

El rabino y cinco presuntos cómplices se declararon culpables este martes por cargos de fraude en una corte federal de San Diego.

Cargando Video...
El atacante de la sinagoga en San Diego se inspiró en la masacre en Nueva Zelanda

“No podemos mirar hacia otro lado”

Los fiscales aseguran que el dirigente judío estaba al tanto de la investigación federal cuando ocurrió el tiroteo en la sinagoga de Poway el 27 de abril de 2019. Agentes del FBI y del IRS registraron su casa en octubre de 2018 y poco después él aceptó cooperar con las autoridades.

En su acuerdo de culpabilidad, Goldstein concede entregarle al gobierno federal un millón de dólares y pagarle otros $2.5 millones como restitución.

“Este caso nos ha traído a todos mucha angustia por el ataque a la sinagoga de Poway", dijo el fiscal federal Robert Brewer en un comunicado. "Pero cualesquiera que sean las circunstancias personales o la estatura de un acusado en la comunidad, siempre buscaremos justicia, ante todo”, agregó.

“No podemos -y no lo haremos- poner una conducta criminal grave bajo la alfombra. No podemos mirar hacia otro lado porque un delincuente se ha convertido de pronto en víctima de un crimen”, subrayó.

Sus cinco presuntos cómplices ya se han declarado culpables, admitiendo que hicieron deducciones falsas en sus reportes fiscales y que invitaron a otros para que sacaran ventaja del fraude. Uno de los acusados, Bruce Baker, confesó que hizo donativos millonarios ilegales desde la década de 1980.


El FBI detectó varios otros métodos para evadir impuestos. Por ejemplo, a finales de 2017, el rabino trató de ocultar la fuente de donativos deshonestos, comprando varias monedas de oro por un valor de un millón de dólares, las cuales entregó a quien le había dado el dinero.


Además, permitió que una persona ocultara más de 700,000 dólares usando la cuenta bancaria de la organización religiosa. Su ganancia fue el 10% del total, es decir, más de 70,000 dólares.

“No hay duda de que el rabino Goldstein fue víctima de un atroz crimen de odio (…) pero esto no es una excusa”, concluyó el fiscal Brewer.

Si es encontrado culpable, Goldstein podría ser condenado a cinco años de prisión. Pero los otros cinco sospechosos enfrentarían sentencias más duras, de hasta 43 añostras las rejas.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés