Huracán Florence

¿Qué es una marejada ciclónica y por qué es tan destructiva?

En dos huracanes anteriores hubo marejadas ciclónicas superdestructivas que hicieron trizas poblaciones enteras. Una llegó hasta 30 millas tierra adentro y se llevó todo por delante. Te explicamos cómo se forma y porqué es tan peligrosa.
13 Sep 2018 – 1:41 PM EDT

Mucho se habla de la marejada ciclónica desde que se anunció la llegada del huracán Florence a las costas de las Carolinas.

Pero, ¿de qué se trata ese fenómeno y cómo se produce?

El Centro Nacional de Huracanes ( NHC, por sus siglas en inglés) explica que la marejada ciclónica es un aumento anormal del agua por encima de la marea pronosticada. Este cambio se produce principalmente por los fuertes vientos de un huracán o una tormenta tropical.

El viento del huracán revuelve la superficie oceánica y produce una circulación vertical de agua mientras que en aguas profundas no se produce perturbación.

Pero la amenaza llega cuando el huracán toca aguas poco profundas. Cerca de la costa esa circulación vertical de agua ya no puede ser 'absorvida' por las aguas profundas porque ya no tiene suficiente profundidad para descender. Entonces el agua penetra con fuerza tierra adentro.

El peligro reside además en que la marejada ciclónica puede penetrar muchas millas tierra adentro.

Durante el Huracán Ike, en 2008, detallan desde NHC, la marejada ciclónica se movió casi 30 millas tierra adentro en algunas localidades en el sureste de Texas y el suroeste de Louisiana.


En general, la marejada ciclónica ocurre cuando los vientos soplan en dirección a la costa.

Otro factor que vuelve la marejada ciclónica más peligrosa es el aumento de los niveles de los ríos. Muchas veces las lluvias fuertes que llegan antes del huracán hacen crecer los ríos tierra adentro que terminan por elevar el nivel de agua dulce en su desagüe en las costas. Esto no hace más que empeorar el fenómeno.

La mareajada ciclónica más alta tiende a ocurrir cerca del “radio de vientos máximos” o donde ocurren los vientos más fuertes del huracán.

Los últimos ejemplos de marejadas ciclónicas destructivas:

El huracán Katrina (2005), categoría 3 al tocar tierra en Louisiana, produjo daños catastróficos con una marejada ciclónica de 28 pies.


El Huracán Ike (2008), categoría 2 al tocar tierra en Texas, también produjo daños catastróficos con una marejada ciclónica de 20 pies.


Por otra parte, el fenómeno llamado marea de tormenta es la combinación de la marejada ciclónica y la marea.

Como ejemplo para diferenciar los dos fenómenos, la Universidad Internacional de Florida, FIU explica: una marejada ciclónica tiene 15 pies de altura mientras que la marea está 2 pies por encima del nivel promedio del mar, se dice que hay una marea de tormenta de 17 pies.

“Prepárense en la costa este": así se ve el ojo del poderoso huracán Florence desde el espacio (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad