null: nullpx
Armas

Atacante sospechoso de Walmart en El Paso es acusado por crímenes de odio

Patrick Wood Crusius, de 21 años, podría enfrentar la pena de muerte o cadena perpetua de ser hallado culpable de la masacre de 22 personas. Un Gran Jurado dice que la matanza sucedió después de una planificación ‘sustancial y (con) premeditación’
7 Feb 2020 – 04:35 AM EST
Comparte
Cargando Video...

Patrick Wood Crusius, el hombre acusado de haber matado a 22 personas en un Walmart de El Paso, Texas y herir a docenas m ás el 3 de agosto de 2019, en un ataque dirigido contra mexicanos, fue acusado formalmente de 90 cargos federales, 22 de ellos por delitos de odio racial.

Fiscales de EEUU anunciaron oficialmente la presentación de 90 cargos bajo las leyes federes de crímenes de odio y armas de fuego contra Crusius, de 21 años, quien había escrito un manifiesto donde indicó que “este ataque es una respuesta a la invasión hispana de Texas”.

De ser hallado culpable, Crusius podrá recibir la pena de muerte o cadena perpetua. El fiscal general de EEUU, William Barr, es quien decidirá si solicita la pena de muerte, dijeron las autoridades.

En una conferencia de prensa en El Paso, Texas, fiscales anunciaron oficialmente 90 cargos federales, 22 de ellos sustentados bajo las leyes federes de crímenes de odio y armas de fuego.

Crusius ya enfrenta una posible sentencia de muerte si es declarado culpable por cargos de asesinato capital estatales, los cuales le fueron presentados previamente en Texas.

“Apoyamos la acusación de la Oficina del Fiscal de EEUU como una forma más de responsabilizar al atacante”, dijo el fiscal de distrito del condado de El Paso, Jaime Esparza, a ABC-7 en un comunicado. “Esta oficina cooperará plenamente con la Oficina del Fiscal de EEUU en el enjuiciamiento de los cargos federales anunciados hoy”.

Durante un ajetreado día de compras de regreso a la escuela, el 3 de agosto, el sospechoso del tiroteo dijo en un manifiesto que el ataque tenía como objetivo asustar a los hispanos para que abandonen Estados Unidos.

La matanza ocurrió en momentos que autoridades del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) y la administración del presidente Donald Trump trataba de controlar el ingreso ilegal de migrantes en la frontera entre EEUU y México.

El Paso fue el epicentro de la afluencia de emigrantes que venían huyendo de la pobreza y la violencia en sus países, particularmente Guatemala, El Salvador y Honduras.

Sin embargo, aquel 3 de agosto, ocho ciudadanos mexicanos estuvieron entre las víctimas del ataque en la tienda Walmart, un centro comercial que es popular entre los compradores de la cercana Ciudad Juárez, Chihuahua, justo al otro lado del Río Grande desde El Paso.

David Lane, un abogado con sede en Colorado que representa a Crusius en el caso federal, dijo el jueves que aún no había visto la acusación pero que espera que los fiscales federales no busquen la ejecución de su cliente.

“Parte de la evolución de nuestra sociedad implica comprender que la justicia no es sinónimo de venganza, porque la venganza ignora la humanidad esencial en todos nosotros y nos brutaliza a todos”, dijo Lane. “Parte de mi trabajo aquí es convencer al Departamento de Justicia de que no son el departamento de venganza”.

En la introducción de la presentación de cargos ante el juez David Guadarrama, de la Corte de Federal Distrito para el Distrito Oeste de Texas, en la División de El Paso, se reseña que alrededor del 19 de junio de 2019, el acusado Patrick Wood Crusius usó Internet para comprar un rifle semiautomático GP WASR-10 con el número de serie A1-65552-18, un arma de fuego de fabricación rumana que es una variante del rifle de asalto AK-47 rifle.

“También alrededor del 19 de junio de 2019, el demandado Patrick Wood Crusius usó Internet para comprar 1,000 rondas de munición de punta hueca de 7.62 x 39 milímetros” y que, en algún momento, antes del 3 de agosto de 2019 redactó un documento con el título “La verdad incómoda”.

El documento comienza diciendo: “Este ataque es una respuesta a la invasión hispana de Texas. Ellos son los instigadores, no yo. Yo simplemente estoy defendiendo a mi país del reemplazo cultural y étnico provocado por la invasión”.

Cargando Video...
Departamento de Justicia formula 90 cargos criminales contra el presunto autor del tiroteo en un Walmart en El Paso

Cronología de los hechos y la acusación

La acusación firmada por los fiscales federales John F. Bash y Eric S. Dreiband, abogado asistentes en la División General de Derechos Civiles revela que el 3 de agosto, el joven condujo un vehículo durante 10 horas, la noche desde la casa de sus abuelos, en Allen, Texas, hasta la tienda Walmart Supercenter ubicada en 7101 Gateway West Boulevard en El Paso, Texas, llevando consigo el rifle semiautomático GP WASR-10 y la munición de punta hueca de 7,62 x 39 milímetros que había comprado previamente.

Ese mismo día, el acusado subió a internet el documento que había redactado titulado “La verdad incómoda”. Posteriormente llevó a cabo el ataque, masacrando a 22 personas e hirió a muchos más. Citó como inspiración, un tiroteo masivo en Christchurch, Nueva Zelanda, donde un pistolero mató a decenas de residentes musulmanes de ese país.

El gran jurado federal que acusó a Crusius descubrió que sus presuntos crímenes se produjeron “después de una planificación sustancial y `(con) premeditación”.

Tras la matanza de agosto, Crusius se entregó a la policía después del ataque en la concurrida tienda Cielo Vista Walmart, diciendo: "Soy el atacante", y admitió que estaba apuntando a mexicanos.

La acusación federal es posterior a la acusación estatal contra Crusius, quien se declaró inocente por un cargo de asesinato capital, a fines del año pasado. El presunto pistolero ha estado recluido sin fianza desde el tiroteo y aislado de otros prisioneros, bajo vigilancia suicida en la cárcel del centro de El Paso, Texas.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés