null: nullpx
Policía

“No español”, ni canales hispanos de “mujeres con poca ropa”: reglas de la policía de Los Ángeles, según una demanda

Una demanda interpuesta por un sargento de la Policía de Los Ángeles afirma que sus superiores le prohibieron hablar en español con periodistas de Univision y otros canales hispanos.
25 Mar 2021 – 04:27 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

En agosto de 2016, cuando el cantante mexicano Juan Gabriel murió en su condominio de California, el sargento Frank Preciado, vocero de la Policía de Los Ángeles (LAPD), dio detalles en español sobre el incidente. Unas semanas después dejó de dar entrevistas a los medios hispanos.

Preciado, quien lleva 24 años en la corporación, explica en una declaración jurada qué fue lo que pasó: sus superiores ordenaron en 2017 apagar los televisores destinados para canales hispanos en la oficina de medios del LAPD y establecieron una regla de “no español” que le impidió hablar con reporteros que le pedían entrevistas en ese idioma. Sus quejas, dice, generaron represalias que afectaron su salud.

Este oficial presentó en 2019 una demanda por discriminación, represalias y acoso en contra de la Ciudad de Los Ángeles. Hace unos días un juez de la Corte Superior del condado dio luz verde para que su proceso continúe, rechazando una moción de la fiscalía local que pedía desestimar el caso.

“Esperamos llevar el caso a juicio y exponer la orden errónea de ‘solo inglés’ en la oficina de prensa de la Policía y cómo impidió en gran medida al sargento Preciado llevar a cabo muchas de sus funciones que le exigen hablar español”, dijo su abogado Douglas Winter a Univision Noticias.

La página del LAPD indica que Preciado es uno de sus portavoces. Pero él alega que tras su demanda ha sufrido de sobrecarga laboral innecesaria, lo removieron un tiempo de sus obligaciones, le quitaron el vehículo policial que manejó 10 años y lo estaban investigando por una supuesta queja de mala conducta.

“El 15 de junio de 2020, el sargento Barry Montgomery se me acercó y me dijo que alguien le informó que uno de mis oficiales parecía tener un dispositivo de grabación en su escritorio (…) Más tarde ese día vinieron a verme tres investigadores. Dijeron que fueron enviados por el jefe de la Policía y que yo solo era un testigo, y un día después me avisaron que ahora era el acusado”, declaró Preciado.

La Policía de Los Ángeles respondió que no comenta sobre litigios pendientes.

“Estamos en EEUU y hablamos inglés”

Según el relato de Preciado, todo dio un giro en su trabajo cuando su jefe Josh Rubenstein, director de la oficina de prensa del LAPD, ordenó en una reunión el 14 de marzo de 2017 que apagaran los cuatro televisores que transmitían las estaciones hispanas Univision 34, Telemundo 52, Estrella TV y Canal 22.

Esta fue su explicación: “porque había programas que mostraban a algunas mujeres que podrían estar con poca ropa”.

El sargento afirma que cuando le dijo a Rubenstein que no ver noticieros en español limitaría su desempeño, este le respondió que “las cadenas en español ‘no agregan valor’ y solo copian las noticias que transmiten las cadenas en inglés”.

Durante las siguientes semanas, los cuatro televisores para canales hispanos estuvieron apagados todo el día, de acuerdo con la demanda.

Preciado asegura que sus jefes impusieron una regla de “no español” el 4 de octubre de 2017.

Esa vez, relató, uno de sus superiores, la capitana Patricia Sandoval, le comentó: “estamos en Estados Unidos y hablamos inglés”.

“Entendí que su pedido de ‘no español’ era una orden y sentí que era un ataque directo hacia mí como hablante de español y persona de etnia hispana”, describe Preciado.

Este oficial, quien ingresó al LAPD en 1997, alega que rechazó en esa época decenas de entrevistas de reporteros hispanos y no participó en conferencias de prensa. En ocasiones, cuando le llamaban periodistas que le hablaban en español se alejaba para que no lo escucharan sus jefes.

“Desde mi tiempo en la División de Relaciones con los Medios he estado sufriendo migrañas severas, insomnio y ansiedad provocados por el estrés”, afirma el sargento. “Como resultado, mi carrera y planes de jubilación se han visto irreparablemente afectados por el trato discriminatorio y de represalia que sufrí”, agregó.

La mitad de los agentes del LAPD son hispanos, similar a la distribución demográfica de Los Ángeles. Los oficiales que hablan español reciben un pago extra. Los voceros que atienden a la prensa latina son resultado de los pedidos que por años hicieron reporteros de Univision, Telemundo y otros medios.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés