null: nullpx
Economía

La economía de EEUU se hunde a un récord histórico: casi 33% anual

Con un desplome del 9.5% en el segundo trimestre de 2020, el Producto Interno Bruto anual cae en un histórico 32.9% por la parálisis que impuso el coronavirus. Es el peor registro en los casi 80 años de presentación de datos oficiales y refleja la caída en el consumo impactado por la pandemia.
30 Jul 2020 – 08:37 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

La economía de Estados Unidos registró una contracción del 9.5% entre abril y junio de este año, según datos publicados este jueves por el Buró de Análisis Económico del Departamento de Comercio, que se encarga de recabar las cifras sobre el comportamiento económico.

De esta manera, la contracción anualizada del Producto Interno Bruto (PIB) impactado por la crisis del coronavirus queda en 32.9%, la mayor cifra desde que hace ocho décadas empezó a llevarse este tipo de registros.

Las únicas comparaciones posibles a un desplome semejante en la historia moderna de Estados Unidos se produjeron durante la Gran Depresión y la desmovilización después de la Segunda Guerra Mundial, que ocurrieron antes de que se llevaran las estadísticas económicas modernas.

A diferencia de las recesiones pasadas, esta fue el resultado de una decisión consciente de suspender la actividad económica para frenar la propagación del virus. El Congreso en Washington DC ha inyectado billones de dólares en la economía para mantener a los hogares y las empresas y parece que funciona, sin embargo, el nuevo repunte de casos en las últimas semanas ha vuelto a limitar la actividad económica y la vuelta a los cierres y las limitaciones.

El enorme desplome en el gasto de los consumidores se debe sobre todo a que las personas permanecieron en casa y evitaron salir de compras, viajar o reunirse en grandes multitudes a medida que aumentaba la propagación del virus, lo cual provocó semejante contracción de la economía.

Como evidencia del retiro de los consumidores del mercado, los precios para compras minoristas, un indicador clave de la inflación, cayeron un 1.5%, comparado con un incremento del 1.4% que se registró en el primer trimestre del año.

El ingreso personal aumentó, en gran medida por los subsidios directos puestos en marcha por el gobierno para paliar la pérdida de ingresos debido a la pérdida de empleos, aunque el futuro de esos subsidios es incierto a partir de ahora y lo más probable es que se reduzcan en un tercio.

Solicitudes de desempleo siguen en alza

Este jueves también se dio a conocer el reporte semanal con el número de estadounidenses que solicitaron beneficios de desempleo la pasada semana: 1,434,000, según las cifras publicadas por el Departamento de Trabajo.

Es la decimonovena semana consecutiva en que las solicitudes superan el millón. Economistas encuestados por Dow Jones habían anticipado que la cifra aumentaría a 1.45 millones y aunque se mantuvo muy ligeramente por debajo, la pasada fue la segunda semana consecutiva en que las solicitudes iniciales aumentaron, tras 15 semanas a la baja; una muestra de que la pandemia del coronavirus continúa pasando factura seriamente a la economía del país.

El aumento de casos de coronavirus en la mayoría de los estados, el hecho de que más negocios hayan tenido que volver a cerrar, y la reducción de los subsidios por desempleo por parte del Senado auguran que la economía podría empeorar en los próximos meses.

Según reseña la agencia de noticias AP, los analistas advierten que el panorama podría oscurecerse aún más en caso de que el Congreso no logre promulgar la suficiente ayuda financiera para reemplazar el apoyo federal de 600 dólares semanales en subsidios por desempleo, que está por expirar, o proporcione ayuda suficiente para los negocios y los gobiernos estatales y locales. Los senadores republicanos presentaron el lunes una propuesta de 1 billón de dólares que está muy por debajo de la medida de 3 billones de dólares que ha aprobado la Cámara de Representantes, dejando un enorme hueco que conciliar entre ambas facciones a medida que comienzan a agotarse algunos elementos de los programas de ayuda de emergencia que el Congreso había otorgado anteriormente.

Reportes recientes pintan un panorama cauteloso sobre la economía, en el que todavía habrá más de un millón de solicitudes semanales de subsidios por desempleo y la confianza del consumidor caerá marcadamente, en particular en estados como Michigan, Florida, Texas y California, donde se han registrado notables repuntes de casos confirmados del coronavirus.

El gobierno del presidente Donald Trump espera que la economía tendrá una recuperación drástica en forma de “V”, en la que el desplome del trimestre pasado dé paso a una recuperación impresionante en el periodo actual, una deseada dosis de buenas noticias que serían reportadas a finales de octubre, a pocos días de las elecciones presidenciales.

Sin embargo, muchos observadores del comportamiento económico tienen una visión completamente opuesta. Haciendo énfasis en que la economía no puede recuperarse por completo hasta que la pandemia haya quedado derrotada o haya una vacuna disponible, visualizan un escenario en forma de “W” en el que a la recuperación en el trimestre actual le siga un periodo sostenido de crecimiento tenue o incluso una recesión.


Los 20 peores estados para estar desempleado en EEUU durante la pandemia

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés