null: nullpx
Primarias Demócratas

La dinastía Kennedy pierde por primera vez en ocho décadas en Massachusetts frente a un veterano senador del ala progresista

El veterano senador Ed Markey se impuso con claridad ante el representante Joe Kennedy III en Massahusetts, un estado en donde la dinastía Kennedy mantuvo el dominio político durante casi 80 años.
2 Sep 2020 – 04:47 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Ocho décadas de victorias electorales de la dinastía Kennedy en Massachusetts llegaron a su fin este martes, cuando un veterano senador apoyado por el ala progresista del Partido Demócrata rompió la racha familiar y se alzó con el triunfo en las primarias.

Tras una acalorada batalla electoral, el senador Ed Markey se impuso con claridad ante el representante Joe Kennedy III, de 39 años, nieto del difunto senador y fiscal general Robert F. Kennedy y sobrino nieto del difunto presidente John F. Kennedy.

Tampoco se trataba de una pelea fácil. Markey, de 74 años, era un duro contrincante y con casi medio siglo en la política estadounidense jamás había perdido una elección, un récord que ratificó este martes. El senador contó con el apoyo de dos de las caras más visibles del ala progresista del partido: la representante Alexandria Ocasio-Cortez y la senadora Elizabeth Warren.

Pero desde el principio el joven Kennedy encabezaba las encuestas, lanzando una campaña centrada en la justicia social y económica, al tiempo que ofrecía un cambio generacional frente su competidor.

Así, arrancaba con buenas credenciales para afrontar la pelea. Se trataba de una estrella en ascenso dentro del partido demócrata, con el encanto personal y el aspecto de la mayoría de sus parientes, estudioso en su acercamiento a la política y cálidamente convencional en su vida privada, según lo describe el sitio Politico.

Dos horas después de que se cerraron las urnas electorales en Massachussets, los números le estallaban en la cara: su contrincante sacaba 55.5% de los votos escrutados y él llegaba a su techo del 45.5%.


Ante sus seguidores, reunidos en su local en Watertown, un visiblemente acongojado Joe Kennedy admitió su derrota ante Markey. "Hace unos momentos llamé al senador Markey para felicitarlo y prometerle mi apoyo a él y a su campaña en los próximos meses", dijo.

"El senador es un buen hombre. Nunca me han oído decir lo contrario", agregó en su discurso el joven político, que creció en un un área de clase media de Cambridge, bajo el cobijo de su madre Sheila Rauch, divorciada a mediados de los 90' del exrepresentante Joseph Kennedy II.


El joven Kennedy admitió la rudeza de la campaña: "Fue difícil a veces entre nosotros. Las buenas elecciones a menudo se calientan".

Un hora más tarde, en su ciudad natal de Malden, Markey agradeció a Kennedy y también señaló que su carrera había "sido feroz a veces pero alimentada por un compromiso compartido con la gente de este gran estado".


"El movimiento progresista sabe cómo luchar. No nos rendiremos", clamó el veterano político que ha servido en el Congreso durante cuatro décadas, calzado con unas zapatillas Nike Air Revolutions, que se convirtieron en su sello de campaña y con las que le ganó la carrera a su rival, arrebatándole los votantes millenials. "La victoria de esta noche es un tributo a esos jóvenes", dijo un fulgurante Markey.

Fue la única, pero importante victoria electoral en la jornada para un candidato del ala progresista. Por su parte, el representante Richard E. Neal, presidente del Comité de Medios y Arbitrios y decano de la delegación de la Cámara de Representantes de Massachusetts, venció fácilmente a Alex Morse, un liberal que ejerce como alcalde de Holyoke.

En el área de Boston, el veterano representante Stephen Lynch derrotó al médico Robbie Goldstein.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés