null: nullpx
Elecciones 2016

El temor que genera que Stephen Bannon vaya a estar en la Casa Blanca

Grupos de derechos civiles alzan su voz contra la designación de un hombre al que acusan de ser un extremista como una de las personas que acompañará más de cerca al presidente electo en la Casa Blanca.
14 Nov 2016 – 5:19 PM EST

En su primera entrevista como presidente electo, Donald Trump intentó enviar el domingo un mensaje más conciliador al país. Suavizó el tono rabioso que lo llevó a ganar los comicios. Ante las denuncias de acoso contra latinos y musulmanes que se multiplicaron después de su victoria, hizo un llamado a que esos actos “paren” de inmediato.

A su vez, nombró a Reince Priebus, un político republicano prominente, como su jefe de gabinete. Fue una decisión alabada por muchas figuras del Partido Republicano, quienes vieron con buenos ojos la elección de una cara conocida en Washington para servir de puente entre el tempestuoso Trump y el Congreso, donde los republicanos retuvieron la mayoría en las dos cámaras.


Stephen Bannon, el jefe de estrategia política de Trump con conexiones a supremacistas blancos

Loading
Cargando galería

Pero la designación ese mismo día de Stephen Bannon como consejero principal de Trump envió un mensaje contradictorio. La presencia de una figura tan incendiaria en la Casa Blanca puede generar rispideces entre dos estilos de gobierno contrapuestos, según analistas consultados por Univision Noticias.

“En cierta medida, creo que habrá una batalla dentro de la Casa Blanca entre las fuerzas del establishment, que quieren empujar a Trump hacia una presidencia convencional, y las fuerzas populistas que quieren que Trump gobierne de la misma manera que hizo campaña, como un candidato no convencional”, consideró David Cohen, un analista político de la University of Akron experto en el manejo de la Casa Blanca.

Su nombramiento también alarmó a activistas y grupos de derechos civiles, quienes acusaron al presidente electo de abrir las puertas de la Casa Blanca a un extremista que profundizará las heridas en un país dividido por la elección del magnate neoyorquino.

Bannon (62), un ex oficial naval, banquero y productor de Hollywood, tomó las riendas de la turbulenta campaña de Trump en agosto. Desde ese entonces, lo acompañó en las sombras hasta su victoria inesperada en noviembre.

Es conocido por ser presidente de Breitbart News , un sitio web considerado como el brazo mediático de la Alt-Right, o derecha alternativa, un movimiento difuso y voluble de internautas ultranacionalistas que, según algunos expertos, encarnan la nueva generación de supremacistas blancos.

Los títulos de algunas notas recientes del medio son un reflejo del tono incendiario que convirtió a Bannon, un hombre que no había trabajado previamente en política, en un referente entre los que ven al Partido Republicano como demasiado moderado:

“Un inmigrante ilegal que ya había sido deportado una vez fue visto en cámara destruyendo un cartel de Trump durante ‘su trabajo’”.

“Abuela que fue violentamente violada por un inmigrante en el lecho de muerte”.

“Inmigrantes ilegales que se anotaron para la amnistía ejecutiva de Obama podrían ser los primeros en ser deportados”.


Los titulares más intolerantes y agresivos de Breitbart

Loading
Cargando galería

“Breitbart News genera tráfico con historias misóginas y racistas contra las mujeres, personas de color e inmigrantes”, afirmó el Consejo de Relaciones Islámico-Americanas (CAIR), una organización que defiende los derechos de los musulmanes. Según CAIR, el nombramiento de Bannon envía un mensaje “alarmante”: que las teorías conspirativas antimusulmanas y la ideologías nacionalistas blancas serán “bienvenidas en la Casa Blanca”.

“En su discurso de victoria, Trump prometió ser el presidente de ‘todos los estadounidenses’”, apuntó Richard Cohen, presidente del Southern Poverty Law Center President, que monitorea grupos extremistas en el país. “El nombramiento de alguien como Bannon, que tendrá el oído del presidente electo todos los días, es una burla a esta promesa”.

Varios políticos –principalmente demócratas- se unieron al coro de voces contra la decisión de Trump. Pero hubo también algunos republicanos que alzaron su voz en las redes sociales, en su mayoría figuras que se abstuvieron de respaldar al magnate durante la campaña electoral. Es el caso de John Weaver, un estratega que lideró la campaña presidencial del gobernador de Ohio, John Kasich, un político crítico de Trump.

"La extrema derecha fascista y racista está representada a pasos de la Oficina Oval. Sean muy vigilantes, Estados Unidos”, escribió Weaver en Twitter.

La presencia de Bannon en la órbita presidencial también amenaza con exacerbar las pasiones en un país dividido, donde opositores de Trump se han lanzado a las calles de ciudades como Nueva York, Portland y Miami a protestar contra la elección de un presidente al que acusan de ser racista y xenófobo.

La reacción del equipo de Trump

Kellyanne Conway, jefa de campaña de Trump, dijo sentirse “ofendida” por las acusaciones de que Bannon tiene vínculos con la extrema derecha. Conway aseguró que si ese hubiera sido el caso, ella no habría estado involucrada en la campaña del republicano.

“Trabajé muy de cerca con Steve Bannon. Él fue el general de esta campaña. Y francamente, las personas deberían ver su currículo completo”, afirmó este lunes a los reporteros en la Torre Trump de Nueva York. “Tiene un título de administración de empresa de Harvard. Es un oficial naval. Tiene éxito en el mundo del entretenimiento. No sé si lo saben. Y fue un socio gerente en Goldman Sachs”.

Supremacistas blancos como David Duke han celebrado la designación de Bannon. Creen que él será la persona apropiada para asegurarse de que Trump cumpla con sus promesas de campaña más incendiarias.

“Creo que cualquiera que ayude a completar el programa y las políticas que el presidente electo Trump desarrolló durante su campaña es algo muy bueno, claramente”, dijo Duke, un exlíder del Ku Klux Klan, a CNN.


Qué significan los dos primeros nombramientos del presidente Trump

No está claro aún si Stephen Bannon y Reince Priebus tendrán un nivel de poder similar dentro de la Casa Blanca. Pero como estratega jefe y consejero del presidente electo, Bannon tendrá “una enorme influencia”, dijo a Univision Noticias el analista David Cohen. “Básicamente, estará a cargo de la agenda política a corto y largo plazo de la Casa Blanca de Trump. Y tendrá el oído de Trump en todos los asuntos de peso político”.

En el pasado, figuras prominentes como Karl Rove ocuparon este puesto durante el gobierno del republicano George W. Bush, o Valerie Jarrett en el gobierno del demócrata Barack Obama. “Son, por lo general, figuras destacadas que tienen una relación estrecha con el presidente”, explicó el analista político.

Trump, un hombre que dice valorar la lealtad ante todo, nombró a Bannon como su principal jefe de campaña en un momento en que su popularidad caía en las encuestas. Era la tercera persona en pasar por este puesto.

Según Cohen, los dos seguramente desarrollaron una relación “muy estrecha” durante la contienda electoral, por eso Trump decidió premiarlo con la designación de consejero.

Pero tener tan cerca de la Oficina Oval a una persona acusada de antisemitismo y racismo será una “distracción” enorme para una Casa Blanca que inaugura sus primeros días sumida en la incertidumbre.

Más contenido de tu interés