null: nullpx
Elecciones 2016

Reince Priebus, la mano derecha de Trump en la Casa Blanca

El presidente del Comité Nacional Republicano será el jefe de gabinete del presidente electo. La figura más moderada de Priebus contrasta con la de Steve Bannon, quien fue nombrado este domingo como consejero principal de Trump y tiene vínculos con la derecha alternativa.
13 Nov 2016 – 5:31 PM EST

Fue uno de los defensores más cercanos de Donald Trump durante la turbulenta campaña electoral y hoy será su mano derecha en la Casa Blanca.

Reince Priebus, presidente del Comité Nacional Republicano, será el jefe de gabinete del presidente electo. Así lo anunció el equipo de transición de Trump en un comunicado enviado a la prensa este domingo.

Stephen Bannon, quien fue jefe de campaña de Trump, fue nombrado como consejero principal del nuevo mandatario, quien tomará posesión de su cargo el 20 de enero.

“Estoy muy agradecido al presidente electo por esta oportunidad de servirlo a él y a esta nación mientras trabajamos para crear una economía que funcione para todos, reforzamos la frontera, derogamos y reemplazamos Obamacare y destruimos el terrorismo islámico radical” dijo Priebus en el comunicado.

Priebus, de 44 años, es una cara conocida en Washington. Su experiencia y buena relación con figuras republicanas lo ayudará a limar las asperezas entre Trump, un hombre de negocios sin experiencia política, y el Partido Republicano, con el que se enfrentó varias veces a lo largo de la campaña.

El jefe de gabinete se ocupa de seleccionar y supervisar al personal clave de la Casa Blanca, manejar la agenda diaria del presidente y determinar quién tiene acceso a él.

Priebus es presidente del Comité Nacional Republicano desde 2011. Fue también presidente del Partido Republicano de Wisconsin, donde ayudó al actual presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y al gobernador de ese estado, Scott Walker, a ganar sus respectivas carreras electorales.

Pese a los altibajos de la campaña electoral, Priebus nunca dejó de ser leal a Trump, incluso en sus peores momentos. En octubre, cuando se conoció el video de 2005 en el que el magnate se jactaba de acosar a las mujeres, una ola de figuras del Partido Republicano retiraron su apoyo al magnate. Priebus, en cambio, lo regañó fuertemente pero remarcó que seguía de su lado.

"Quiero dejar muy claro que el RCN (sigla en inglés del comité) está en coordinación total con la campaña de Trump y que tenemos una gran relación con ellos", dijo en su momento.


Bannon, un extremista en la Casa Blanca

Fiel a su estilo poco convencional, Trump se rodeó en su campaña de algunas figuras populares en Washington como Priebus, pero también de personas ajenas a las altas esferas de la política. Es una particularidad que parece querer replicar en la Casa Blanca.

Stephen Bannon, quien será el consejero del nuevo mandatario, es el ejemplo más visible de ello. El presidente de Breitbart, una publicación online ultraconservadora y panfletaria, fue elegido por Trump como su tercer jefe de campaña en agosto, en un momento en que el magnate buscaba reflotar su candidatura.

Bannon, quien también fue un oficial naval y trabajó en el banco Goldman Sachs, no tenía experiencia en política. Pero era un fiel partidario de Trump y de su estilo más belicoso e irreverente.

Los nombramientos de Bannon y Priebus en altos cargos del gobierno abren la interrogante de cómo será el equilibrio de fuerzas entre dos personas que trabajaron codo a codo con Trump pero con estilos muy diferentes. Al menos durante la campaña, fue una estrategia que ellos dicen que funcionó bien.

“Quiero agradecer al presidente electo Trump por la oportunidad de trabajar con Reince en manejar la agenda del gobierno de Trump”, dijo Bannon en el comunicado enviado por el equipo de transición. “Tuvimos una colaboración muy exitosa en la campaña, una que condujo a la victoria. Colaboraremos de la misma manera para ayudar al presidente electo Trump a lograr su agenda”.

Aunque la elección de Priebus tranquilice a los políticos más tradicionales de Washington, la cercanía de Bannon al poder y al oído de Trump es alarmante para muchos. Su publicación, Breitbart News, es el brazo mediático de un movimiento extremista conocido como Alt-Right, o derecha alternativa.

El director del Centro de Monitoreo del Odio (Hate Monitor Center) de la California State University, Brian Levin, explicó a Univision Noticias en agosto que la Alt-Right es heredera del supremacismo blanco, reempaquetado y presentado con un nuevo nombre más aceptable para las nuevas generaciones que no quieren ser identificadas con el Ku Klux Klan o los neonazis.

En estos momentos, el nombre de Steve Bannon es tendencia en Twitter. El republicano John Weaver, quien fue estratega del gobernador de Ohio John Kasich durante su campaña presidencial, escribió: "La extrema derecha fascista y racista está representada a pasos de la Oficina Oval. Sean muy vigilantes, Estados Unidos”.
La presencia de Bannon en la órbita presidencial también amenaza con exacerbar las pasiones en un país dividido, donde opositores de Trump se han lanzado a las calles de ciudades como Nueva York, Portland y Miami a protestar contra la elección de un presidente al que acusan de ser racista y xenófobo.


Más contenido de tu interés