publicidad
Janet Yellen, presidenta del banco central de Estados Unidos.

La Reserva Federal publica la transcripción de las reuniones del crítico año 2009

La Reserva Federal publica la transcripción de las reuniones del crítico año 2009

“Hay gente que está rompiendo sus alcancías para llegar a fin de mes”, dijo en aquel entonces Janet Yellen.

Janet Yellen, presidenta del banco central de Estados Unidos.
Janet Yellen, presidenta del banco central de Estados Unidos.

Durante la primavera de 2009, Wall Street tocó fondo después del derrumbe que vino tras la quiebra de Lehman Brothers. Y aunque los dirigentes políticos, el presidente Barack Obama entre ellos, hablaban de “brotes verdes” en la economía, la recuperación tardó varios años más en llegar.

Entonces, en el seno del comité del mercado abierto se dieron varios intercambios de opiniones, pero ellos dan cuenta de una Janet Yellen "que entonces estaba al frente de la Fed de San Francisco-- muy pesimista de cara a la coyuntura.

“Otro signo perturbador de lo mal que están las cosas es que hay gente que está rompiendo sus alcancías para llegar a fin de mes”, dijo entonces la actual presidenta del banco central de Estados Unidos.

publicidad

Éste y otros detalles pueden conocerse gracias a que la Fed ha publicado la transcripción de las reuniones celebradas entonces.

La mencionada afirmación de Yellen fue hecha en marzo, cuando el Bank of America y Citigroup estaban siendo rescatados. En riesgo estaba el futuro del conglomerado General Electric, mientras que el mercado inmobiliario no tenía una mejor perspectiva, indica la web del periódico español El País.

La declaración tuvo su sustento en el súbito incremento delas monedas que estaban en circulación: el inventario de las de 25 centavos se elevó más del 50 por ciento.

Mientras las previsiones más optimistas anticipaban una rápida recuperación en forma de “V”, similar a la sucedida tras la Segunda Guerra Mundial, Yellen llegó a afirmar que “su gran miedo” consistía en que la recuperación no fuera siquiera modesta como una “U”, al tiempo que justificó con tres factores su pesimismo: la recesión de naturaleza global junto con la caída de la demanda exterior, la mejoría tímida en las condiciones del crédito y el daño sufrido al interior del patrimonio familiar. Finalmente el tiempo le dio la razón.

Para diciembre, según Yellen, los negocios seguían “traumatizados (…) La incertidumbre es muy alta. Se concentran en asegurar su supervivencia”.

En 2009, añade El País, la mayor economía mundial registró una contracción de 2.8%, con una tasa de desempleo que alcanzó el 10 por ciento y se mantuvo arriba del 9 por ciento hasta el otoño de 2011.

Ya a finales de ese año, aunque el ambiente era un poco más optimista, Yellen no dejaba de sentir preocupación, pese a comenzar a contemplar la posibilidad de la primera subida de tipos de interés para 2012 o antes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad