publicidad

Las cinco claves del debate presidencial republicano

Las cinco claves del debate presidencial republicano

La inmigración, Donald Trump y Hillary Clinton resonaron en el escenario

Las cinco claves del debate presidencial republicano GOP%20debate.jpg

En la recta final de cara al primer caucus de las primarias, el del próximo lunes en Iowa, los aspirantes a la nominación presidencial republicana midieron fuerzas en su séptimo debate.

A continuación las cinco claves de la cita organizada por Fox News en Des Moines.

Puede ver las incidencias del debate aquí.

1. Los cambios de posturas en el tema migratorio

Este segmento del debate fue abordado con dureza por la moderadora Megyn Kelly, quien presentó videos antiguos mostrando cómo algunos precandidatos modificaron su postura sobre la manera en la que se debe resolver el problema de los 11.3 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos.

El primer turno fue del senador por Florida Marco Rubio, de quien revisaron imágenes en las que habló sobre como esbozar un "camino a la ciudadanía" o una "amnistía" para los indocumentados. ¿Has demostrado que no puedes ser confiable en este asunto?", espetó Kelly al concluir los videos.

"Siempre he dicho que este asunto debe ser resuelto. Han estado hablando sobre él por 30 años, y nunca pasa nada", afirmó el congresista. "No vamos a deportar a 12 millones de personas, pero tampoco le vamos a entregar tarjetas de ciudadanía. Habrá un proceso", agregó.

Luego vino el turno del senador por Texas Ted Cruz, a quien se le cuestionó si apoyaba o no la "legalización" de los indocumentados y su participación en la redacción del fallido proyecto de reforma migratoria. Cruz respondió defendiendo las enmiendas que presentó al mismo.

publicidad

"Presenté una serie de enmiendas, cada una diseñada a corregir problemas en el proyecto. El hecho de que cada emienda no arreglara cada problema no significa que apoyara el resto del proyecto", acotó.

El choque Cruz-Rubio

El tema migratorio también enfrentó de manera encendida a Cruz y Rubio.

La disputa estuvo centrada en la amnistía para los indocumentados. Rubio acusó a Cruz de describirse falsamente a sí mismo como el candidato más conservador de todos y de cambiar una y otra vez sus posturas sobre inmigración.

“Esa es la mentira que la campaña de Ted ha armado”, afirmó el senador por Florida.

“A lo largo de esta campaña has estado dispuesto a decir y hacer cualquier cosa con el fin de lograr votos”, aseveró Rubio. Agregó que Cruz durante un tiempo insistió en sacar a los inmigrantes indocumentados de las sombras y que ahora lo que desea es ganarle la batalla retórica a Trump en el tema, trayendo argumentos completamente opuestos.

Pero Cruz rápidamente respondió afirmando que Rubio prometió pelear contra cualquier amnistía y que luego cambió de curso por conveniencia política. “Me gusta Marco, es muy agradable y sopesado”, dijo Cruz antes de acusarlo de estar del lado de quienes defienden buscar vías que favorecen el debate migratorio con el fin de conseguir réditos políticos.

2. Trump, el omnipresente

El empresario se encontraba a varias millas de distancia del escenario del séptimo debate republicano. Pero eso no impidió que la cita arrancara con él.

"Donald Trump optó por no participar de este debate presidencial. ¿Cúal es el mensaje que cree que está enviando a los votantes en Iowa?", fue la primera pregunta de la noche, hecha por Kelly. Fue dirigida a Cruz, quien no esquivó la interrogante y decidió responderla con humor.

"Déjenme decirles que soy un maniático, y que todos en este escenario son estúpidos, gordos y feos. Y Ben, eres un cirujano terrible", bromeó. Luego, un poco más serio, agradeció a sus rivales por mostrar respeto por los electores de Iowa y pararse esta noche frente al podio.

3. Cruz se siente atacado

El senador se ofendió a mitad de debate, quejándose ante el moderador Chris Wallace sobre la línea de cuestionamiento que tomaron los anfitriones de Fox News.

"Chris, me gustaría señalar que las últimas cuatro preguntas han sido: Rand, por favor ataca a Ted. Marco, por favor ataca a Ted. Chris, por favor ataca a Ted. Jeb, por favor ataca a Ted”, reclamó molesto.

Cruz amenazó en un momento con irse del debate.
Cruz amenazó en un momento con irse del debate.

“Es un debate, señor”, le contestó Wallace.

“No, no. Un debate es una cuestión de políticas, pero diré esto. Rayos, si ustedes me hacen una pregunta cruel más, tendré que abandonar el escenario”, apuntó Cruz.

Pero el legislador se quedó en tarima y, de hecho, fue el segundo aspirante que más tiempo habló durante el evento, detrás de Marco Rubio. También fue invitado al programa The Kelly File justo después del debate.

4. Bush aborda el tema de Puerto Rico

Jeb Bush insistió en que el estado libre asociado de Puerto Rico debería tener el derecho de autodeterminación, y expresó que si fuera puertorriqueño optaría por votar por convertir a la isla en un estado de la nación.

publicidad

"Pero antes de eso, Puerto Rico tendrá que lidiar con sus problemas estructurales", dijo Bush. "Es cierto que (en la isla) puedes pagar $79 por un vuelo a Orlando y puedes escaparte de los retos de una economía en declive y los altos niveles de criminalidad".

Bush defendió la opción de estadidad de Puerto Rico.
Bush defendió la opción de estadidad de Puerto Rico.

La Corte Suprema decidirá este año un caso sobre la autodeterminación de Puerto Rico, y en otro caso dictará si la isla podrá reestructurar su deuda de más de 70,000 millones de dólares.

Bush ha expresado que la estadidad sería una solución a los problemas del territorio. "El proceso de estadidad de Puerto Rico no será solucionado hasta que lidiemos con el asunto más grande de cómo lidiar con sus problemas económicos estructurales", apuntó Bush.

Miles de puertorriqueños han abandonado la isla en medio de sus agudos problemas económicos, optando muchos de ellos por radicarse en Florida, un estado clave en la elección del presidente.

5. Intentan desviar la atención por la ausencia de Trump... con dardos hacia Hillary Clinton

publicidad

Al inicio del encuentro, tras la pregunta sobre la ausencia de Trump, rápidamente Rubio buscó cortar el tema diciendo que "comencemos aclarando de qué trata esta campaña. No es sobre Donald Trump", afirmó.

Sin tomar pausa, comenzó a criticar la gestión del presidente Barack Obama, diciendo que él quiere que Estados Unidos sea como el resto del mundo. "Es por ello que Hillary Clinton no puede ganar esta elección. Hillary Clinton dijo esta semana que Barack Obama sería un gran juez de la Corte Suprema".

Más adelante, Bush la colocó en la palestra. "Necesitamos un líder que arregle las cosas y tenga un récord comprobado al respecto. Y necesitamos a alguien que se haga cargo de Hillary Clinton en noviembre".

Y, luego, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, también lo hizo. "Ella puso en riesgo a funcionarios de la inteligencia estadounidense por su conveniencia. Ella puso en riesgo a la estrategia estadounidense por su conveniencia", afirmó. "Déjame decirte quién no está calificada para ser presidente de Estados Unidos (...) Hillary Rodham Clinton", acotó.

Lea también:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad