Desapariciones

La niña hispana que desapareció sin dejar rastro mientras dormía

Diana Álvares, de nueve años y origen mexicano, fue vista por última vez el sábado por la noche en su casa móvil de Florida. Su madre fue a buscarla a la mañana siguiente pero ya no estaba. Las autoridades no tienen ninguna pista.
31 May 2016 – 2:10 PM EDT

Su familia no entiende qué pasó. El sábado en la noche Diana Álvares, de nueve años, se encontraba en su hogar, una casa móvil en Fort Myers, en la costa suroeste de Florida. Su madre, Rita Hernández, su padrastro, Uribe Jiménez, y tres hermanos menores, fueron a dormir, a la espera de ir el domingo a la iglesia.

Pero cuando amaneció, la joven, de poco más de cuatro pies (1.3 metros) y 95 libras (43 kg), había desaparecido. Nadie se explica qué ocurrió y, por ahora, los investigadores no tienen ninguna pista.

La Oficina del sheriff del condado de Lee anunció en su página de Facebook que la "búsqueda y la investigación" continúan pero no aportó ningún avance o línea de investigación prioritaria. De hecho, reconoció que "no hay nueva información disponible".

Diana, de cabello oscuro y ojos marrones, es la mayor de cuatro hermanos, dos niñas y dos niños, según confirmó a Univision Noticias Cristina, una vecina de origen mexicano de la familia. "Ellos estaban hablando con la policía y nos dijeron que la niña ya no estaba cuando amaneció", contó vía telefónica Cristina.

Según la vecina, la joven desaparecida "es una niña que estaba en su casa, nunca la vi así sola en la calle, siempre estaba con sus hermanitas jugando, no más".

La última vez que su madre, embarazada de ocho meses, la vio fue a las 2:00 AM ET del sábado, según la prensa local. Fue cuando se levantó para ir al baño y chequeó que sus hijos estaban durmiendo. Se fue a la cama tranquila.

A las 7:00 AM, cuando volvió a despertarla, ya no estaba en su habitación. Comenzó a buscarla en el resto de la casa y en sus alrededores. Pero sin suerte. En ese momento, comenzó a gritar y a pedirle a su pareja que llamara a la policía.

La casa no sufrió ningún tipo de asalto, según dijo el padrastro. "No veo ninguna ventana rota, no veo como si alguien hubiera tratado de abrir mi puerta. No veo nada de eso", dijo Jiménez a NBC.

A la investigación se han sumado otras agencias como el FBI o el Departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security, en inglés). El FBI ha ofrecido una recompensa de 5,000 dólares además de los 1,000 dólares ofrecidos por Crime Stoppers, según informó NBC.

RELACIONADOS:DesaparicionesFloridaHispanosLocal
Publicidad