Deportaciones

México prepara plan de contingencia y discutirá sobre deportaciones masivas con el equipo de Trump

“Habrá que ver cuántas de estas deportaciones corresponden a México y desde luego éste y otros temas formarán parte de la agenda que pondremos sobre la mesa", dijo Eduardo Sánchez, vocero de la presidencia.
14 Nov 2016 – 4:23 PM EST

Eduardo Sánchez, vocero de la presidencia de México, declaró que el gobierno prepara un plan de contingencia y discutirá en sus primeros contactos con el equipo del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, la posible expulsión masiva de inmigrantes indocumentados con antecedentes criminales.

Luego de que el republicano aseguró que deportará hasta 3 millones de inmigrantes, Sánchez Hernández dijo en conferencia de prensa que se tendrá que analizar de cuántos mexicanos se trata y emprender acciones y poner el tema en la agenda bilateral.

“Habrá que ver cuántas de estas deportaciones corresponden a México y desde luego éste y otros temas formarán parte de la agenda que México pondrá sobre la mesa en las reuniones bilaterales que se lleven a cabo con el gobierno electo del presidente Donald Trump”, dijo.

Sánchez recordó que durante el primer diálogo que sostuvo el presidente de México con Donald Trump vía telefónica, se habló de una reunión durante el periodo de transición, fecha que dijo, está por confirmar en próximos días.

El funcionario dio a conocer, en conferencia de prensa, que en unos días se darán detalles sobre una campaña para que los mexicanos que radican en Estados Unidos conozcan sus derechos y reciban protección a través de la red consular.

“Hay instrucciones del presidente de analizar en todas las secretarías de Estado en donde se pudieran presentar contingencias o en las cuales habría que atender oportunidades. La canciller, Claudia Ruiz Massieu tuvo una serie de previsiones para atender las posibles contingencias. Pasado mañana habrá de dar a conocer una campaña que se va a proyectar en E.U”, comentó.

En su momento, el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid admitió que también en materia de turismo ya se está buscando una política de diversificación de destinos, para atraer visitantes de otras partes del mundo.

“Sí tenemos una estrategia de diversificación de destinos, y fue eso lo que explica los recientes viajes que hicimos a China, Corea del Sur, a Japón y también los que acabo de hacer la semana pasada a Reino Unido y Francia. Se está buscando la forma de traer más visitantes de otros países a México. Aunque o anticipo un efecto negativo, pero estaremos con una política de diversificación de destinos”, expuso.

Peña y Obama acuerdan consolidar cooperación

Horas antes, el presidente de EEUU, Barack Obama habló vía telefónica con su homólogo de México, Enrique Peña Nieto, quienes acordaron seguir tomando medidas para consolidar los mecanismos de cooperación bilateral creados "con apoyo bipartidista" y garantizar que la alianza entre los dos países "perdure".

Según informó la Casa Blanca, Obama y Peña Nieto hablaron seis días después de la victoria del republicano Donald Trump, que ha generado miedo e incertidumbre en México por las promesas de campaña del ahora presidente electo.

Durante la llamada, Obama expresó a Peña Nieto "lo mucho que Estados Unidos valora y depende de su relación y colaboración con México".

Por su parte, Peña Nieto elogió a Obama "por ser un amigo firme del pueblo mexicano y un socio comprometido", de acuerdo con el comunicado de la Casa Blanca.

Ambos acordaron "seguir tomando medidas para consolidar la relación e institucionalizar los mecanismos de cooperación que se han creado con apoyo bipartidista para asegurar que la sólida y mutuamente beneficiosa alianza entre Estados Unidos y México perdure", detalló la Casa Blanca.

Durante su campaña electoral, Trump prometió construir un muro en la frontera entre EEUU y México para frenar el flujo de indocumentados, y aseguró que el país vecino lo pagaría.


En una entrevista con el programa "60 Minutos" de la cadena CBS divulgada este domingo, Trump reiteró su promesa de construir ese muro, aunque admitió que podrían alzarse "vallas" en "ciertas áreas" de los más de 3,000 kilómetros de la frontera entre los dos países.

Además, aseguró que deportará a los inmigrantes que tienen "antecedentes penales", que calcula en cerca de tres millones, y que el futuro del resto de indocumentados lo decidirá una vez que haya fortalecido la seguridad en la frontera con México.

Esa propuesta supone un cambio frente a lo que defendió en la campaña, cuando Trump habló de expulsar a los 11 millones de indocumentados que se calcula que viven en el país, incluidos los mexicanos, a los que llamó "criminales y violadores".

Trump, como candidato presidencial republicano, visitó México en agosto por invitación del Gobierno mexicano, lo que desató una avalancha de críticas hacia Peña Nieto, que fue tildado hasta de traidor.

En una entrevista publicada en septiembre, Peña Nieto dijo que la respuesta de Trump a la invitación fue "sorpresiva" y admitió que la decisión de invitarlo quizá fue "acelerada", pero insistió en que fue correcta.


Más contenido de tu interés