null: nullpx
Deportaciones

Guadalupe García, la mexicana deportada que se convirtió en un símbolo de la nueva política de Trump, abre tortillería en México

Cuatro meses después de su expulsión desde Arizona, esta madre que en EEUU trabajaba en un parque acuático logró un crédito para microempresarios con el que montó un negocio de tortillas.
6 Jun 2017 – 1:45 PM EDT

Casi cuatro meses después de su deportación, Guadalupe García de Rayos, la mexicana que fue arrestada al acudir a una cita rutinaria a las oficinas de inmigración, ha comenzado una nueva vida en la ciudad de Acámbaro, en el estado de Guanajuato.

Inició con un puesto en un mercado local donde vendía ropa y frutas, y recientemente logró conseguir un crédito para microempresarios con el que montó una tortillería, para luego poder comprarse una casa.

Tras ser deportada desde la ciudad de Arizona, Guadalupe decidió establecerse en Guanajuato y vivir en la casa de sus padres, aunque ahora se encuentra a miles de kilómetros lejos de sus hijos y su esposo, quienes se quedaron en EEUU, según una entrevista realizada a Guadalupe por Impremedia.

Guadalupe se había presentado en las oficinas de ICE en Phoenix durante varios años consecutivos después de que se produjera una redada en 2008 en el parque acuático donde trabajaba y las autoridades descubrieran que estaba usando un número de Seguro Social falso.

García de Rayos tenía una orden de deportación final desde julio de 2013, pero su caso no se encontraba bajo las prioridades de deportación del gobierno de Barack Obama. Sin embargo, ya con la administración de Trump, "el caso de García pasó por varios niveles del sistema de cortes de inmigración, incluyendo la Junta de Apelaciones de Inmigración, y los jueces decidieron que no tenía base legal para permanecer en Estados Unidos", aseguró ICE en un comunicado a inicios de febrero.

La última vez que volvió a esas oficinas pensó que le harían algunas preguntas, como hacían cada año, y después volvería a salir. Sin embargo, fue arrestada y luego deportada.

Al conocer su historia, diversas organizaciones le ofrecieron establecerse cerca de la frontera, para que pudiera ver de vez en cuando a su familia, pero ella prefirió regresar a su estado natal. Ahora cuida a sus padres que tienen alrededor de 70 años, quienes también migraron a Arizona pero volvieron a su pueblo por voluntad propia.

Guadalupe asegura que la decisión de establecerse en Guanajuato y no cerca de la Frontera con Estados Unidos fue muy difícil, porque estaría más lejos de su esposo y sus dos hijos: Jaqueline de 14 años y Ángel de 16. Sin embargo, optó por regresar al lugar donde tendría a diario la compañía de sus padres, una hermana y dos tíos.

Aunque Guadalupe mantiene todos los días largas conversaciones telefónicas con su familia, detalla que ellos están muy tristes y han bajado sus calificaciones. Ahora planean hacerle una visita durante las vacaciones de verano.

Actualmente Guadalupe tiene 36 años y había vivido en Estados Unidos desde los 14 cuando abandonó, al lado de sus padres, su estado natal de Guanajuato, México.


En fotos: Así fue separada de sus hijos la mexicana deportada Guadalupe García

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés