null: nullpx
Crisis en Venezuela

Máximo tribunal de Venezuela prohíbe al Parlamento enjuiciar al presidente Nicolás Maduro

La Sala Constitucional ordenó a los diputados abstenerse con el enjuiciamiento al mandatario por considerar que no está entre sus atribuciones. El presidente de la Asamblea Nacional catalogó como "nula" la decisión.
15 Nov 2016 – 1:59 PM EST

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) prohibió a la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, realizar un juicio político contra el presidente Nicolás Maduro por la crisis económica y social que enfrenta el país, al considerar que el procedimiento sería ilegal.

La decisión provino de la Sala Constitucional que ordenó a los diputados "abstenerse de continuar con el pretendido juicio político" al argumentar que esa tarea no corresponde al Parlamento, se lee en un fallo publicado en la página web del máximo tribunal.

Además, les prohíbe convocar actos que "alteren el orden público", o hacer "instigaciones contra autoridades y Poderes Públicos".

La Sala Constitucional anunció este martes la decisión, tras una denuncia realizada hace una semana por el procurador general del país, Reinaldo Muñoz, que introdujo un recurso en el que pedía evitar que la Asamblea Nacional realizara un juicio al presidente o tomara el control de los Poderes Públicos, así como que convocara actos de calle o emitiera opiniones para desconocer las actuaciones del Estado.

La sentencia se dio a conocer tres días después de que el gobierno y la oposición acordaron en una mesa de diálogo, promovida por el Vaticano y la Unión de Naciones Suramericanas, iniciar negociaciones en pro de la independencia de los Poderes y para resolver la situación de desacato en que opera el Parlamento.

El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, reaccionó a la decisión a través de su cuenta de Twitter. "Absolutamente nula nueva decisión (de la) sala inconstitucional", escribió y aseguró que la Sala Constitucional no puede dar instrucciones al Legislativo. En distintas ocasiones, la oposición venezolana ha cuestionado las decisiones del TSJ y del Poder Electoral, al considerar que actúan al servicio del chavismo.

Este lunes, los opositores dieron por terminada la tregua a Maduro para que resolviera la crisis por considerar que el gobierno incumplió sus compromisos en el diálogo. La oposición había exigido que se reconociera al Parlamento y que se respetaran sus decisiones, pero la semana pasada el TSJ anuló dos leyes y el Presidente prorrogó el decreto de emergencia económica que había sido rechazado por los diputados.

Anunciaron entonces que retomarían –en paralelo con el diálogo– la estrategia de presión para realizar un referendo revocatorio del mandato del presidente cuyo proceso fue frenado por el Consejo Nacional Electoral el pasado 20 de octubre. Maduro lo descartó el fin de semana y aseguró que las próximas elecciones en Venezuela se realizarán en 2018.

Venezuela atraviesa una grave crisis económica, con una inflación que el Fondo Monetario Internacional calcula en 475% para 2016 y una escasez de productos tan básicos como pan, champú, jabón de baño o pollo, así como de medicinas.

Publicidad