América Latina

35 asesinatos en una semana: el nuevo esquema de represión en los antiguos barrios chavistas

Entre el 21 y el 27 de enero de 2019, 35 personas fueron asesinadas durante protestas en barriadas populares de Venezuela, que fueron reprimidas por un grupo élite de la Policía Nacional, el FAES, y por la Guardia Nacional.
12 Feb 2019 – 7:10 PM EST

CARACAS, Venezuela.- Roberth Jesús Cabello Orta, de 33 años, murió en la madrugada del 24 de enero de 2019 de un disparo al cuello mientras participaba en una protesta contra Nicolás Maduro en el popular sector de Catia, al oeste de Caracas, cerca de su casa. Roberth salió a marchar el día anterior, cuando el diputado Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, sorprendió a todos con su juramentación como presidente encargado de Venezuela. Ya en la noche se sumó a una manifestación en su comunidad, donde participaba una treintena de jóvenes. Y faltando 15 minutos para las 12:00, comenzaron los disparos.

Catia es una de las zonas populares de la capital donde el chavismo llegó a ser muy fuerte y hubo advertencias de que las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), la Policía Nacional Bolivariana, y los colectivos (como llaman a los grupos paramilitares vinculados al oficialismo) reprimirían cualquier manifestación allí. Y así fue.

Los hombres de negro, como los recuerdan en el barrio sin lograr precisar si eran del grupo FAES o colectivos, comenzaron a disparar en línea recta. Una bala alcanzó a Roberth, que trabajaba en una ferretería y había sido monaguillo cuando niño. Lo ocurrido en Catia se repitió en otras barriadas populares de Caracas, como El Limón o San Agustín, y de otras capitales del país.


En la ciudad de San Cristóbal, capital del estado Táchira, fronterizo con Colombia, también fue asesinado Luigi Ángel Guerrero Ovalles, un estudiante de 4to año de Comunicación Social. Luigi tenía 24 años y fue herido durante una manifestación opositora que acabó disuelta a tiros por civiles armados y efectivos de las FAES, el mismo 23 de enero en el que Guaidó juró como presidente interino.

Solo entre los días 21 y 27 de enero de 2019, 35 venezolanos fueron asesinados en diferentes manifestaciones y protestas, en distintas ciudades del país, según verificó la ong Foro Penal, que en su informe de enero señala los nombres y apellidos de cada uno. Todos fallecieron por heridas de armas de fuego. “También se está verificando la ejecución extrajudicial de 8 personas, ocurridos entre los días 21 y 31 de enero”, señala la organización en el mismo documento.


En al menos el 80% de los casos las FAES y la Guardia Nacional Bolivariana eran los cuerpos de seguridad encargados de la represión, indica el informe del Foro Penal. El 90% de los asesinatos ocurrió en sectores populares del país y “dentro del contexto de las manifestaciones (contra el gobierno de Nicolás Maduro) y durante presuntos operativos de seguridad”.

Entre ráfagas

La periodista Génesis Carrero y su familia vivieron en carne propia estos operativos durante cuatro días seguidos en su casa del barrio José Félix Ribas de Petare, una zona de Caracas que es reconocida como la de mayor densidad poblacional de todo el continente, y donde el chavismo llegó a tener un buen caudal de votos asegurado.

La noche del 23 de enero, Génesis quiso llegar a su casa, pero un civil armado se lo impidió apuntándole a la cabeza.

—¿Dónde estás? ¡Por Cristo, no te puedes venir! No te vengas, esto es una guerra –le había gritado su tía minutos antes por teléfono en medio de una ráfaga de tiros.


Más temprano, un grupo de personas había salido a trancar la avenida principal de la cercana urbanización de Palo Verde. La protesta dio un giro cuando los delincuentes de la zona se enfrentaron con armamento de todo tipo a los agentes de las FAES, que entraron al barrio para acallar a los manifestantes.

En los días sucesivos, los funcionarios regresaron al barrio José Félix Ribas para buscar a quienes respondieron a su ataque la noche del 23. Allanaron casas y destruyeron lo que encontraban a su paso.

—Esa gente carga chalecos, radios, metralletas, pistolas. No sé cuáles son los policías y cuáles no —le contó a Génesis una vecina de la Zona 5 de José Félix Ribas.


Fueron días y noches en las que nadie se atrevía a asomarse a las ventanas ni encender las luces. Sin embargo, los vecinos lograron ver cómo sacaban del barrio a muchachos ensangrentados, tirados en las cabinas descubiertas de camionetas pick up; algunos alcanzaron hacer fotografías y videos difundieron por redes sociales.

¿Protestas o terrorismo?

Las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) pertenecen a la Policía Nacional Bolivariana de Venezuela. Fueron creadas en 2017 como un cuerpo de élite para “combatir el crimen y el terrorismo”. Utilizan “armamento de guerra” y no están preparadas para contener manifestaciones públicas, como los señalan los abogados del Foro Penal, Gonzalo Himiob y Alfredo Romero.

La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos emitió un comunicado el pasado 2 de febrero donde expresa su preocupación por la detención de centenares de personas durante los operativos ejecutados por los cuerpos de seguridad de Venezuela.

De acuerdo a los datos manejados por la CIDH, las autoridades detuvieron a un total de 943 personas en al menos 22 estados del territorio venezolano, entre el 21 y 31 de enero de 2019 en operaciones policiales que “responderían a fines políticos y de represión contra manifestantes”.


“Estos operativos –dice el comunicado– estarían siendo desplegados en varias ciudades a lo largo del país y de manera posterior a las protestas, durante la noche y la madrugada, y en sectores populares. Según la información disponible, los agentes del Estado –con la colaboración de los consejos vecinales– tendrían individualizadas a las personas que habrían acudido a manifestaciones populares e irrumpirían en sus hogares con el fin de privarles de libertad”, señala la CIDH.

Para el activista venezolano Marino Alvarado, representante de la ong Provea, este tipo de acciones represivas tiene el objetivo de causar terror en los sectores populares. “Sabe el gobierno que la incorporación masiva de los sectores excluidos contra quienes ha ejercido un férreo control en la lucha por el cambio de gobierno, significa la caída de la dictadura”, escribió Alvarado en un reciente artículo publicado por Provea.

Con información de las periodistas Dalila Itriago, Génesis Carrero y Lorena Arráiz del medio digital venezolano 'La vida de nos'.

En fotos: Decenas de miles de venezolanos marchan pidiendo la salida de Maduro y elecciones libres

Loading
Cargando galería
Publicidad