null: nullpx
Tiroteos

“Ella sacrificó su vida para salvar al rabino”: llaman heroína a mujer que murió en tiroteo en sinagoga

Testigos afirman que la única víctima mortal de la balacera registrada en San Diego el sábado se colocó intencionalmente entre el pistolero y su objetivo, el rabino Mendel Goldstein, quien resultó herido. Los otros dos lesionados son miembros de una familia que dejó Israel por vivir en una zona blanco de cohetes del grupo Hamas en la Franja de Gaza.
28 Abr 2019 – 3:22 PM EDT

Cuando un joven con ideología antisemita irrumpió este sábado en una sinagoga de San Diego, en California y dirigió las balas de su rifle de asalto hacia el rabino que daba su sermón, una mujer se puso frente al líder religioso para protegerlo, según relatan su viudo y miembros de su congregación.

Lori Gilbert Kaye, de 60 años, falleció en un hospital debido a las heridas causadas por los proyectiles. Ella es la única víctima mortal de la balacera y ahora su comunidad la considera una heroína.

“Su buena acción final fue recibir las balas para que el rabino Mendel Goldstein se salvara”, escribió en Facebook su amiga Audrey Jacobs, quien la catalogó como “una joya de nuestra comunidad” y una mujer valiente. “Lori hubiera querido que todos nos enfrentáramos al odio. Ella era una guerrera del amor y la extrañaremos. Que la memoria de Lori sea una bendición”, agregó Jacobs.

Los testimonios de algunos sobrevivientes coinciden en que la mujer, quien era madre de una joven de 22 años, se colocó intencionalmente entre el pistolero y el rabino sin importar que su vida corría peligro.

“Estaba cara a cara con este asesino, terrorista, que sostenía un rifle y me miraba directamente”, contó Goldstein en una entrevista con la cadena NBC este domingo. “Tan pronto como me vio, él comenzó a disparar hacia mí. Mis dedos volaron”, continuó.

El líder judío aseguró que la mujer era fundadora y miembro de la congregación desde hace 30 años. La recordó como “un alma amable” y aseguró que todos en esa comunidad la conocían.

Mientras el rabino era llevado a un centro médico, pidió que el acto de la mujer fuese difundido de inmediato: “Que todos sepan que Lori Kaye me salvó”.

El ministro de asuntos de la diáspora de Israel, Naftali Bennett, consideró a la mujer un “héroe judío” y aseguró que ella debía ser recordada como un ejemplo para su congregación.

“Ella sacrificó su propia vida lanzándose en el camino de las balas del asesino para salvar al rabino. Pero está claro que tal heroísmo y buenas acciones no solo son características de la querida Lori en la muerte, sino que ésta fue la forma como vivió: en el corazón de su comunidad; haciendo caridad y buenas obras constantemente para los necesitados”, comentó el funcionario a The Jewish Press.

Aunque el esposo de Gilbert Kaye, quien es médico y está a cargo de la unidad de emergencias en el hospital Scripps Mercy de San Diego, estaba con ella en la sinagoga, él prestó auxilio a otras víctimas de la balacera sin saber que su pareja también había sido alcanzada por las balas. Aunque en su trabajo suele asistir a pacientes en situaciones críticas, se desmayó cuando vio a su mujer bañada en sangre.

“Dios la eligió para que muriera, para enviar un mensaje, porque ella es una persona increíble", expresó el ahora viudo al diario San Diego Union-Tribune. “Él la tomó con un propósito superior para enviar este mensaje para combatir el antisemitismo”, agregó.


El herido que protegió a niños

Los otros heridos son la niña Noya Dahan, de 8 años, y su tío, Almog Peretz, de 34 y quien se encuentra de visita. La familia de la menor se mudó a Estados Unidos en busca de una vida más segura después de que su hogar en Sderot, en la frontera con la Franja de Gaza y blanco de múltiples ataques con cohetes lanzados por el grupo Hamas.

El sheriff dijo que ambos resultaron heridos de bala, pero “estaban bien” en un hospital local.

Jacobs, la amiga de la víctima mortal, también calificó a Peretz de héroe, relatando que “cuando escuchó los primeros disparos, reunió a los niños y los llevó a un lugar seguro”.

Tras el tiroteo, el sospechoso, John Earnest, de 19 años y vecino de San Diego, huyó en un auto porque su rifle de asalto se trabó. Un agente de la Patrulla Fronteriza fuera de servicio, quien se encontraba trabajando como guardia privado, lo persiguió. Uno de sus tiros impactó en el coche del pistolero.

Antes de ser arrestado, el propio Earnest llamó al 911 para reportar la balacera, dijo David Nisleit, jefe de la Policía de San Diego, que investiga el incidente con la ayuda del FBI.

Según las autoridades, Earnest, un estudiante de enfermería de la Universidad Estatal de California en San Marcos, sería el autor de un “manifiesto” en el cual confesó que incendió el 24 de marzo el Centro Islámico de Escondido, ubicado a 15 millas de la sinagoga donde ocurrió el tiroteo. En el escrito aseguró que se inspiraba en el pistolero que mató a decenas de personas en dos mezquitas en Nueva Zelanda.

Bill Gore, jefe del sheriff del condado de San Diego, dijo que Eastern no tiene antecedentes penales.

El presidente de la universidad en la que está matriculado el sospechoso dijo en un comunicado que la escuela estaba “consternada y desanimada” por la balacera en la sinagoga. Mientras tanto, las autoridades lo catalogaron como una persona con “odio en su corazón”.

Se espera que la Fiscalía le imponga cargos de asesinato y otros crímenes.

📸 Un muerto y 3 heridos deja un tiroteo dentro de una sinagoga en California

Loading
Cargando galería
Publicidad