null: nullpx
Convención Republicana

Ted Cruz se abstiene de apoyar a Trump y este le sabotea el final del discurso

La desunión del Partido Republicano se hizo evidente el miércoles en Cleveland por las diferencias entre el senador Ted Cruz y el magnate Donald Trump. El primero evitó dar un apoyo completo al nominado y este segundo le arruinó el final de discurso en la convención.
21 Jul 2016 – 9:56 PM EDT

CLEVELAND, Ohio La rivalidad entre el senador Ted Cruz y el magnate Donald Trump, ese choque personal que ejemplifica mejor que nada la división que experimentó el Partido Republicano a lo largo de las primarias, no parece disiparse, a juzgar por lo que pasó la noche del miércoles en la tercera jornada de la Convención Nacional Republicana.

(Vea aquí cómo fue el minuto a minuto del tercer día de la convención)

En su discurso ante los asistentes, Cruz empezó felicitando al ahora candidato pero no llegó a pedir expresamente un voto por el magnate en las elecciones de noviembre, y precisamente cuando se disponía a rematar sus palabras apareció en los altos del estadio Trump, diluyendo el efecto que podría haber tenido el mensaje del senador.

“Felicito a Donald Trump por ganar la nominación la noche anterior”, dijo en la segunda línea de su discurso ante la Convención Nacional Republicana reunida en Cleveland, Ohio, y no volvió a mencionar a su antiguo enemigo de las primarias por el resto de la alocución, salvo que se considere una referencia al muro con México que hizo al final de su intervención .

Al final, su tiempo se diluyó en una serie de abucheamientos de algunos delegados contra el senador y el ambiente se caldeó a tal punto que la esposa de Cruz, Heidi, tuvo que ser escoltada fuera del recinto luego de que algunos de los presentes la acosaran verbalmente recordándole sus vínculos con la banca de Wall Street.


"Wow, Ted Cruz salió abucheado del escenario, no honro el compromiso! Yo ví su discurso dos horas antes pero lo dejé hablar de todos modos. No es gran cosa!!", escribió Trump en su cuenta Twitter después del incidente.

Gran ovación

La noche parecía auspiciosa para el senador, quien fue recibido por una inmensa ovación, justo la noche siguiente a la oficializacón de su derrota frente a Trump.

Desde el podio, Cruz ofreció un mensaje en el que por momentos pareció repetir la agenda de su campaña, más que convocar a la unidad del Partido Republicano tras el candidato, que es lo que suelen hacer los aspirantes derrotados.

Poco antes de que terminara sus palabras, varios delegados empezaron a corear "Queremos a Trump" exigiendo un pronunciamiento del senador a favor de su exrival, ante lo que Cruz solo dijo: "reconozco el entusiasmo de la delegación de Nueva York".

La interrupción de los neoyorquinos demuestra los rencores que todavía subsisten entre los republicanos. Algunos no le perdonan el comentario crítico sobre los "valores" de Nueva York que hizo Cruz durante la campaña en su estrategia de poner en duda las credenciales conservadoras del empresario.

Tras felicitar al magnate en el arranque de su mensaje, Cruz habló de las matanzas de policías de las semanas pasadas en Dallas y Baton Rouge, en un discurso que estuvo pleno de referencia a la seguridad y a la libertad, los temas de su campaña para la nominación presidencial.

“No estamos luchando por un candidato particular, sino porque cada uno de nosotros quiere ser capaz de decirle a nuestros hijos y nietos (…) que hicimos lo mejor por su futuro y por nuestro país”

Cruz siguió presentándose como un factor fuera del establishment al decir que “los ciudadanos están furiosos” con una clase política “que cínicamente rompe sus promesas e ignora la voluntad del pueblo”

“Y aquellos que escuchan, por favor, no se queden en casa en noviembre. Páranse y hablen, y voten por su conciencia, voten por candidatos en quienes confíen para defender nuestra libertad y sean fieles a la Constitución”.

Y hace su entrada Donald Trump

Segundos antes de que Cruz rematara su discurso, todavía en medio de los gritos que esperaban un pronunciamiento claro a favor del candidato, apareció Trump en una de las entradas del estadio buscando asiento para escuchar a su hijo Eric, quien hablaba despúes del senador.

En ese momento, la atención de los asistentes, y de las cadenas de televisión que tranmitían el evento, se dividió entre el cierre de Cruz y la entrada de Trump, quien por tercer día consecutivo estuvo presente en la reunión (el martes lo hizo en video desde Nueva York).

Simultáneamente, según se puede ver en videos de teléfonos que circulan en redes, Heidi Cruz, la esposa del senador, es abucheada cuando se retira del lugar, al final del dicurso de su esposo.



Estos episodios destacan las dificultades que padece el partido para montar un frente unido de cara a las elecciones de noviembre.

El miércoles Cruz se había reunido con algunos de los delegados que le habían apoyado en la votación por la nominación presidencial.

De hecho, en la votación de la víspera, Cruz obtuvo un tercio de los votos de las delegaciones, dejando a Trump con el menor margen de victoria de un candidato republicano en varias décadas.

Lea también:


Más contenido de tu interés