null: nullpx
Elecciones 2016

Una convención demócrata menos hispana que la del año 2012

En la reunión de Filadelfia hay un total de 616 delegados de origen latino. Esto es más que los 133 de la convención republicana, pero supone un retroceso con respecto a Charlotte hace cuatro años.
28 Jul 2016 – 9:04 PM EDT

FILADELFIA, PENNSYLVANIA -- Dos hispanos fueron los encargados de abrir y cerrar la tercera jornada de la Convención Nacional Demócrata: el niño mariachi Sebastien de la Cruz cantó el himno al inicio y el reverendo Gabriel Salguero dio la bendición al final.

En las gradas donde se sientan los delegados, sobresalen las caras de minorías, entre ellas las de muchos hispanos, en claro contraste con la blancura del cónclave que nominó a Donald Trump la semana pasada en Cleveland.

Pero aunque la reunión de la familia demócrata en Filadelfia pone de manifiesto qué diferentes son sus miembros con respecto al clan republicano, al entrar en detalle llama la atención que el protagonismo de los hispanos no es tan destacado como pretende promover el partido.

Un total de 616 delegados demócratas son de origen hispano (un 12.9% de los 4,766 delegados titulares), según pudo saber Univision con base en un censo hecho por empleados del partido.

Es un número más alto que los 133 delegados republicanos de Cleveland (un 5.3% de los 2,472), pero no tan alto si lo comparamos con los números de la convención demócrata de Charlotte en 2012.

Entonces, oficiales del partido dijeron que los latinos representaban al 13% de los 5,574 delegados asistentes, un récord de participación. El número actual es en realidad un retroceso si tenemos en cuenta el rápido crecimiento de la población hispana, que ya es un 17.3% del país.


En cuanto a los 713 superdelegados, los miembros del establishment cuyo voto no está atado al resultado en primarias, 77 son hispanos, un 11%, según un análisis del Pew Research Center.

También ha caído este año la representación de delegados de raza negra con respecto a 2012. Entonces suponían el 27% de los presentes y este año con 1,066 son el 22.3% del total, según fuentes del partido.

Más español

No cabe duda de que el Partido Demócrata ha hecho un claro esfuerzo para incluir a los hispanos en la agenda del evento de FIladelfia, pero en los tres primeros días no hemos visto a ninguna de las grandes figuras políticas del partido hablando en horario estelar. En 2012, sin embargo, el entonces alcalde de San Antonio, Julián Castro, dio el discurso de orden previo a la intervención del presidente Barack Obama.

En aquel año, el presidente de la Convención fue el alcalde de Los Ángeles Antonio Villarraigosa.

Este año los hispanos tampoco estarán representados en la fórmula presidencia de ninguno de los dos partidos que es nominada en las convenciones, a pesar de que varios nombres de hispanos habían sido barajados como aspirantes. Eso sí, el candidato demócrata a vicepresidente, Tim Kaine, habla fluidamente español, como demostró en su discurso de este miércoles.



Aún así, la lista de oradores hispanos este año es larga. Solo el primer día los demócratas habían dado la palabra a más hispanos que los republicanos hicieron en sus cuatro jornadas de convención. Entonces, 14 de los que intervinieron en el escenario eran hispanos, mientras que solo cinco hispanos hablaron en Cleveland.

Con las intervenciones de ese día ya habíamos escuchado más español que en toda la convención republicana, en la que únicamente habló ese idioma el senador estatal de Kentucky Ralph Alvarado.

A diferencia de los republicanos, los demócratas han dado voz a inmigrantes sin documentación, como la Dreamer Astrid Silva y la madre indocumentada Francisca Ortiz junto con su hija Karla.

Otros Dreamers tuvieron un papel activo en los comités organizadores y como asistentes.

El equipo de comunicación para medios hispanos de la Convención es el mayor de la historia, con casi 40 personas dedicadas a esa tarea entre empleados, pasantes y voluntarios, según le dijo a Univision el portavoz Juan Pachón.

Su equipo ofrece una traducción simultánea de los discursos en su web y tiene cuentas bilingües en Twitter y Facebook. En Cleveland, un reducido grupo de portavoces republicanos trataban de llenar a duras penas el hueco dejado por la campaña de Trump en las comunicaciones en español. El candidato es el primer candidato presidencial de ese partido en 20 años que no dispone de un equipo de comunicación para medios hispanos.

El contraste entre las dos convenciones es una muestra más de una brecha creciente en el voto hispano entre el bando demócrata y el republicano y permite anticipar cuán importante será esta comunidad para cada partido en la elección de noviembre. Para los demócratas será clave una gran movilización de hispanos, como resalta el estratega demócrata José Parra: "El Partido Demócrata depende de los hispanos para ser exitoso".

Lea también:

Más contenido de tu interés