null: nullpx
Condenas

Publicó en Instagram su travesía de crucero, pero en realidad traficaba cocaína y ahora irá a prisión

Ocho años de cárcel le dieron a Melina Roberge, de 24 años, una de las dos jóvenes detenidas en un crucero en Australia cuando la policía descubrió que llevaban en sus maletas el mayor cargamento de cocaína que las autoridades han interceptado en un barco en ese país.
18 Abr 2018 – 5:02 PM EDT

Melina Roberge, de 24 años, no paraba de llorar cuando escuchó su sentencia este miércoles: ocho años de prisión sin posibilidad de libertad condicional hasta que cumpla más de la mitad de su condena. Ella junto a Isabelle Lagace, de 28, fueron detenidas en 2016 cuando viajaban a bordo de un crucero de lujo por Australia y la policía descubrió que llevaban en sus maletas el mayor cargamento de cocaína que había sido descubierto en el puerto de Sydney.

"Fue seducida por un estilo de vida y la oportunidad de publicar glamorosas fotos en Instagram de su travesía alrededor del mundo", dijo la jueza australiana Kate Traill, que catalogó la condena como "muy triste" y como parte de un mundo en que los jóvenes miden su vida por el "número de 'likes'" de sus publicaciones. "Ella quería ser la envidia de otros. Dudo que ahora lo sea", agregó.

En noviembre, Lagace ya fue sentenciada, pero a siete años y medio de prisión. Al terminar sus condenas, ambas serán deportadas a Canadá, su país de origen.

Sus problemas con la justicia comenzaron el 28 de agosto de 2016, cuando el barco de pasajeros Princess Cruises atracó en el puerto de Sydney y oficiales de la Policía Federal de Australia (AFP, por su sigla en inglés) abordaron la nave con perros antinarcóticos, se lee en la nota de prensa con el reporte. Cuando los canes llegaron a las maletas de las jóvenes y los agentes las abrieron, hallaron paquetes y paquetes de cocaína, uno detrás del otro y arropados con cobijas a cuadros.

"El inmenso cargamento representa un récord de drogas incautadas en un crucero que llega a Australia", escribió la Fuerza Fronteriza de Australia en un comunicado que publicaron en su cuenta de Facebook. "Estos tres canadienses no tenían mucho espacio en sus maletas para meter ropa interior limpia o cepillos de dientes de repuesto".



La policía explicó que la operación fue exitosa porque contó con el apoyo de autoridades canadienses, pero también de Estados Unidos y Nueva Zelanda. "La máxima pena para esta ofensa es prisión de por vida", explicaban en el comunicado publicado entonces. El anuncio de este miércoles mejoró sus expectativas.

Fotos y fotos

El primer café de Melina e Isabelle fue en Cobh, un puerto marítimo de Irlanda. Luego llegaron a Nueva York y se hicieron una sesión de fotos en Times Square. Días después se broncearon en una playa de Bermuda, se subieron en un vehículo todo terreno en el desierto, se pintaron tatuajes tribales e hicieron nuevos amigos, reportó en 2016 el diario The Washington Post. Todos esos momentos quedaron publicados en sus cuentas de Instagram, que fueron borradas luego de los arrestos.

Su viaje arrancó en julio de 2016 y duraría siete semanas. Abordaron en el puerto de Dover, en Inglaterra. De allí fueron a Irlanda, Estados Unidos, Bermuda, Colombia, Panamá, Ecuador, Perú, Chile y terminaron en Australia en unas vacaciones que costaron unos 17,000 dólares que ninguna podía pagar, según dijo la misma Roberge en la Corte de Distrito de New South Wales.

"Viajar es una cosa", escribió Roberge en una de sus publicaciones, según el Post. "Pero viajar con la mente abierta, lista para probar lo que sea, aprender de todo y salirte de tu zona de confort... es probablemente la mejor terapia y lección. Antes no me gustaba salir de mi pequeño pueblo y ahora me siento como que no quiero ver ese pequeño pueblo de nuevo por lo bello que es todo afuera y vale tanto la pena".

Del total de la droga incautada, ambas llevaban 35 kilogramos en sus maletas. Una tercera persona, Andre Tamine, de 65 años, había escondido el resto en la suya y también fue arrestado ese domingo de 2016. Fue este hombre quien las introdujo en el negocio al presentarles a quien distribuía la droga.

En una declaración jurada citada por medios, Roberge se llamó a sí misma "una estúpida joven" que fue seducida por un 'papi dulce' –al que no identificó por temor a represalias contra su familia– para que entrara en el esquema de tráfico de droga. Esa misma persona, cuenta la revista Rolling Stone, le prometió a la muchacha un porcentaje de las ganancias.

"(Roberge estaba) ahí solo para lucir bella" en sus vacaciones, dijo la jueza. La joven le dijo a los presentes en la corte que se dio cuenta tarde de que había arriesgado demasiado por unos cuantos 'selfies' en "lugares exóticos que publicaría en Instagram para recibir unos 'likes' y atención".

Los 25 mejores lugares del mundo para tomarse una foto

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:CondenasTrendingArrestosCárcelCanadá
Publicidad