null: nullpx
Comercio exterior

El gobierno de Trump llega a un acuerdo con la empresa china a la que prometió ayudar

El secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross, anunció que la tecnológica ZTE podrá retomar normalmente sus actividades con Estados Unidos, aunque deberá pagar una multa de 1,000 millones y renovar su cúpula. Trump recibió críticas cuando en mayo anunció que iba a ayudar a este gigante chino.
7 Jun 2018 – 09:50 AM EDT
Comparte
El logo de la compañía El logo de la compañía ZTE en un edificio en Shanghái. en un edificio en Shanghái. Crédito: Johannes Eisele/AFP

Estados Unidos llegó a un acuerdo con el grupo de telecomunicaciones chino ZTE, lo que permitirá a la compañía retomar normalmente sus actividades con Estados Unidos, anunció el jueves el secretario de Comercio, Wilbur Ross.

Ross explicó a la cadena de televisión CNBC que el acuerdo incluye una multa de 1,000 millones de dólares a la firma china y el requerimiento de que cambie su junta directiva en 30 días.

El secretario de Comercio se mostró "muy satisfecho" con el acuerdo con ZTE, que según dijo, permitirá "vigilar su evolución".

El nombre del gigante tecnológico chino ZTE saltó a los medios de comunicación en Estados Unidos luego que, a mediados de mayo, el presidente Donald Trump tuitera que estaba buscando un plan para proteger los empleos de esta empresa.

Cargando Video...
Donald Trump anuncia la imposición de nuevos aranceles a China


"El presidente Xi (Jinping) de China, y yo, estamos trabajando juntos para darle a la masiva compañía telefónica china, ZTE, una forma de volver a los negocios, rápido", tuiteó Trump. "Demasiados empleos en China perdidos. ¡El Departamento de Comercio ha sido instruido para que esto se haga!".

Su tuit fue recibido con sorpresa, pero también con críticas ya que la empresa ZTE acordó en marzo de 2017 pasado pagar una multa de 1,192 millones de dólares por violar la prohibición de realizar exportaciones a Irán y Corea del Norte. Además, se comprometió, a sancionar a los directivos que habían decidido llevar a cabo estas operaciones comerciales.

Sin embargo, en abril de este año Washington acusó a ZTE de no haber cumplido su compromiso de tomar medidas disciplinarias contra sus empleados y de intentar ocultar este hecho y, en consecuencia, el Departamento de Comercio decidió prohibir durante siete años la compra de componentes de la empresa china a las compañías locales.


Esta medida impactó seriamente en la operatividad de la firma china, que se vio obligada incluso a suspender temporalmente su actividad.

Las agencias de inteligencia habían advertido a las compañías de telecomunicaciones que evitaran el uso de equipos adquiridos a ZTE y otros fabricantes chinos como Huawei debido a los potenciales riesgos de hacking que podrían integrarse en esa tecnología importada.

Aún así, ZTE logró convertirse en la cuarta marca de teléfonos inteligentes más grande en los Estados Unidos a pesar de las advertencias de seguridad.

Por todo ello, el Departamento de Comercio prohibió el envío de tecnología estadounidense a ZTE por siete años, alegando que la compañía no había reprendido a los empleados que violaron los controles comerciales de Estados Unidos sobre Irán y Corea del Norte.

Cargando Video...
Naranjas, vino, cerdo: estos son los productos estadounidenses a los que China impuso aranceles


ZTE, que tiene 70,000 trabajadores en 160 países, anunció a principios de mayo que iba a detener "las principales actividades operativas".

En ese momento, numerosos expertos y políticos se preguntaron sobre los beneficios de un posible acuerdo con ZTE. El republicano Marco Rubio, senador por Florida, criticó al presidente y afirmó en una entrevista televisiva que él veía el problema dentro "de un contexto mayor donde China está tratando de superar a EEUU robando y haciendo trampas y no se detendrán hasta que no sepan que hay consecuencias reales por hacerlo".

Reuters señaló entonces que los proveedores estadounidenses como Intel y Qualcomm probablemente sufrirían "un impacto significativo" por la prohibición del Departamento de Comercio.

Se dice que las compañías estadounidenses suministran del 25% al 30% de los componentes utilizados por ZTE, que fabrica teléfonos inteligentes y equipos para redes de telecomunicaciones.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés