CityLab Vivienda

Cómo la polarizada política estadounidense está separando a los vecinos

Las conversaciones productivas entre personas de diferentes afiliaciones políticas parecen ser cada vez más difíciles de lograr.
Logo CityLab small
30 Jun 2016 – 12:19 PM EDT

Las investigaciones han demostrado que las conversaciones cara a cara pueden reducir los prejuicios y cambiar las opiniones de los votantes sobre ciertos temas. Pero las conversaciones productivas, o cualquier conversación, parecen ser cada vez más escasas. Como consecuencia de pasar más tiempo en línea, trabajar más horas, la segregación económica y el continuo crecimiento de las zonas residenciales, los estadounidenses se han aislado cada vez más entre sí y de diferentes grupos en las últimas décadas. Un indicador a modo de ejemplo: aproximadamente un 30% de los estadounidenses dice que nunca ha interactuado con sus vecinos, y sólo un 20% interactúa frecuentemente con ellos. En la década de 1970, estas cifras eran aproximadamente inversas.

Una elevada polarización política parece ser otro factor que provoca que los estadounidenses se abstengan de relacionarse entre sí, al menos entre las personas de diferentes afiliaciones políticas. Un nuevo estudio realizado por el Centro de Investigación Pew sobre la interacción entre las personas de diferentes afiliaciones políticas parece reforzar esa idea. De acuerdo a estos números, las opiniones políticas influyen incluso en los rasgos y hábitos que los estadounidenses prefieren ver en sus vecinos, y las conversaciones entre personas simpatizantes de los demócratas y de los republicanos no son precisamente cómodas.

En una encuesta realizada a 4,385 estadounidenses a principios de este año, un 31% de los demócratas y un 27% de los republicanos dijeron que les sería más difícil llevarse con una persona nueva en sus comunidades si ésta perteneciera al otro partido. Otras características, incluyendo la propiedad de armas de fuego para los demócratas y la ausencia de creencia religiosa para los republicanos, fueron obstáculos hipotéticos aún más serios para las relaciones vecinales.


Los mejores y peores vecinos, según los republicanos
Realizaron esta pregunta la republicanos: si es que llega un nuevo vecino a tu barrio, la convivencia sería mejor si es que él o ella...
Más fácilNi peor ni mejorMás difícil
Es conservador50%46%3%
Es republicano43%57%0%
Sirvió en las fuerzas armadas42%53%5%
Tiene armas de fuego26%68%6%
Va a la iglesia con regularidad41%55%4%
Le gusta la música country21%76%3%
Tiene niños30%60%9%
Le gustan los deportes31%64%5%
Nunca fue a la universidad5%86%8%
No cree en Dios10%46%43%
Hace voluntariado32%66%2%
Es gay o lesbiana3%75%21%
Le gusta el hip-hop6%69%24%
Tiene titulo universitario20%78%0%
Es liberal3%57%40%
Es demócrata1%70%27%
FUENTE: Pew Research Center | UNIVISION
Los mejores y peores vecinos, según los demócratas
Realizaron esta pregunta la demócratas: si es que llega un nuevo vecino a tu barrio, la convivencia sería mejor si es que él o ella...
Más fácilNi peor ni mejorMás difícil
Es conservador9%60%30%
Es republicano7%61%31%
Sirvió en las fuerzas armadas18%75%6%
Tiene armas de fuego7%51%41%
Va a la iglesia con regularidad23%65%11%
Le gusta la música country17%71%12%
Tiene niños27%62%11%
Le gustan los deportes29%65%6%
Nunca fue a la universidad9%80%11%
No cree en Dios15%64%21%
Hace voluntariado38%59%2%
Es gay o lesbiana12%75%12%
Le gusta el hip-hop15%72%12%
Tiene titulo universitario31%65%4%
Es liberal37%59%2%
Es demócrata42%55%2%
FUENTE: Pew Research Center | UNIVISION

Cuando se entablan conversaciones entre las personas de diferentes afiliaciones políticas, parecen ser incómodas. Tanto republicanos como demócratas fueron igualmente propensos a decir que las interacciones con los miembros del otro partido les parecían "estresantes y frustrantes" como que les parecían "interesantes e informativas". Más de un 60% de los republicanos y los demócratas dicen que, después de esas conversaciones, suelen descubrir que tienen menos en común en materia de política con la otra persona que lo que imaginaban previamente.

Parte de lo que sucede, según otra encuesta de Pew del año 2014, es que los estadounidenses son cada vez más homogéneos, incluso rígidos, en sus creencias políticas. Solía ser más común que los estadounidenses tuvieran opiniones mixtas: ligeramente conservadores en cuanto a la economía, un poco liberales en cuanto a las políticas sociales. Pero los "silos ideológicos" se han convertido en la norma en las personas a ambos lados del espectro político, lo cual a su vez afecta cómo y con quién interactúan los estadounidenses. "Las personas con posiciones ideológicas incondicionales [casi dos tercios de los conservadores y aproximadamente la mitad de los liberales] dicen que la mayoría de sus amigos cercanos comparten sus puntos de vista políticos", indica el informe de Pew.

No hace mucho las fronteras estatales y regionales definían el espectro político. Actualmente, la densidad es un mayor factor geográfico decisivo. Los liberales gravitan hacia las ciudades, y los conservadores prefieren las zonas rurales y las ciudades más pequeñas, según indican los estudios. En cambio, ambos modos de vida parecen influir en las creencias políticas de sus adeptos. Los suburbios desfavorecidos —suburbios pobres, no minoritarios, y de clase media— son algunos de los últimos bastiones de la diversidad política, y en ellos las divisiones entre votantes demócratas y republicanos son más proporcionadas. Esas comunidades se han convertido en los "nuevos estados pendulares" durante las últimas elecciones. ¿Pero interactúan entre sí los vecinos de esas comunidades? Por muchas otras razones —económicas, territoriales y tecnológicas— parece que no.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad