null: nullpx
Autos

Takata se declara culpable de fraude y pagará multa de 1,000 millones de dólares

Tres ejecutivos son imputados con cargos criminales, mientras que en un acuerdo extrajudicial con el departamento de Justicia el problemático proveedor japonés de equipos de seguridad automotriz acepta su responsabilidad en el sonado caso.
13 Ene 2017 – 05:01 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Según la acusación, Takata falsificó los resultados de las pruebas conducidas sobre sus equipos de seguridad. Crédito: Getty Images

Takata, el problemático proveedor japonés de equipos de seguridad para la industria automotriz, llegó a un acuerdo con el departamento de Justicia de Estados Unidos, según el cual se declarará culpable de un cargo criminal de fraude electrónico y pagará una multa histórica multa de 1,000 millones de dólares.

Igualmente los ejecutivos de la compañía Shinichi Tanaka, Hideo Nakajima y Tsuneo Chikaraishi fueron imputados por un ‘gran jurado’ en el estado de Michigan cada un con un cargo de conspiración para cometer fraude electrónico y cinco cargos de fraude electrónico. La acusación indica que los tres ejecutivos discutieron abiertamente falsificar los resultados de las pruebas llevadas a cabo por la compañía sobre los equipos que resultaron defectuosos.

Los infladores de las bolsas de aire fabricadas por Takata se degradan en zonas de alto calor y humedad y se desintegran al desplegarse en caso de choque. Esta circunstancia añade violencia a un evento que es violento por su naturaleza y que las bolsas de aire están supuestas a mitigar no a emperorar. Pedazos metálicos del inflador y del contenedore que lo albergan viajan a alta velocidad dentro de la cabina del vehículo, causando lesiones graves y en varios casos hasta la muerte, a los ocupantes de los vehículos accidentados.

Según la acusación Takata llevó a cabo un esfuerzo concertado y sistemático para ocultar, destruir y falsificar datos de pruebas hechas sobre sus bolsas de aire que demostraban las fallas graves que aquejaban a las mismas.

“Por más de una década, Takata repetida y sistemáticamente falsificó datos críticos de las pruebas relacionadas a la seguridad de sus productos, poniendo ganancias y calendarios de producción por delante de la seguridad” dijo en jefe de la sección de fraude de la división de criminal del departamento de Justicia Andrew Weissmann.

Por su parte, David P. Gelios, el agente a cargo de la oficina de campo de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en la ciudad de Detroit dijo que “los cargos criminales contra la compañía Takata y tres de sus ejecutivos deberá servir como recordatorio a otras corporaciones y a sus empleados de que si comenten fraude, el FBI y sus socios en el cumplimiento de la ley, nos aseguraremos de que respondan por sus acciones”.

Lea también:

Reacciona
Comparte
Publicidad