null: nullpx

Venezuela supera a China como principal país origen de solicitantes de asilo en EEUU

La grave situación económica y la inestablidad política venezolana ha impulsado un fenómeno que viene creciendo desde 2014. SIn embargo, muchos de los solicitantes carecen de razones validas para recibir asilo.
12 Feb 2017 – 11:10 AM EST

Los venezolanos sobrepasaron en 2016 a los chinos como los mayores solicitantes de asilo en EEUU, de acuerdo con las cifras del Servicio de Inmigración y Ciudadanía que todavía no han sido publicadas que obtuvo la agencia de noticias AP.

El año pasado 18,155 venezolanos aplicaron por asilos comparado con 17,745 chinos. Se trata de un aumento de 150% respecto al año previo y seis veces el número de aplicaciones que se registró en 2014, año en el que empezó a registrarse un sustancial
incremento en el fenómeno.

La profunda crisis económica y política en la que está sumido el país agudiza el fenómeno que empezó a registrarse en 2014 con las violentas protestas contra el presidente Nicolás Maduro y la consiguiente represión. Ese año Venezuela entró por primera vez en la lista de los 10 países como mayor cantidad de solicitantes de asilo en EEUU.

En 2014, un promedio de 100 venezolanos por mes gestionaban asilo. En diciembre de 2016 el número llegó a 2,344.

Desde ese año Venezuela experimenta una aguda crisis económica (reflejada en una inflación desbocada, escasez de productos básicos y alto desempleo), gran inestabilidad política (con enfrentamientos entre el Congreso de mayoría opositora y el resto de los poderes públicos) y una creciente inseguridad ciudadana.


Casos poco sólidos

Ese clima impulsa a muchos venezolanos a buscar mejores condiciones de vida fuera de su país, la mayoría personas de clase media que no llenan los requisitos para silo político, de acuerdo con el Programa Libertad para Refugiados, una organización basada en Boston que sigue de cerca el fenómeno venezolano.

“No es solo preocupante que tanta gente esté escapando la terrible situación en Venezuela sino también que la práctica de enviar solicitantes de asilo con pobre asesoría y falsas pruebas está proliferando”, dijo a la agencia AP Jorge Hernández, abogado de la organización que tuvo accceso a los datos del 2016 todavía no publicados del servicio de inmigración.

Según los especialistas, muchas personas no tienen argumentos para reclamar la protección, y aun a sabiendas de que sus casos de asilo pueden ser negados, están dispuestas a aprovechar el retraso de casi tres años que tiene el sistema en procesas sus solicitudes para vivir y trabajar por un tiempo en EEUU.

Algunos aspiran resolver en ese lapso su condición migratoria por otras vías o que la dinámica en Venezuela cambie para regresar al país, según indican abogados que les asisten en la presentación de sus casos.

Publicidad