null: nullpx
Crisis en Venezuela

Maduro expulsa a embajadora de la Unión Europea tras nuevas sanciones a altos funcionarios y oficiales

El mandatario venezolano ordenó que la embajadora de la Unión Europea en Caracas salga del país en un plazo de 72 horas tras las sanciones que se impusieron este lunes a 11 altos funcionarios del gobierno, el parlamento paralelo y militares. La UE respondió que actuará en recriprocidad.
30 Jun 2020 – 09:33 AM EDT
Comparte

Nicolás Maduro ordenó este lunes el retiro de la embajadora de la Unión Europea en Caracas tras las sanciones que impuso el bloque contra un grupo de funcionarios venezolanos.

Maduro dijo, durante un acto en el palacio de gobierno, que le daba 72 horas a la diplomática europea Isabel Brilhante Pedrosa para que abandone Venezuela, y agregó que estaba dispuesto a facilitarle un avión para que salga del país en medio de las restricciones de los vuelos internacionales que están vigentes desde marzo por la cuarentena que se impuso por la pandemia del nuevo coronavirus.

“Vamos a ordenar nuestras cosas con la Unión Europea y vamos a ir paso a paso... si no nos quieren, que se vayan”, expresó el gobernante al condenar las sanciones que acordó el lunes el bloque contra once funcionarios y altos oficiales venezolanos.

Entre otros, las sanciones recaen en la directiva paralela de la Asamblea Nacional encabezada por el diputado disidente de la oposición Luis Parra, algunos miembros de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, miembros del Consejo Nacional Electoral y el contralor general.

Con la decisión, la UE eleva a 36 el número de venezolanos a los que prohíbe viajar al bloque y congela sus activos por socavar la democracia, el Estado de derecho y los derechos humanos en este país sumido en plena crisis política.


Maduro calificó de “resolución supremacista” a las sanciones que, según dijo, las tomaron porque su gobierno “se ha negado a cumplir órdenes" de la Embajada de la UE en Caracas. ”¿Quiénes son ellos para sancionar, quiénes son para tratar de imponerse con la amenaza, quiénes son? Ya basta", agregó.

Criticó con dureza el respaldo que la UE le ha dado al líder opositor y jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, y las evaluaciones que hacen sobre la situación de Venezuela, e indicó que esa es una actitud heredada del “viejo y el asqueroso colonialismo europeo que llenó de esclavismo, de muerte, de destrucción los continentes de América, de África, de Asia”.

El gobernante agregó que con las sanciones la UE busca “amenazar” a cualquiera que se postule para las próximas elecciones de la Asamblea Nacional, y sostuvo que “en Venezuela va haber elecciones parlamentarias libres transparentes y con la participación de miles de candidatos... prepárense para pasar el trago amargo”.

“Si ellos (la UE) pudieran mandar todos sus barcos de guerra, mandar un millón de soldados para tomar Venezuela y evitar las elecciones lo harían, pero no pueden porque sus propios pueblos impedirían”, acotó.

Maduro dijo además su gobierno se reservaba las acciones diplomáticas contra el embajador de España en Caracas, Jesús Silva, a quien señaló de ser "cómplice al criminal y terrorista Leopoldo López, como publica The Wall Street Journal, para el plan para asesinarme, para asesinar al alto mando militar, político del país".

Europa actuará en reciprocidad

La reacción de Europa no tardó en llegar. El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, "condenó" este martes la expulsión de la embajadora en Caracas y avanzó que tomarán medidas de "reciprocidad".

"Condenamos y rechazamos la expulsión de nuestra embajadora en Caracas. Tomaremos las medidas necesarias habituales de reciprocidad", tuiteó Borrell.


Al condenar la expulsión de la diplomática, el dirigente opositor Henrique Capriles dijo en su cuenta de Twitter: “¿Qué es lo que busca el régimen? ¿Seguir aislando a Venezuela del mundo?”.

La Unión Europea cuestionó recientemente las decisiones que tomó el Tribunal Supremo de Justicia, que controla el régimen, de designar a las autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE), y de suspender las directivas de los partidos Acción Democrática y Primero Justicia, dos de las principales fuerzas opositoras, y entregar sus símbolos, nombres y colores a disidentes de esas organizaciones que cohabitan con el chavismo.

Al respecto, Borrell dijo en una declaración a nombre de los 27 países del bloque que las decisiones del máximo tribunal venezolano “reducen al mínimo el espacio democrático” y “crean obstáculos adicionales a la resolución de la profunda crisis política”.

La mayoría opositora de la Asamblea Nacional rechazó que el máximo tribunal le arrebató la atribución constitucional de nombrar las autoridades electorales y descartó que vaya apoyar cualquier acción o consulta que convoque el CNE desginado por el parlamento paralelo.

Mira también:


Vivir sin agua en Venezuela: la dificultad que se suma a la profunda crisis económica (fotos)

Loading
Cargando galería
Comparte
Publicidad