null: nullpx
Bolivia

La presidenta interina de Bolivia promulga nueva ley para la realización de elecciones generales

La ley promulgada fue el resultado de un acuerdo entre las principales fuerzas políticas del país los últimos dos días, con la mediación de la Conferencia Episcopal Boliviana, la Unión Europea y las Naciones Unidas. En las nuevas elecciones Evo Morales no podrá presentarse como candidato.
24 Nov 2019 – 12:57 PM EST

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, promulgó este domingo una ley para convocar a nuevas elecciones en el país.

La normativa es el resultado de un acuerdo consensuado el viernes por todas las fuerzas políticas con el objetivo de devolver la paz al país, tras un mes de las cuestionadas elecciones del 20 de octubre y de la convulsión social en las calles que llevó a la renuncia del presidente Evo Morales.

“La ley que acabamos de promulgar es la ley que los bolivianos queremos y por esa ley hemos salido a las calles plazas y rotondas para expresar pacíficamente nuestra decisión de repudio a la forma en la que el gobierno anterior intentó manipular la voluntad de todos nosotros, por tanto, un fraude escandaloso”, dijo Áñez en un acto realizado en Palacio Quemado, citada por la agencia estatal de noticias de Bolivia, ABI.

La ley exige seleccionar a las nuevas autoridades electorales dentro de 20 días, a partir de las cuales el nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE) elegirá una fecha para las elecciones generales, que se espera que ocurran en 2020.

Áñez hizo la promulgación de la ley junto a la presidenta del Senado Mónica Eva Copa, del Movimiento al Socialismo, el partido de Evo Morales, que tiene la mayoría en ambas cámaras de la asamblea boliviana.

Bajo el título de “Régimen Excepcional y Transitorio para la realización de Elecciones Generales”, la normativa promulgada consta de 24 artículos y cinco disposiciones finales, en los que se dejan sin efecto los comisios del 20 de octubre. Desde el nuevo gobierno informaron que Morales y el exvicepresidente Álvaro García Linera no podrán participar, mientras nuevos liderazgos surgen en el país.

La Conferencia Episcopal Boliviana, la Unión Europea y las Naciones Unidas intervinieron como facilitadores en el acuerdo de diálogo y exhortaron a los sectores políticos y sociales a desactivar el conflicto a través de medidas consensuadas.

El acuerdo inicial, presentado la medianoche del viernes en la comisión de Constitución, fue aprobado luego en el pleno del Senado y en la Cámara de Diputados, antes de ser promulgado por la presidenta en funciones este domingo.

Al menos 32 personas han fallecido por las protestas originadas inicialmente por opositores que denunciaron fraude en la pasada contienda electoral y luego por los seguidores de Evo Morales, quien se exilió en México.

Este sábado, los enfrentamientos comenzaron a ceder tras concretarse el acuerdo político. Los puntos de bloqueos fueron abandonados. En la ciudad de La Paz, sede de gobierno y la más afectada por las protestas, se empezó a abastecer alimentos después de que los camiones bloqueados pudieron llegar a los principales mercados. El cerco en la planta de combustible en la vecina ciudad de El Alto fue despejado y se reanudó el suministro de gasolina, diésel y gas.

Este sábado, representantes de diferentes sectores movilizados se dieron cita para dialogar y ratificar los acuerdos en el Palacio Quemado de la Paz. Entre los convocados estuvieron la Central Obrera Boliviana (COB), las confederaciones de campesinos y mujeres campesinas, los indígenas del occidente y el oriente bolivianos y los representantes vecinales de El Alto.

En el encuentro del sábado, los dirigentes de las organizaciones sociales que formaron el Pacto de Unidad encabezado por la COB expusieron ante el gobierno un pliego petitorio de 13 puntos, en el que exigieron garantías para los dirigentes de las organizaciones sociales afines al gobierno anterior y la liberación inmediata de los detenidos, así como la reposición de las sedes sindicales y los medios de comunicación alternativos de los sectores sociales, pueblos indígenas originarios y afrobolivianos.

Además, pidieron el repliegue de las Fuerzas Armadas, la convocatoria inmediata a elecciones generales, la continuidad de los proyectos regionales del gobierno anterior y el respeto a las siglas del MAS-IPSP para los nuevos comicios, entre otras demandas.

Tras la reunión, que busca consolidar la vuelta del país a la institucionalidad, el ministro de la presidencia, Jerjes Justiniano, publicó en un tuit que el proceso de pacificación "está cada vez más cerca". "Hoy dimos un paso importante para la pacificación. Gracias a la presidente, sus ministros, COB y otros movimientos sociales. Primó el diálogo sincero, la buena predisposición y sobre todo la voluntad politica", añadió.

Por otra parte, este sábado también se informó que los hijos de Morales, Evaliz y Álvaro, partieron de Bolivia hacia Argentina. Desde esa nación sudamericana, altas fuentes de la Cancillería informaron que ambos llegaron a Buenos Aires en un vuelo comercial y que no tienen ningún estatus especial, "como cualquier ciudadano boliviano".


La represión en Bolivia deja ya cerca de 20 muertos desde que comenzó la crisis política (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad