Italia exige a México que resuelva el caso de los tres italianos entregados por la policía al narco en Jalisco

El ministro italiano de Relaciones Exteriores, Angelino Alfano, expresó "la fuerte preocupación" de Italia por el caso a su homólogo mexicano Luis Videgaray. Esta semana, un familiar de los desaparecidos aseguró que la policía los vendió por 43 euros al crimen organizado.

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno de Italia pidió al de México una "urgente solución" en el caso de los tres italianos desaparecidos en el occidental estado Jalisco desde el 31 de enero, informó este miércoles la cancillería italiana. Según confirmó recientemente la Fiscalía, los hombres fueron entregados por la policía al crimen organizado.

El ministro italiano de Relaciones Exteriores Angelino Alfano expresó "la fuerte preocupación" a su homólogo mexicano Luis Videgaray en una conversación telefónica citada por la agencia de noticias AFP. "Personalmente lo sensibilicé para que se ocupe de la urgente solución del caso", dijo Alfano.

En el último avance de la investigación, la fiscalía mexicana confirmó que busca a otros tres policías involucrados en el caso además de los cuatro, ya detenidos, acusados de haber "vendido" a bandas criminales a dos de los italianos, que antes habían capturado en una gasolinera.

Uno de los agentes buscados es el jefe de la policía municipal, quien se sospecha se dio a la fuga.


"Manifesté al colega el deseo de que nuestros compatriotas sean rápidamente encontrados y que los responsables de ese crimen sean entregados a la justicia. El ministro Videgaray me aseguró que para el gobierno de México es una prioridad encontrar a nuestros compatriotas así como garantizar plena justicia para los involucrados", recalcó el canciller italiano.

Según las primeras investigaciones que se han hecho públicas, Raffaele Russo, de 60 años, quien, de acuerdo con su familia, se dedica al comercio ambulante, desapareció alrededor del mediodía del 31 de enero en Tecalitlán. Ese mismo día Antonio, de 25 años e hijo de Raffaele, y su primo Vicenzo, de 29, salieron con rumbo a una carretera a buscarlo sin éxito.

Cuando pararon en una gasolinera del pueblo para recargar combustible fueron interceptados por policías municipales. Al ver que los uniformados se acercaban, enviaron un mensaje de voz a otro de los hijos de Russo para avisarle que los policías los tenían detenidos.


Casi un mes después, cuatro policías fueron detenidos tras confesar que entregaron a miembros del crimen organizado a los tres italianos.

El pasado domingo, Francesco Russo, hijo de uno de los desaparecidos declaró que a sus familiares " los vendieron por 43 euros, algo monstruoso". Ese mismo día, en el estadio de Nápoles, un inmenso cartel pedía la liberación de los tres italianos en México.

La semana pasada, el Secretario General de Gobierno en Jalisco, Roberto López Lara, el Fiscal General del Estado, Raúl Sánchez Jimenez y el Fiscal Regional, Fausto Mancilla Martínez, se reunieron con Simone Landini, consejero de la Embajada de Italia en México y Guido Iannelli, agregado de la Policia del Consulado Italiano, para hablar de la cooperación e intercambio de información que permita la localización de tres personas de nacionalidad italiana.

RELACIONADOS:MéxicoDesapariciones