null: nullpx
Chile

Funerarias en Chile comenzaron a ofrecer funerales por streaming

Alrededor del mundo, el coronavirus está impidiendo realizar ritos funerarios de manera tradicional. Para responder al dolor que implica para las familias y amigos de los difuntos no poderlos despedirlos debidamente, en Chile como en otros países la industria funeraria busca nuevas modalidades para las ceremonias.
Sigue aquí nuestra cobertura completa del coronavirus
3 May 2020 – 01:25 PM EDT

El 25 de marzo pasado, cuando Juan Manqui, un peluquero de 82 años que vivía en un hogar de ancianos en la ciudad de Concepción, 500 kilómetros al sur de Santiago, murió de los efectos del coronavirus, su familia no podía imaginar lo que venía.

Su pariente había sido ingresado al hospital tres días antes por problemas respiratorios y aún no se sabe cómo se contagió. Al dolor de su repentina muerte, la tercera en el país por esta enfermedad y la primera fuera de la capital, se sumó para ellos la imposibilidad de despedirlo como hubieran querido. Tras morir en el hospital, Juan Manqui fue llevado a la unidad de Anatomía Patológica donde se selló su urna y, sin velorio, se lo trasladó directamente al cementerio. Ahí fue sepultado, rodeado de muy pocas personas, alejadas unas de otras, y con las manos y el rostro cubiertos de guantes y mascarillas.

" El hecho de ir enterrarlo y no poder hacerle algún velorio o funeral más largo hizo más difícil despedirlo. No pudimos hacerlo como pensábamos. Él llegó al cementerio y tuvimos que llevarlo a la tumba al tiro" lamenta Alejandro Rojas, uno de sus nietos, de 23 años.


Alejandro asistió al entierro con su núcleo familiar. Cuenta que sólo pudieron abrazarse entre ellos, pero que no pudieron acercarse a quienes no comparten el hogar con ellos, como sus tíos. Además, tuvieron que mantenerse a distancia de la sepultura.
"Había un cierre perimetral…No hubo tiempo para desahogarse ni una instancia para sentir el proceso. No pudimos ver a mi abuelo, ni nada. Fue todo demasiado abrupto y rápido".

La muerte de un familiar siempre es dolorosa, pero en tiempos de pandemia puede serlo más aún: debido a los riesgos de contagio que implican las ceremonias fúnebres, cada vez más países están adecuando sus normativas para evitar que se hagan ceremonias tradicionales, que suelen aglomerar a mucha gente y amenazan con multiplicar las instancias de contagio.

Chile no ha sido excepción. El 10 de marzo pasado la Subsecretaría de Salud Pública emitió el “Protocolo de Funerales en Contexto de Pandemia por Covid-19” que enumera una serie de condiciones para la celebración de ritos funerarios a lo largo del país. Entre ellas, figura la imposibilidad para sus contactos más estrechos de participar, por tener que respetar la cuarentena; el limite del número de asistentes a un máximo de 20; la obligación de mantener una distancia de un metro entre las personas que van a las ceremonias; y la prohibición de tener flores y decoraciones. Además, el documento estipula que “todo el proceso del funeral (tanto el velorio, ceremonia o entierro), debe tener una duración máxima de 90 minutos”, lo que, en la práctica, considerando los tiempos de traslado de un lugar a otro, hacen imposible la realización de un velorio y solo permite una corta despedida.

"La gente está muy afectada por no poder abrazarse con los demás y vivir juntos el dolor. Todo lo que tiene que ver con el duelo en Chile también se puso en cuarentena. Implica un cambio conductual y social complejo, pero no queremos que nos pase lo que ocurrió en España, Italia o Ecuador que se quedaron sin funerarias", dice Juan Andrés Fuentealba de la Funeraria Hogar de Cristo.

Aplicaciones funerarias

Chile registra cerca de 15,000 contagiados y 216 fallecidos por covid-19, pero aún no se prohíben los funerales en el país. En las últimas semanas, la industria funeraria chilena ha buscado nuevas maneras de responder a las necesidades de sus clientes, protegiendo a sus trabajadores también. Al igual que en Estados Unidos, España o Francia, una de las principales modalidades adoptadas hasta ahora ha sido el streaming.

En la empresa Parque del Recuerdo, que cuenta con varios parques cementerios en Santiago, se cerró el acceso para las visitas y solo se abren los parques para recibir los servicios funerarios. En los casos en que se alcanza a hacer un velorio no se aceptan a más de 5 personas de manera simultánea. Además, la empresa ofrece un servicio de entierros por video y le entrega a cada familia una guía para que pueda hacer un responso o pequeño rito desde su casa.

"Hemos implementado estas alternativas, como transmitir las ceremonias de forma online con el objetivo de que familiares que no puedan participar se sientan conectados con la última despedida, aun cuando sea de forma virtual" dice Paulina Jaramillo, gerenta de asuntos corporativos de Parque del Recuerdo.

En la Funeraria Hogar de Cristo han ido más allá. Hace cerca de un año que trabajaban en un proyecto de digitalización e incursionaban en nuevas tecnologías. Una de las herramientas que desarrollaron es una aplicación con distintas funciones: Esta permite notificar a los cercanos de la muerte de una persona, hacer seguimiento por el celular del traslado del ataúd desde el lugar donde murió el difunto hasta el cementerio, registrar condolencias virtuales y hoy, además, ver la ceremonia por streaming.

En Servicios Funerarios Acoger también han optado por la transmisión en línea. Nicolás Bergerie, gerente comercial de la empresa explica que, al llegar el ataúd, pasa directamente a una capilla donde se hace una pequeña ceremonia dirigida por el diácono. En este caso la transmisión va en los dos sentidos para generar una mayor sensación de acompañamiento de los asistentes virtuales.

"La ceremonia es transmitida para los que no pueden salir de sus casas, pero además en la capilla instalamos una pantalla, así si viene algún participante que no está en cuarentena puede ver al resto de los familiares en la pantalla. Es una dinámica doble". Bergerie explica que han ido adaptando los procedimientos a las sugerencias que les han ido haciendo las familias. Entre las cosas que han pedido está la posibilidad de grabar estas ceremonias para poder verlas después.

"Una persona nos señaló que era muy doloroso ver el funeral en vivo desde lejos y que quería la grabación para poder verlo cuando estuviera mejor y se sintiera preparada. Entonces lo hacemos y además les ofrecemos la posibilidad de hacer una ceremonia póstuma" dice.

Este homenaje consiste en incinerar el cuerpo y conservar las cenizas en un ánfora a para que más adelante, ya sea cuando los familiares más cercanos salgan de la cuarentena o cuando pase la pandemia, puedan hacer una despedida más tradicional y multitudinaria.

"Todo esto ha sido muy duro para las familias afectadas, pero hemos tratado de darles estas alternativas para que puedan completar las etapas del duelo" agrega Bergerie.


Acompañamiento emocional

El acompañamiento psicológico y la contención emocional son, de acuerdo a los expertos, un elemento fundamental para poder cerrar un ciclo de duelo. En ese sentido, el streaming representa una herramienta que algunos consideran como valiosa.
Magdalena López, psicóloga del programa “Contigo en el Recuerdo” del Parque del Recuerdo, explica que las restricciones que existen en los funerales de los fallecidos por coronavirus generan mucha “ansiedad, miedo y más dolor” en sus más cercanos y dificultan “una despedida sana”.

"El streaming es una forma de rendir homenaje al fallecido, permitiendo estar presente y tomarse un momento de pausa para conectarse con los sentimientos que se generan, lo que en el espacio íntimo de la casa puede ser más poderoso aún" dice. "Pueden estar 100% presente con lo que se está viviendo".

Alejandro, el nieto de Juan Manqui, dice que por estar entre los familiares de una de las primeras víctimas chilenas del coronavirus, no tuvieron acceso a la modalidad de entierro transmitido por video. Pero cree que habría sido una ayuda para su tía, hija de Juan, quien lo acompañó en el hospital y no pudo asistir al funeral por estar en cuarentena.

"No tuvimos el tiempo de ver esa alternativa que para mi tía hubiera sido mejor. Para ella y su familia fue muy complicado" dice Alejandro.

Darles a los cercanos nuevas maneras de elaborar su propio duelo es una de las metas del programa que maneja Magdalena López. Por eso, además del streaming, apoya a los clientes en la elaboración de ritos que puedan hacer ellos mismos sin diácono o alguien que dirija la ceremonia.

"La adquisición de estos nuevos rituales debieran ser un aporte al cierre del proceso, ya que buscan justamente eso, hacer un cierre simbólico, favoreciendo la expresión de la emocionalidad" dice López.

Pero queda aún por ver cuáles serán los efectos a largo plazo de estos duelos en cuarentena y que pasará si las medidas de distanciamiento social y confinamiento se extienden por mucho tiempo más.


Así se trabaja en una funeraria de Queens durante la pandemia

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:ChileCoronavirusFuneralesAncianosAnsiedad
Publicidad