América Latina

Van más de 700 detenidos en una semana de redadas contra las pandillas en El Salvador

El operativo comenzó el miércoles por la madrugada, un día antes de la visita del fiscal general de EEUU, Jeff Sessions.

SAN SALVADOR, El Salvador. Mientras el fiscal general de los Estados Unidos, Jeff Sessions, participaba este jueves en una serie de reuniones con el gobierno de El Salvador para discutir sobre las pandillas, narcotráfico y trata de personas, las autoridades locales continuaron por segundo día consecutivo con una megarredada para capturar a 743 personas.

“Todas las órdenes de captura tienen como base una investigación de la Fiscalía previa, y ahora se está recolectando el resultado de un trabajo indagatorio complejo, pues más del 60% de las detenciones han sido por homicidio, extorsión y organizaciones terroristas”, dijo el fiscal general de la República, Douglas Meléndez.

El operativo comenzó el miércoles por la madrugada, un día antes de la visita de Sessions, cuando la Fiscalía ordenó la captura de 593 personas. Luego, en la madrugada de este jueves, esa institución informó sobre otras 150 órdenes de arresto.

Hasta el cierre de esta nota, la Fiscalía salvadoreña desconocía cuántas de las 743 personas han sido capturadas porque el operativo continuará durante toda esta semana. En su último informe, el director de la policía salvadoreña, Howard Cotto, confirmó la detención de 337 personas.

La Fiscalía confirmó que entre los capturados están ocho pandilleros que habrían participado en el asesinato de tres miembros de la comunidad LGTBI.

El 18 de febrero de 2017, dos mujeres trans que regresaban de una fiesta fueron asesinadas en San Luis Talpa, el municipio donde funciona el aeropuerto internacional. Dos días después, otra mujer trans, amiga de las víctimas, fue asesinada por motivos que aún se desconocen.

Un mes después de los asesinatos, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) informó que otros seis miembros de la comunidad LGTBI que residían en esa zona huyeron hacia los Estados Unidos por amenazas de muerte.

Las autoridades también destacaron que entre los detenidos se encuentra Nelson Antonio Orantes, el administrador de un mercado conocido como La Tiendona, el principal lugar de abastecimiento de frutas y verduras en El Salvador. Orantes es acusado de integrar una red dedicada a la extorsión de comerciantes, la cual operaba en connivencia con las pandillas.

Redadas versus resultados

Las 337 capturas superan la cifra de la primera gran redada contra pandilleros durante la gestión de Meléndez, nombrado fiscal general en enero de 2016. Ocho meses después de tomar las riendas de la institución, la administración Meléndez ordenó la captura de 314 miembros del Barrio 18 que operaban en la zona costera del oriente del país, acusados de 47 homicidios y de una decena de extorsiones.

Pero no todas las capturas masivas han sido resultado de sólidas investigaciones. En marzo de 2016, por ejemplo, las autoridades capturaron a 83 personas por su presunta participación en el asesinato de 11 trabajadores en una zona rural de San Juan Opico, una de las ciudades más afectadas por las pandillas. Todos fueron liberados porque las autoridades no tenían pruebas para acusarlos ante un juez de los crímenes.

“Me preocupa el hecho que se esté midiendo la efectividad por el número de capturas. Lo importante aquí va ser cuántas de esas capturas van a ser sostenidas en los tribunales con prueba científica. Me parece fuera de lo común una redada de este tipo. Creo que no es sostenible y veo poco probable que puedan individualizar ante un juez cada caso. No se puede esperar éxito en estas operaciones por la debilidad del sistema”, opina Ricardo Sosa Orellana, criminólogo.

Sosa Orellana cita el exceso de trabajo de los fiscales como un obstáculo para realizar buenas investigaciones. Aunque el gobierno ejecuta una serie de “medidas extraordinarias” para controlar las órdenes criminales desde las cárceles, el criminólogo considera que el hacinamiento carcelario no permite la aplicación de controles y, mucho menos, programas de rehabilitación para los privados de libertad.

Meléndez, sin embargo, insiste que las capturas son resultado de investigaciones complejas y que los detenidos serán acusados, principalmente de agrupaciones terroristas y homicidio. En el comunicado oficial que difundió la Fiscalía también menciona que hay capturas por falsedad, casos en que los jueces generalmente aplican el beneficio de libertad condicional.

La Fiscalía giró las 743 órdenes de captura un día antes de la visita del fiscal general de los Estados Unidos, Jeff Sessions, quien sostendrá una reunión, sin acceso a la prensa, con el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y con los fiscales generales de los países que integran el Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras), los países más afectados por las pandillas.