América Latina

El ciclo de violencia en Venezuela llega a los saqueos con 7 muertos en la última semana

Los ataques a comercios en el país, mayoritariamente por hambre, se han intensificado y se han vuelto más violentos. En el estado andino de Mérida, los saqueadores mataron a las reses en pie.

CARACAS, Venezuela.- Siete personas han muerto durante la ola de saqueos desatada en Venezuela desde diciembre pasado. Solo este jueves por la noche fallecieron cuatro personas durante un ataque a una finca ubicada en el estado Mérida, administrada por el Estado y que irónicamente lleva por nombre "Miraflores", el mismo de la sede oficial de la Presidencia de la República.

El país apenas se está recuperando de un ciclo de protestas que dejó 165 manifestantes y agentes del orden público asesinados entre abril y agosto de 2017. Pero esa precaria paz ya ha sido, indefectiblemente, fracturada.

El gobierno ha intentado vincular a la oposición —con la que se mantiene dialogando desde este 11 de enero en República Dominicana— con los recientes saqueos, pero la información disponible indica que son espontáneos y se han dado en algunos de los sectores más humildes del país, donde el apoyo al gobierno todavía es notable.

La dura represión continuó el viernes en la mañana, cuando la Guardia Nacional y la policía del municipio Carrizal dispersaron con bombas lacrimógenas a cientos de personas en el estado Miranda, que hacían fila por comida en las afueras de un supermercado.


La desproporcionada respuesta de las fuerzas del orden solo ha logrado exacerbar el ánimo de los saqueadores, según reconoce la ONG Movimiento Vinotinto en un reciente informe. En la primera semana del año ya se contabilizaban 75 comercios y residencias saqueadas y 311 detenidos, de acuerdo a datos compilados por esta ong.

Hasta este viernes por la tarde se había dado 220 disturbios —entre saqueos, protestas violentas, ataques a camiones de alimentos— en 22 de los 23 estados de Venezuela, según cifras reportadas por la Asamblea Nacional, dominada por la oposición. Bolívar sigue siendo el estado más acontecido, con 71 protestas y saqueos en cuatro días.

Las revueltas son cada vez más violentas. Venezolanos llevados por el hambre asaltan fincas para llevarse el ganado, detienen en las carreteras las gandolas para quitarles la mercancia y hasta roban a vendedores ambulante.


El jueves en la noche, un grupo personas entró por la fuerza a dos haciendas en el estado andino de Mérida y desmembraron a una manada de reses vidas. En el suceso fallecieron cuatro personas, 16 sufrieron heridas y hubo varios detenidos.

Carlos Albornoz, presidente del gremio de ganaderos de Venezuela (Fedenaga), informó que las haciendas Miraflores y Cantarrana fueron atacadas por varias personas que descuartizaron los animales en plena vía pública. "Repudiamos los ataques a las unidades de producción, tanto privadas como públicas, ya que estas son la única garantía de recuperación de la producción nacional de alimentos", dijo.

Albornoz hizo un llamado a la unidad nacional y gremial para resguardar y proteger dentro del marco legal los centros de producción, "que hoy toman un significado sin precedentes en la grave crisis alimentaria que vive la nación".

También el jueves fueron saqueadas cinco gandolas en las carreteras de Mérida cargadas de alimentos concentrados, bebidas y fertilizantes.

El robo más triste de la semana fue el que sufrió un vendedor ambulante de plátanos en Caracas. Un video que circuló en las redes sociales muestra cómo un grupo de personas se abalanza contra el puesto de comida para llevarse la mercancía.

RELACIONADOS:Crisis en Venezuela