null: nullpx
Corrupción

EEUU sanciona a los hijastros de Nicolás Maduro y al empresario que demandó a Univision

Los hijos de la esposa de Nicolás Maduro, Cilia Flores, fueron incluidos en la lista negra de la OFAC. También Alex Saab, quien ha contratado con ese régimen y demandó a periodistas venezolanos que tuvieron que salir al exilio. Se relacionan en trama de corrupción, según el departamento del Tesoro estadounidense.
25 Jul 2019 – 3:57 PM EDT

Alex Naim Saab Morán, un empresario colombiano identificado como el testaferro del presidente Nicolás Maduro, fue acusado hoy en una corte del sur de la Florida de dirigir una operación internacional de lavado de dinero y corrupción relacionada con el pago de sobornos a funcionarios venezolanos.

También enfrenta los mismos cargos Álvaro Pulido Vargas, empresario colombiano identificado como el principal socio de Saab. En una entrevista con Univision hace dos años, el abogado de Saab en Estados Unidos, Richard Díaz, reconoció que Pulido había sido condenado por narcotráfico por lo cual cambió su nombre original para "rehacer su vida".

Los fiscales federales buscan la incautación de $350 millones, el monto de las operaciones presuntamente ilegales.

La acusación en el Distrito Sur de la Florida se reveló horas después de que la Oficina de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC) sancionara a Saab, Pulido y los tres hijastros de Maduro por actividades similares que incluyen la explotación del programa de alimentos de Venezuela y la conversión de reservas de oro en divisas.

“Alex Saab participó con el círculo de Maduro en una red de corrupción de amplia escala que usó insensiblemente para explotar la población hambrienta de Venezuela’’, dijo el Secretario del Tesoro Steven Mnuchin.

La designación de la OFAC incluyó a los hijastros de Maduro Walter, Yosser y Yoswal Gavidia Flores, a quienes Saab les enviaba dinero para obtener contratos con el gobierno venezolano, afirma el comunicado.

Con esta sanción, los implicados no pueden hacer ningún tipo de operación económica de cooperación o migratoria con los Estados Unidos y entran en una especie de "muerte financiera" que les impide mover activos relacionados con este país.

La acusación en la Florida señala que a partir de 2011, Saab y Pulido se confabularon para lavar dinero producto de un esquema de sobornos entre bancos localizados en Venezuela y Estados Unidos.

Según la fiscalía, los empresarios presentaron facturas falsas de bienes y materiales que nunca fueron importados a Venezuela para obtener dólares preferenciales con un valor que se multiplicaba exponencialmente en el mercado negro. Esta operación era aprobada por funcionarios que recibían sobornos de los acusados y sus cómplices, agrega la acusación.

Algunas de las reuniones para acordar estas operaciones, que según la denuncia criminal violan la ley contra el pago de sobornos en el exterior (FCPA), se realizaron en Miami. Los empresarios usaron bancos de la ciudad para hacer transferencia que suman aproximadamente $350 millones, agrega la acusación. De esta suma ya fueron confiscados $3.2 millones en agosto del año pasado.

Según la OFAC Saab lavó millones de dólares producto de la corrupción alrededor del mundo a través de empresas de fachada.

Univision Investiga publicó en marzo de 2017 el primer reportaje amplio sobre las actividades de Saab y Pulido y su polémico pasado. Bajo el título “El oscuro pasado de dos millonarios contratistas del gobierno venezolano’’, el artículo señalaba que Saab no tenía visa para ingresar a Estados Unidos y citaba una fuente que indicó que la Agencia de Lucha contra las Drogas DEA, estaba investigando negocios de Saab y Pulido en Estados Unidos relacionados con el lavado de dinero.

Saab demandó en una corte del Condado de Miami Dade a Univision por este artículo. El caso continúa en disputa. El empresario, cuyo paradero se desconoce, afronta cargos en Colombia de lavado de activos.

En 2017 la fiscal venezolana Luisa Ortega aseguró que Saab era el testaferro del presidente Maduro.


Díaz, abogado de Saab, respondió a Univision que no tenia comentarios sobre la noticia de la inclusión de su cliente en la lista de la OFAC.

Su abogado en Colombia, Abelardo de la Espriella, quien el año pasado pidió públicamente el asesinato de Maduro en una columna periodística, expidió un comunicado explicando su polemica posición frente a su cliente, uno de los empresarios mas cercanos al mandatario que prefiere muerto.

“Ante los estrados los juristas defienden causas, no ideologías políticas’’, dijo de la Espriella quien aseguró que representa desde hace seis años a Saab en investigaciones que se adelantan en Colombia por supuestas exportaciones ficticias. “Reinvindicamos sus derechos universales y la presunción de inocencia y al debido proceso las cuales le asisten a él y a todos los seres humanos’’ .

De la Espriella afirmó que el caso en Colombia no tiene relación con la sanción de la OFAC.

El comunicado fue dado a conocer antes de que se hiciera pública la acusación de la corte del sur de la Florida.

El esquema

Los señalamientos de OFAC describen una compleja telaraña de negocios con las reservas de oro de Venezuela, sobreprecios de contratos de vivienda popular y el aprovechamiento ilegal de los programas de abastecimiento alimenticio de Venezuela a través de contratos sin licitación, esto último denunciado por primera vez por el portal Armando.info.

Los periodistas de ese portal fueron demandados por Saab y tuvieron que salir al exilio.


De acuerdo con la OFAC, Saab le otorgó un contrato a los hijos de la primera dama Cilia Flores de Maduro, conocidos como 'Los Chamos', y a su primo Carlos Enrique Malpica Flores -quien fuera tesorero de Venezuela-, un contrato de preparación de un lote en el estado Vargas para la construcción de casas de vivienda popular.

En el documento se explica que esta relación al más alto nivel le permitió a Saab acceso a funcionarios del gobierno venezolano. Al mismo tiempo fue una fuente de enriquecimiento de 'Los Chamos' que recibían porcentajes de los sobornos pagados por Saab para obtener otros contratos con el gobierno entre los cuales se encontraba el programa de suministro de emergencia de alimentos conocido como CLAP, creado en 2016.

“Bajo la supervisión de Maduro, Saab sacó ganancias sustanciales e importó solo una fracción de los alimentos que se necesitaban para el programa CLAP’’, asegura la OFAC.

Saab y Pulido compraban los alimentos en grandes cantidades que entregaban para su procesamiento a plantas que operaban en México bajo sociedades controladas por ellos o sus hijos.

"Saab usaba algunas de sus ganancias de los contratos corruptos de alimentos para pagar sobornos a los funcionarios del gobierno para la importación de comida a través del Estado Táchira, incluyendo a José Gregorio Vielma Mora, quien era el gobernador del Estado Táchira", agrega OFAC, que también incluye a Vielma Mora en la nueva lista negra.

Tareck El Aissami, el ascenso meteórico de un chavista radical

Loading
Cargando galería

Vielma Mora es un chavista que ha ocupado varios cargos importantes en los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Entre ellos, el manejo del Seniat, la oficina de impuestos nacionales y más recientemente gobernador del estado fronterizo de Táchira (2012-2017) cuando los opositores fueron seriamente reprimidos por protestar contra el régimen.

El informe de la entidad del Tesoro agrega que Saab también sobornó a quien ocupaba el cargo de ministro de Alimentación, Rodolfo Clemente Marco Torres.

Desde 2016, cuando Saab y Pulido se conocieron con 'Los Chamos', los empresarios “han hecho cientos de millones de dólares producto de su esquema corrupto’’, advierte la OFAC.

En algunos casos los dineros entregados anticipadamente por el gobierno de Venezuela para pagar los contratos eran usados para distribuir sobornos entre los funcionarios que participaban en el proceso de compra e importación. Los empresarios crearon compañías de fachada que distribuían las coimas, agrega el documento y expedían facturas con los precios inflados de los contratos.

Saab y el oro

En la descripción de las actividades de Saab y Pulido, se revela por primera el paquete de información que venía recaudando el gobierno de Estados Unidos sobre el hermético negocio de comercialización de las reservas de oro de Venezuela en medio de la crisis económica del país.

Según la OFAC, a raíz de la escasez de divisas, el gobierno venezolano echó mano a las reservas de oro para pagar los contratos de Saab, incluyendo los CLAP. Saab empezó a trabajar con Alejandro Zerpa Delgado para la conversión del oro en divisas. Delgado ya había sido incluido en otra lista de OFAC.

Saab se encargó de crear una estructura dentro del gobierno de Venezuela que vendía oro a Turquía. Para ello Saab firmó un contrato con el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes) a fin de comprar el oro a mineros locales a tiempo que el gobierno venezolano presionaba para que le vendiera el metal a Saab a un precio por encima del mercado, según la OFAC.

El oro era enviado a Caracas para refinación y luego vendido al Banco Central de Venezuela para ser exportado a Turquía o a los Emiratos Árabes. Los compradores turcos depositaban en cuentas en ese país desde las cuales se hacían las transferencias, detalló la OFAC.

El documento del departamento del Tesoro incluye a Mariana Andrea Staudinger Lemoine, vinculada a Yosser Gavidia Flores; a Emmanuel Enrique Rubio González, hijastro de Álvaro Enrique Pulido Vargas, y a 13 empresas en Panamá, Colombia, México, China, Emiratos Árabes, Turquía y en Estados Unidos.


Publicidad