null: nullpx
Muertes

Cáncer de páncreas y otras enfermedades que consumieron la vida de José José

Fue el cáncer de páncreas el que causó las complicaciones que acabaron con la vida de José José el 28 de septiembre de 2019, pero este apenas era una de las tantos problemas que debió enfrentar a lo largo de su vida, desde el alcoholismo extremo hasta las ganas de morir.
29 Sep 2019 – 9:09 PM EDT

El 24 de marzo de 2017, un muy delgado José Rómulo Sosa Ortiz, nombre de pila del ídolo mexicano, anunció en un video que padecía la enfermedad y que había comenzado un tratamiento. “Los médicos me han dicho que estamos a tiempo de combatir el cáncer (de páncreas), por eso ya comenzamos con las primeras quimioterapias. Estoy entrando y saliendo del hospital”, contaba en el video.

Junto al tratamiento, el llamado “Príncipe de la canción mexicana” recibía los cuidados de su esposa, Sara, y de su hija, Sarita. “Estoy tranquilo, no es la primera enfermedad que me ha tocado enfrentar a lo largo de mi vida, son muchas las pruebas y Dios siempre me levanta, ésta no será la excepción. Todo va a salir bien”, decía.

El cáncer de páncreas es uno de los tumores más comunes del sistema gastrointestinal y también el más letal. En México, en años recientes la mortalidad por cáncer de páncreas ha aumentado, de acuerdo con el Instituto Nacional de Cancerología. Las cifras de las Sociedad Americana Contra el Cáncer indican que en 2019 unas 56,770 personas serán diagnosticadas con la enfermedad y cerca de 45,750 morirán por esta causa, en Estados Unidos. Y en el mundo, la prevalencia anual es de unas 8 por cada 100,000 personas, aproximadamente.

El cáncer del páncreas suele ser difícil de detectar temprano. En el caso del cantante, le hicieron varias pruebas en Estados Unidos hasta que lo diagnosticaron en un centro de salud en la capital mexicana.

José José: una vida en imágenes

Loading
Cargando galería

Esta enfermedad se puede tratar con cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia dirigida e inmunoterapia, mucho depende de las condiciones particulares. En ocasiones el paciente puede sufrir de dolores agudos, cuando el tumor presiona los nervios u otros órganos, y es necesario tomar medicamentos para sobrellevarlos.

Tras recibir el diagnóstico, José José concluyó cinco ciclos de quimioterapia; también recibió radioterapia. Para septiembre de 2017 el tumor se había reducido a un centímetro y luego lo operaron para extraerlo en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, en la Ciudad de México. En noviembre de 2017 su asistente declaró a la prensa que el cantante estaba libre de cáncer.

Debido a la zona que afecta, este es un tipo de cáncer que puede traer serias complicaciones. El páncreas es un órgano que tiene dos funciones básicas: producir los jugos que ayudan en la descomposición de los alimentos durante la digestión y elaborar hormonas (insulina, glucagón) que son necesarias para controlar las concentraciones de azúcar en la sangre y para que el cuerpo almacene la energía que obtiene de los alimentos.

Para 2018 las complicaciones se hacían sentir en la salud del 'Príncipe'. En enero de ese año estuvo hospitalizado en México porque su organismo no estaba asimilando los nutrientes de los alimentos. En febrero fue trasladado a Estados Unidos, donde continuó el tratamiento nutricional. Los pacientes con cáncer de páncreas tienen necesidades nutricionales especiales.

Tras un silencio que se extendió durante meses, el 3 de junio de 2019 los medios mexicanos informaron que el 'Príncipe de la canción' aún estaba en tratamiento para el cáncer. La información partió de una conversación entre José José y su amigo el bolerista Manuel Adrián que fue difundida por el mismo Adrián.

El cáncer de páncreas puede tener mal pronóstico: es un tipo de tumor que puede llegar incluso a la metástasis, que es la diseminación de las células malignas por todo el cuerpo a través del sistema linfático o la sangre. En la recuperación también es determinante la salud general del paciente, y en eso José José lo tenía todo en contra.

“Quería morirme pero no lo logré”

Desde sus inicios sobre el escenario, José José comenzó a maltratar su salud. Hijo de un padre que murió por alcoholismo a los 45 años de edad, el mexicano siguió el mismo patrón y ya en los inicios de su carrera, en los años sesenta, se debatía entre las adicciones al alcohol y otras drogas y comenzó así una suerte de camino hacia la autodestrucción.

En 1972, apenas con 24 años de edad, sufrió de una neumonía grave, su diafragma torácico se paralizó, uno de sus pulmones quedó dañado de forma permanente y su voz sufrió cierto deterioro del que logró recuperarse, tras meses de tratamiento. Para ese entonces también había comenzado a sufrir de depresiones.


En los ochenta le practicaron varias operaciones en sus cuerdas vocales, que seguían afectadas por sus excesos. Para el año 1993 el alcoholismo regía su vida: al salir de los conciertos se iba en un taxi de fiesta y amanecía embriagado en cualquier calle de la Ciudad de México (en su autobiografía contó que vivió en ese taxi durante tres años). Al llegar a su propio límite, decidió internarse en el Centro de Rehabilitación de la Universidad Hazelden, en Minnesota, para poner fin a su problema de adicción.

“Quería morirme pero no lo logré ¡Qué bueno!”, declaró a El País, a propósito de aquellos años. Y aunque desde 1993 no volvió a beber, ya el daño a su salud era tan grande que continuaron los problemas.

En 2001 tuvo enfisema; el abuso del alcohol así como de sustancias como el cortisol habían afectado su capacidad pulmonar, lo cual le dificultaba cantar y hablar. En 2007 sufrió una parálisis facial, como consecuencia de la enfermedad de Lyme, que dejó parte de su rostro inmóvil y lo mantuvo lejos de los escenarios un buen tiempo. Para ese entonces también desarrolló retinopatía diabética y tuvieron que operar uno de sus ojos.

El período entre 2008 y 2016 fue una suerte de renacer para el cantante, quien volvió a los escenarios. Aunque su voz no era ni la sombra de aquel portento que lo llevó a la gloria entonando El Triste o Lo que un día fue, no será, el público se lo perdonaba y le ayudaban coreando cada canción. Pero para lograr la hazaña de dar un concierto, debía tomar desinflamatorios e insulina y dependía de un nebulizador para ensanchar sus pulmones.

El alcoholismo, el tabaquismo y ciertos antecedentes de salud, como la diabetes, son factores que influyen en el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas. José José murió el 28 de septiembre de 2019 en un hospital de Homestead, en el sur de Florida, pero su final estaba escrito desde hacía un tiempo.


Publicidad