null: nullpx
Black Lives Matter

“El racismo no tiene espacio en nuestra colección”: Penn Museum repatriará cráneos de afro descendientes y esclavos de Cuba

La Colección Morton de más de 1,000 cráneos humanos fue reunida en el siglo XIX por el Dr. Samuel Morton, quien los usó en un intento de encontrar una base antropológica para la supremacía blanca. Murió en 1851 y sus conclusiones ahora se consideran profundamente racistas. El museo comenzó a considerar seriamente cómo abordar el problema de la Colección Morton el verano pasado. "Fue el resultado directo del asesinato de George Floyd, el surgimiento de Black Lives Matter", confirmó la institución.
14 Abr 2021 – 02:46 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

FILADELFIA, PA- Docenas de cráneos humanos de personas afrodescendientes, algunos de cientos de años de antigüedad, serán devueltos a sus comunidades de origen para ser enterrados, según un compromiso del Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pensilvania.

El Museo Penn emitió una disculpa por poseer los cráneos en su histórica Colección Morton y describió un plan para repatriarlos.

"El Museo Penn y la Universidad de Pensilvania se disculpan por la posesión poco ética de restos humanos en la Colección Morton", escribió el Dr. Christopher Woods, quien se convirtió en el nuevo director del Museo Penn el 1 de abril.

"Cualquier compromiso para abordar la complicidad histórica de Penn en la institución de la esclavitud debe abordar todos los aspectos del racismo anti-negro, que se extiende a todos los cuerpos negros en colecciones anatómicas históricas", escribió el candidato doctoral Paul Mitchell en su investigación recientemente publicada sobre la Colección Morton.

Un pasado cuestionable


La Colección Morton de más de 1,000 cráneos humanos fue reunida en el siglo XIX por el Dr. Samuel Morton, quien los usó en un intento de encontrar una base antropológica para la supremacía blanca. Murió en 1851 y sus conclusiones ahora se consideran profundamente racistas.

Algunos de los restos no fueron adquiridos por medios éticos o legales, incluidos 51 cráneos de africanos esclavizados que fueron excavados en un cementerio en Cuba. Se cree que varios cráneos pertenecieron a los esclavos de Filadelfia, probablemente comprados a ladrones de tumbas.

Morton reunió su colección mientras trabajaba en la Academia de Ciencias Naturales. En 1966, más de un siglo después de su muerte, la colección se trasladó al Museo Penn, donde los investigadores la utilizaron para estudiar los efectos de la dieta, el trauma y la enfermedad en la anatomía humana.

Los orígenes de la colección nunca han sido un secreto: durante una conferencia pública en 2011, la encargada de antropología física del Penn Museum, Janet Monge, llamó a Morton un "racista flamígero", según informó Penn Today, el periódico digital de la institución académica.

Pasado que retumba en el presente


Recientemente, científicos y activistas han protestado por la posesión por parte del museo de restos humanos de personas negras adquiridos por medios poco éticos.

El museo comenzó a considerar seriamente cómo abordar el problema de la Colección Morton el verano pasado.

"Fue el resultado directo del asesinato de George Floyd, el surgimiento de Black Lives Matter", dijo Woods. "Esto es lo que trajo este tema a un primer plano".

Mirando hacia el futuro


El lunes, Woods dio a conocer un plan para formar un nuevo comité que evaluará y determinará cómo se repatriará cada cráneo a Cuba, a las comunidades de Filadelfia y, si corresponde, a África. El comité incluirá personas de las oficinas de Equidad Social y Comunidad, Asuntos Gubernamentales y Comunitarios de Penn, el Capellán de la Universidad y el Asesor Jurídico.

“Penn admite que esto es dañino. Eso es útil como disculpa, pero creo que la disculpa tiene que ser más sólida ”, dijo Abdul-Aliy Muhammad, cofundador de Black and Brown Workers Cooperative. “Existe el compromiso de conversar con la comunidad, pero queremos un compromiso de tener a la comunidad en este comité, y no solo a la gente de Penn. En este momento, tal como está, [es] solo el personal de Penn ".

Muhammad también exige que todos los datos científicos recopilados de los cráneos, por Morton y cualquier investigador posterior, no se utilicen, ya que los datos no se recopilaron con el consentimiento de sus sujetos.

Métodos cuestionables


Uno de los desafíos de enviar estos cráneos de regreso a donde pertenecen es determinar dónde está exactamente. Solo se identifica un cráneo por su nombre: un hombre llamado John Voorhees, según el artículo de Mitchell. Morton no mantuvo registros que identificaran los cráneos, solo que eran de personas negras.

“La investigación pseudocientífica que realizó fue para justificar las opiniones de los supremacistas blancos sobre la raza”, dijo Woods. "Ese era el único elemento de esto que le interesaba. Así que esos individuos se identifican por raza".

Woods dijo que el compromiso del museo con la repatriación irá más allá de la Colección Morton, extendiéndose a la colección más amplia del Museo Penn de alrededor de un millón de artefactos, tanto culturales como antropológicos. Siguiendo el modelo de la Ley federal de repatriación y protección de tumbas de nativos americanos (NAGPRA), el proceso será una combinación de investigación y consulta profesional para determinar los deseos de las comunidades asociadas con los restos.

  Mantente informado de las últimas noticias y el pronóstico del tiempo.
Descarga la app de Univision 65 Philadelphia para iOS o Android.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés