Parlamento venezolano impulsa juicio contra Maduro pese a la irrupción violenta de chavistas

La Asamblea Nacional se declaró en rebelión, por considerar que el gobierno rompió el hilo constitucional
23 Oct 2016 – 3:03 PM EDT

La Asamblea Nacional de Venezuela se declaró este domingo en rebelión durante una sesión en la que también se decidió abrir un juicio político contra el presidente Nicolás Maduro.

La decisión se tomó luego de que las autoridades electorales suspendieron el proceso de referendo revocatorio contra el mandatario venezolano.

Mientras se discutía dentro del recinto del Palacio Legislativo, militantes del chavismo asaltaron la sede, ubicada en el centro de Caracas, e interrumpieron de forma violenta la sesión especial en la que se debatía el tema.

Minutos antes de que los grupos oficialistas tomaran por la fuerza el Palacio Federal Legislativo, los diputados opositores argumentaban que la medida contra la consulta popular representa un “golpe de Estado” que lesiona la soberanía.


A través de sus cuentas en Twitter, varios diputados de la oposición brindaron detalles sobre la agresión que sufrieron por parte de los seguidores del chavismo.

“Hay heridos tras ataque de colectivos mandados por Maduro en debate de la Asamblea Nacional”, reportó Luis Florido, presidente de la Comisión de Política Exterior. El parlamentario José Manuel Olivares compartió en las redes sociales la imagen de un hombre que tuvo que ser atendido tras recibir un golpe que le rompió la cabeza.


En fotos: Así fue la entrada por la fuerza de manifestantes chavistas al parlamento venezolano

Loading
Cargando galería

El despacho de prensa del Parlamento informó que algunos de los agitadores portaban “armas de fuego y botellas”.

Además de los legisladores, sus asistentes y el personal de la Cámara, también fueron víctimas de la embestida los periodistas que cubrían la sesión, a quienes intentaron arrebatarles sus teléfonos y equipos de trabajo. Al equipo reporteril de una televisora regional le robaron tres chalecos antibalas a punta de pistola, según relató la comunicadora Yamel Rincón.

Los hechos se precipitaron a partir del jueves 20 de octubre. Ese día, cinco tribunales penales de distintas regiones del país ordenaron suspender la recolección de firmas para activar un referendo revocatorio contra Maduro, admitiendo las denuncias de presunto “fraude” elevadas por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

En cuestión de horas, el Consejo Nacional Electoral (CNE) acató la decisión judicial, suspendió la jornada que se desarrollaría del 26 al 28 de octubre y, en la práctica, liquidó la posibilidad de que el plebiscito se lleve a cabo este año.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) exige que la consulta se celebre este año. ¿El motivo? Si la votación se realiza antes del 10 de enero de 2017 –día que marca el inicio del cuarto año del sexenio presidencial- y el Jefe de Estado resulta derrotado, en un mes se convocaría a comicios presidenciales para llenar la vacante.

En cambio, si el revocatorio se efectúa después de esa fecha y el mandatario venezolano pierde, inmediatamente asumiría el Vicepresidente de la República para completar el período hasta 2019. Es decir, Maduro saldría del palacio de Miraflores, pero el chavismo conservaría el poder.

“Hoy venimos a decir de manera oficial que en Venezuela se ha dado un golpe de Estado continuado, que tuvo su culminación con el robo del voto”, sentenció el diputado Julio Borges, jefe de la bancada de la Unidad, en el marco de la sesión especial que el Parlamento desarrolló este domingo para responder a las medidas promovidas por el oficialismo contra el revocatorio.


Borges señaló que el Gobierno chavista “ha elegido la violencia, la corrupción, el golpe de Estado, la ruptura constitucional y robarle el derecho al voto al pueblo venezolano”, razón por la cual anunció que el Poder Legislativo “se declara en rebelión ante la lamentable y dolorosa ruptura de la Constitución”.

El legislador opositor Luis Emilio Rondón argumentó que Maduro incurre en “abandono del cargo” al quebrantar la Carta Magna. El artículo 233 de la Constitución establece como una de las causales de “falta absoluta” del Jefe de Estado, “el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional”.

Cuando comenzaba su intervención el primer vicepresidente del Parlamento, Enrique Márquez, los simpatizantes del chavismo irrumpieron en la Cámara y boicotearon el debate. La paz se restableció media hora después y la sesión especial pudo continuar.


Publicidad