Papás y Mamás

Siete estrategias para motivar el aprendizaje

Si bien no podemos esperar que nuestros hijos tengan siempre la suerte de encontrarse con maestros extraordinarios, sí podemos ayudarlos a que sientan entusiasmo y motivación para aprender.
29 Ago 2016 – 11:07 AM EDT


Cuando tu hijo tenga problemas en alguna materia y no quieras llevarlo a con un tutor por miedo a que se ponga más fastidioso, toma las riendas del asunto y ayúdalo con estas técnicas que Kathy Perez, maestra con varias décadas de experiencia en educación especial, aplica en su salón de clases.

Kathy Perez es la directora del Master de Arte en Liderazgo de Enseñanza y directora del Programa de Desarrollo Profesional de la Universidad de Educación de Saint Mary’s Kalmanovitz y compartió su experiencia con el portal Mindshift.

Los consejos de la experta no sólo aplican a niños con problemas en la escuela. Se pueden usar con cualquier niño a la hora de las tareas para volverlo un momento más agradable. De esta forma no solo ayudarás a tu hijo a saltar un bache académico, también los unirá en otros aspectos.

1. No lo hagas tedioso
Inventa una rutina para que el momento de estudio no sea cuestión de sentarse a repasar algo y ya. Pueden empezar con un poco de ejercicio o bien, de meditación. Hablar un poco sobre antes con ellos también funciona, y no necesariamente tiene que ser de las dificultades que está enfrentando en esta materia. Realizar lo anterior hará que el niño se relaje y esté más dispuesto a aprender.

2. Marca objetivos realistas
No pretendas que aprenda lo de un bimestre en unos cuantos días. Dividan juntos el material a revisar y también juntos pongan metas a cumplir en el tiempo con el que cuenten. Los tableros de estrellitas funcionan muy bien para los niños, pues hacen evidente lo que están logrando y así los niños se sienten más motivados a avanzar.

3. Hagan una lluvia de ideas
Para empezar un tema, haz una pregunta y pídele a tu hijo que haga una lista de respuestas lo más larga que pueda. Ayúdalo a completarla y así cada que haya preguntas tendrá las respuestas frente a él y eso le dará seguridad.


4. Simplifica
Empieza por sembrar curiosidad en el niño haciendo preguntas de los básicos que debe saber. Después, déjalo entrar al conocimiento más profundo y por último, hazle preguntas como: ¿Cuál fue la parte de la clase que te gustó más? ¿Qué fue lo que te resultó más difícil? ¿Por qué crees que fue así? ¿Qué crees que puedes hacer para mantenerte concentrado? “Si no les damos tiempo a los niños para reflexionar la información, solo la repetirán”, asegura Pérez.

5. Divide la información
Hacer la información más digerible es importante. No hay que abrumarlos con términos y hechos, es mejor platicarlo con ellos. Los descansos ayudan además a asimilar la información y a dominarla. Si la memorizan, la olvidarán. Si la entienden, se les quedará.

6. Usa materiales
Así como aprender matemáticas es más fácil con un ábaco, hay muchos materiales didácticos de los que te puedes apoyar para explicar todos los temas. Este recurso es particularmente útil en niños con problemas de concentración y para aquellos que tienen más desarrollada la inteligencia táctil o corporal.

7. Usa adivinanzas
Cuando el tema le resulta aburrido al niño, hay que dejarlos predecir las respuestas. Esto los deja pensar en la información por ellos mismos y además los divierte.


Como te puedes dar cuenta, mucho radica en hablar, rebotar ideas y tratar de hacer el estudio divertido para que después ellos lo hagan solos con los temas que más les interesen. Los anteriores son consejos que la especialista da a maestros de grupos numerosos, pero bien lo puedes hacer en casa con tu hijo.


Más contenido de tu interés